Commandos
Commandos

Commandos

Un musculoso boina verde, un conductor especialista en armamento pesado alemán, un marine con mucho mar navegado, un zapador apodado "fireman", un francotirador de excepcional puntería y un espía experto en disfrazarse y hacerse pasar por alemán; estos son los hombres con los que contamos para desbaratar los planes nazis de conquista de Europa y el norte de África.

Ahora trae a tu espía, cruzando por el puente, hasta llegar a la zona de acampada. Mientras tu espía distrae al guardia que patrulla por entre las tiendas (el mejor sitio es el de la zona superior, cerca de las trincheras), tu marine degollará al centinela que está parado y al que distrae tu espía. Este último se encargará de esconderlos detrás de las tiendas fuera del campo de visión de la patrulla. Esconde al marine también detrás de una de las tiendas. En el extremo oeste del mapa hay otra víctima fácil para tu espía: usa la jeringa y escóndelo, sin ser visto por la patrulla, en la casa del fondo derecha.

Lleva a tu marine ahora a la orilla opuesta, en la zona alambrada, cerca del puente. Allí encontrarás una roca cerca de la orilla, tómala como punto de referencia. Trae al espía y distrae a la patrulla que hay al otro lado de la alambrada de modo que no miren a la orilla. Espera a que el guardia que patrulla te de la espalda y usa tu machete. Vuelve al agua y reza lo que sepas para que no detecten el cadáver una vez que el espía deje de distraerlos. Si es así, cruza el puente con tu espía y usa de señuelo el cadáver de uno de los que ocultaste tras las tiendas para atraer hacia éstas al guardia que está protegido por el búnker. Oculta luego ambos cadáveres tras la tienda.

Atento ahora, porque lo siguiente tiene miga. Trae a tu francotirador hasta abajo. Se trata de que tenga ángulo de tiro hasta prácticamente el detonador de su orilla, en la entrada al puente, pero sin ser visto más que por la vista lejana del menor número de guardias posible. Seguidamente, lleva al buzo a la isla central, donde esperan los dos artificieros, y al espía justo al lado del último, en la orilla oeste del río.

Se trata de matar conjuntamente a los tres artificieros, empezando con el espía, que eliminará al suyo cuando la patrulla no mire; el buzo, que saldrá del agua y barrerá del mapa a los dos usando el cuchillo, y por último el francotirador, que tiene que tener tiempo de apuntar a su hombre camino del detonador, agacharse, y retirarse un poco.