Commandos
Commandos

Commandos - Misión 11

Un musculoso boina verde, un conductor especialista en armamento pesado alemán, un marine con mucho mar navegado, un zapador apodado "fireman", un francotirador de excepcional puntería y un espía experto en disfrazarse y hacerse pasar por alemán; estos son los hombres con los que contamos para desbaratar los planes nazis de conquista de Europa y el norte de África.

MISION 11: CRUDO Y SIN REFINAR

(3 de Diciembre de 1942)

¡Esta misión es una de las más difíciles! Aunque cuentas con absolutamente todos tus efectivos, y el espía ya viene uniformado de oficial alemán, te enfrentas al mayor reto de todas las misiones que has jugado hasta ahora, e incluso a situaciones más comprometidas que cualquiera de las que verás luego (con algunas notables excepciones). Así que... ¡abre bien los oídos, oficial! Esto es lo que debes hacer:

En primer lugar, avanza tu espía hacia abajo, hasta el primer edificio. Allí, sin mayores problemas, acabarás con el soldado que patrulla por su parte trasera y dejarás el cadáver pegado a la pared. Luego, moverás el espía hasta las tiendas de campaña de abajo y te colocarás junto al soldado que patrulla por detrás de la primera. Observa que otro soldado da una vuelta a las dos tiendas constantemente; pues bien, hay un punto en el que los dos soldados te dan la espalda en el lugar en el que estás y pueden caer fácilmente bajo tu jeringa.

Ahora, elimina también al centinela de la tercera tienda de campaña teniendo la sola precaución de controlar al soldado que patrulla junto al edificio, y deja su cadáver detrás. Y esto es todo lo que el espía puede hacer por sí mismo en esta zona.

Trae al boina verde hasta aquí. Para ello, necesitarás que el espía distraiga al soldado que vigila la ruta de paso haciendo que mira hacia la derecha mientras el boina verde pasa arrastrándose pegado al borde de la pantalla. Ten cuidado también con la patrulla. Un buen momento para pasar es inmediatamente después de que ésta se haya dado la vuelta, o no tendrás tiempo de alcanzar las tiendas de campaña.

Una vez allí, el boina verde colocará la radio detrás de la primera de las tiendas, de forma que cuando el centinela del otro lado acuda a ver qué ocurre pueda matarlo de un cuchillazo y esconder su cadáver allí donde cayeron los otros dos soldados que mataste en ese lugar. Investiga con la ubicación de la radio.