The Legend of Zelda: Majora's Mask
The Legend of Zelda: Majora's Mask

The Legend of Zelda: Majora's Mask

La fatiga recorre tu cuerpo, apenas puedes expirar sin interrupciones y tienes moratones por todo el cuerpo. No sabes donde has ido, ni porque. Hyrule ha cambiado.

En su interior te aguardan tres antorchas y tres estatuas de hielo (eliminalas y... 11), que desde la posición central, y con uso de los proyectiles incandescentes, podrás encender. Cuando hayas resuelto todo este berenjenal evitando el aliento de las estatuas, pasa por debajo de la puerta recién abierta.


Estando ya entre las rejas de esa zona, dale un buen pisotón a la baldosa adoptando la forma del Goron, produciendo las ascensión de la plataforma central hacía el techo de la montaña.
Regresa a la sala con el ratón-bomba, y con el uso nuevamente de las flechas carbonizadoras, arremete contra el ojo dorado que cuelga de la fachada en la parte superior. Cuando ya esté activado, la plataforma en la que posas ascenderá, por lo que debes saltar a la repisa que tienes delante, si vas a por las hadas, con la lupa de la verdad verás plataformas que conducen a un cofre (5). Usa a menudo la erización del guerrero Goron, ya que es la única manera de traspasar entre puerta y puerta, cuando hay pasarelas heladas.

La sala que sigue al paseo por los bordes de la mazmorra, no es otra que la vigilada por dos monstruos de nieve que te lanzan masas de nieve gigante.