Commandos
Commandos

Commandos

Un musculoso boina verde, un conductor especialista en armamento pesado alemán, un marine con mucho mar navegado, un zapador apodado "fireman", un francotirador de excepcional puntería y un espía experto en disfrazarse y hacerse pasar por alemán; estos son los hombres con los que contamos para desbaratar los planes nazis de conquista de Europa y el norte de África.

Mientras tanto, el francotirador se aproximará por detrás de la alambrada y eliminará de un disparo al último de los soldados de esta zona.

Tu siguiente objetivo está un poco más abajo, cerca de una roca y unas tiendas de campaña. Escóndete detrás de la roca y espera a que el vehículo blindado esté lejos para eliminar y esconder luego al soldado que patrulla. Después, haz lo mismo con el otro soldado, que permanece estático junto a la tienda de campaña.

Hecho esto, lleva a todos tus hombres detrás de la roca, y prepárate para volar el vehículo blindado usando una de las cargas retardadas del zapador. Esto lo harás en la esquina inferior izquierda de la casa derruida que puedes ver más abajo, aprovechando que el vehículo se encuentra lejos. Luego, detonarás la carga a distancia cuando el vehículo pase por encima de la carga. A resultas de esto, dos soldados acudirán a ver lo ocurrido, pero pasado un tiempo volverán a irse sin hacer sonar la alarma.

El siguiente paso es llevar al francotirador al muro que da acceso a la zona de las tiendas de campaña. Tu objetivo, con este hombre, es eliminar al centinela que está junto al Leopoldo. Para conseguir ángulo, debes arrastrarte hasta la primera tienda a la derecha, evitando que el soldado que patrulla por esa zona te descubra. Una vez allí, elimínalo con un disparo.

Después, el zapador se arrastrará hasta el mismo lugar, avanzando resuelto hacia el Leopoldo, donde colocará la segunda de las cargas explosivas, utilizando la escalera para subirse encima. Para alcanzar el punto de reunión, debes eliminar aún a unos cuantos centinelas. El francotirador podrá arrastrarse hasta la alambrada que está un poco más al norte, y quedarse en la esquina donde ésta incide con el muro, teniendo la precaución de no ser visto por el soldado que patrulla la zona del norte. El boina verde subirá entre tanto a la casa y se pegará a la primera esquina a la derecha, lugar en el que podrá esperar a que los dos centinelas se den la vuelta para acabar con ellos. Eliminados éstos, podrás acabar también con el último de los soldados que ocupan ese edificio.