Commandos
Commandos

Commandos - Misión 20

Un musculoso boina verde, un conductor especialista en armamento pesado alemán, un marine con mucho mar navegado, un zapador apodado "fireman", un francotirador de excepcional puntería y un espía experto en disfrazarse y hacerse pasar por alemán; estos son los hombres con los que contamos para desbaratar los planes nazis de conquista de Europa y el norte de África.

MISION 20: OPERACIÓN WALHALLA

(11 de Febrero de 1945)

Esta es la misión final. Tu objetivo: destruir unas bombas atómicas ubicadas en el interior del castillo Gundelfingen, al norte de Friburgo. Estas bombas pueden ser un duro golpe para los aliados y deben ser destruidas sin demora.

Para ello, cuentas con absolutamente todos tus hombres, como era de esperar: el boina verde, el francotirador, el marine, el zapador, el conductor y el espía.

Esta misión es extremadamente endiablada, por difícil, pero a la vez tan deliciosa, que no vamos a ofrecerte un paso a paso. Hay múltiples formas de conseguir tu objetivo, siendo uno de los ejemplos más sobresalientes de no linealidad en el juego. Hay muchas cosas, sin embargo, que debes saber y que te ayudarán sobremanera a conseguir tu loable objetivo.

1. Escala con el boina verde por el lado oeste del castillo. Si el guardia de arriba es sorprendido dirigiéndose hacia la izquierda cuando estés arriba, podrás dirigirte rápidamente a la segunda escalera y acceder a los pisos superiores del cuartel. Desde allí, podrás eliminar a ese centinela tan pesado que lo ve todo, y sin temor a esconder el cadáver.

2. No tienes que entrar por la puerta principal, algo que sería poco menos que un suicidio: busca caminos accesorios.

3. Está bien, ese camino es el canal submarino de la zona este. Este camino, sin embargo, se abre desde dentro, pero... ¿cual de tus hombres es el único que tiene fácil acceso? El boina verde.

4. Los chicos de las murallas exteriores son unos pesados, pero nadie verá sus cadáveres allí arriba. Quizá el francotirador pueda echar una mano desde fuera.

5. Nadie dará la alarma si disparas en la zona de tiro... ¡acaba con los nazis a balazos, aunque sólo sea por una vez!

6. No te confíes con tus hombres del ala este, ¡están en peligro! Si los dejas allí mucho tiempo, no tardarán en ser descubiertos por una patrulla de largo alcance.

¡Buena suerte, oficial!