Animal Crossing: New Horizons
Animal Crossing: New Horizons

Kamilo en Animal Crossing New Horizons, cuando sale y cómo negociar con él

Os explicamos cuándo llega Kamilo a nuestra isla y cómo podemos negociar con él en Animal Crossing: New Horizons, ya disponible en Nintendo Switch.

Kamilo es una de las nuevas incorporaciones que llega a nuestra isla de Animal Crossing New Horizons de forma aleatoria para comprarnos bichos a un precio superior al que nos ofrecen Tendo y Nendo en su tienda. Por ello, resulta interesante el guardarnos una selección de bichos capturados más valiosos de cara a esperar la llegada de Kamilo y poder ganar un porcentaje mayor de bayas con la transacción. Os explicamos todos los detalles de este carismático camaleón rojo y las formas en las que podemos negociar con él como parte de esta guía completa de Animal Crossing: New Horizons.

Kamilo: cuándo llega y cómo negociar con él

En nuestro caso, tuvieron que pasar unos 19 días aproximadamente para que Kamilo nos visitara. Aun así, como decimos más arriba, es algo totalmente aleatorio que depende de nuestra suerte, ya que otros isleños recibieron el arte del camaleón días antes. Una vez que venga a nuestra isla, se paseará por ella durante todo el día y no se marchará hasta el día siguiente (concretamente a las 5AM) por lo que tendremos tiempo más que de sobra para atrapar y venderle distintos tipos de bichos. Para ello, recomendamos reunir 2000 Millas Nook, emplearlas en visitar una isla desierta a partir de las 19h para poder realizar el “truco de las Tarántulas” y vender el máximo número posible de ellas a Kamilo, con tal de hacernos de oro.

Además, otra de sus funciones es la de construirnos una maqueta de madera (aunque a color y bien definida) del bicho que queramos. Para hacerlo deberemos seleccionar aquél que queramos inmortalizar y llevarle tres copias de la misma especie a Kamilo. No nos pagará nada, pero a cambio recibiremos (al día siguiente y por correo) una maqueta HD del bicho en cuestión que pondría las plumas de punta a Sócrates.