Commandos
Commandos

Commandos

Un musculoso boina verde, un conductor especialista en armamento pesado alemán, un marine con mucho mar navegado, un zapador apodado "fireman", un francotirador de excepcional puntería y un espía experto en disfrazarse y hacerse pasar por alemán; estos son los hombres con los que contamos para desbaratar los planes nazis de conquista de Europa y el norte de África.

Tu última víctima, mucho más fácil ahora, será el soldado que patrulla entre el cañón y el coche.

El espía debe salir ahora de estas instalaciones y subir cerca de donde está el paracaidas con las cargas explosivas. Distrayendo a la patrulla de forma que mire hacia la ladera de la montaña, será fácil para el zapador correr hasta la caja con las cargas y apoderarse de ellas. Luego, volverá a su lugar original. Asegúrate de que no dejas de distraer a la patrulla hasta que las huellas del zapador hayan desaparecido, o la patrulla las verá cuando regresen a su rumbo normal.

Es hora de regresar con tu boina verde y tu marine y subirse al bote justo cuando la patrulla mire hacia otra dirección. Debería darte tiempo de sobra de acercarte con ambos hombres, coger el bote y navegar lejos de allí, avanzando por el mismísimo filo del mapa hasta situarte detrás del submarino cuyo número en la cubierta es el 73.

Ahora pasa el zapador y colócalo junto al barracón de los centinelas cuando la patrulla esté lejos, coloca una de las cargas junto a éste y regresa con el conductor. El barracón explotará y habrá un momento de alarma, pero a estas alturas ya te dará igual, porque todos los refuerzos saldrán en la zona del muelle en el que ya no queda nadie.

Ahora, el zapador eliminará a la patrulla escondiéndose detrás del barracón derruido, colocando el cepo en el suelo y esperando a que la patrulla pase. Repite este proceso, cogiendo y colocando el cepo de nuevo cada vez, cuatro veces, hasta que sólo quede un centinela del que se hará cargo el espía con un jeringazo mortal.

Ahora, el conductor se colocará detrás de uno de los cañones y esperará a que el espía se coloque detrás del mismo, momento en el que hará un disparo al suelo. El cañón se volverá y te dará el alto, pero como estás muy cerca, no podrá disparar. El espía aprovechará esta circunstancia para eliminar con la pistola al artillero. Repite este proceso con el otro cañón.