Commandos
Commandos

Commandos

Un musculoso boina verde, un conductor especialista en armamento pesado alemán, un marine con mucho mar navegado, un zapador apodado "fireman", un francotirador de excepcional puntería y un espía experto en disfrazarse y hacerse pasar por alemán; estos son los hombres con los que contamos para desbaratar los planes nazis de conquista de Europa y el norte de África.

Hecho esto, el espía distraerá al soldado que está junto al depósito de combustible de forma que mire a los barracones, mientras el boina verde realiza una tarea peligrosa: salir de detrás de la tienda corriendo, avanzar un poco en dirección hacia el edificio y volver de nuevo hacia la seguridad de la tienda. ¿El objetivo? Dejar huellas y conseguir que el alemán que vigila el edificio se acerque a investigar. Puedes matarlo en cualquier punto que te sea adecuado, pero quizá lo más seguro sea esperar a que empiece a marcharse para acercarse por detrás. Otra vez, esconde bien su cadáver detrás de la tienda. Ten presente que para hacer esto debe estar la patrulla lejos, y lo mismo ocurre con un soldado que vigila desde las tiendas de arriba pero que, afortunadamente, se mueve de norte a sur. Si te resulta muy difícil, prueba a enterrarte en la arena mientras esperas a que el soldado empiece a marcharse.

Ahora, el espía distraerá al soldado que vigila junto al barracón, de forma que mire lejos, al norte, por ejemplo. Mientras hace esto, el boina verde podrá acercarse al edificio y enterrarse en la arena esperando a que pase la patrulla. Cuando haya pasado, saldrá y, corriendo, buscará un lapso en la vista del soldado que vigila el depósito de combustible para acercarse por detrás (desde la esquina) y acabar con él con un cuchillazo. ¡Ahora corre!, Esconde su cadáver detrás de las tiendas de campaña y permanece oculto allí.

Por último, el espía se ocupará, ya fácilmente, del soldado que patrulla junto al barracón.

Ahora el espía seguirá el curso de la carretera hasta que encuentre una patrulla. Esta patrulla debe ser entretenida de forma que miren hacia el norte para permitir el paso del boina verde por detrás, quien debe llegar hasta el pie de la montaña y escalarla, lugar en el que se agachará rápidamente. Una vez arriba, le será muy fácil acabar con los dos soldados apostados allí, siempre agachándose rápidamente después de cometer el asesinato y dejando los cadáveres donde están.