Commandos
Commandos

Commandos

Un musculoso boina verde, un conductor especialista en armamento pesado alemán, un marine con mucho mar navegado, un zapador apodado "fireman", un francotirador de excepcional puntería y un espía experto en disfrazarse y hacerse pasar por alemán; estos son los hombres con los que contamos para desbaratar los planes nazis de conquista de Europa y el norte de África.

La siguiente víctima es el soldado que patrulla entre el jeep y la casa, utilizando para ello tu señuelo, que colocarás en la esquina que hace la casa aproximadamente hacia su mitad. Esto lo harás partiendo desde su parte trasera, ¡pero cuidado con las huellas! Llévate luego el cuerpo detrás de la casa.

Eliminado este problema, el siguiente paso es reducir a los dos centinelas que vigilan las tiendas de campaña. El de la derecha vigila al de la izquierda, pero no sucede así al revés. Teniendo cuidado con la ruta del soldado que patrulla a las puertas de la casa, te colarás por detrás de la tienda, lo reducirás con el cuchillo, y te lo llevarás a sitio seguro. Hecho esto, es muy fácil acabar también con el soldado de la otra tienda, teniendo la prudencia adicional de vigilar al soldado que aparece por detrás de las casas de un poco más abajo.

Ahora, avanzarás tanto al boina verde como al francotirador a la parte trasera del búnker de la izquierda. Esta es una zona segura donde dejar los próximos cadáveres. Ahora, cuidando las rutas de las patrullas que pasan alrededor del tendedero, te colocarás junto a la casa más cercana y te enterrarás en la nieve. Espera a que el guardia que pasa por allí llegue hasta su punto más alto y de la vuelta para irse para salir de repente y acabar con él de un cuchillazo. Este punto es también seguro, así que puedes dejar el cadáver allí.

El francotirador se acercará ahora también, colocándose al lado de las alambradas, junto a unas zarzas, y pegado a la pared del búnker. Desde allí, esperará un buen momento para eliminar, con dos disparos, a los dos centinelas que aparecen por esa zona. Luego, el boina verde se llevará sus cadáveres a sitio seguro.

Más tarde, el francotirador avanzará hacia el interior del campamento siempre agachado y pegado a la alambrada, hasta encontrar ángulo desde el que eliminar tanto al centinela que vigila la parte superior de la casa como el que está subido a la plataforma de los contenedores más cercanos. Estos cadáveres, una vez muertos, ya no les verán, pero si un soldado alemán está mirando en el momento en que son disparados se dará la alarma: vigila las rutas y escoge bien el momento.

¿Recomendáis Horizon Zero Dawn y su expansión?

Está tirado ahora mismo en su edición completa, tanto en la Store (15 euros), como en Amazon en físico (18 euros).   Tengo que decir que el último juego de mundo abierto que he jugado ha sido RDR2 y por momentos se me ha hecho pesado, siempre me ha gustado este género y he disfrutado mucho...