Fire Emblem: Three Houses
Fire Emblem: Three Houses

Capítulo 22 de Fire Emblem: Three Houses – El juramento de la daga

Os ayudamos a superar el capítulo 22 “El juramento de la daga” de Fire Emblem: Three Houses como parte de la ruta de los Leones Azules (Luna Añil).

Ahora sí, ha llegado el momento de la verdad, de enfrentarnos a Edelgard y su ejército imperial tras haber superado la anterior misión con tal de descubrir el final del juego. Como parte de esta guía completa os acompañamos hasta su desenlace y os ofrecemos algunos consejos con tal de superar con éxito la última batalla de la ruta de los Leones Azules en Fire Emblem: Three Houses.

Capítulo 22: El juramento de la daga

Lo primero que debemos saber es que nuestra principal enemiga se llama ahora “Hegemona Edelgard” tras haberse transformado y que al situarse en la zona del trono cuenta con unas bonificaciones que le restauran PV cada turno y aumenta su esquiva, defensa y resistencia. Además, cuenta con el poder del emblema de fuego y con 4 barras de vida. Aun así, todavía no debemos preocuparnos por ella más allá de algunos ataques a distancia que lance, ya que por el camino hay muchas otras unidades enemigas a las que derrotar.

Muchos de los rivales son magos que nos atacan a distancia, mientras que otros son caballeros y soldados que se acercarán cuerpo a cuerpo. Una buena estrategia para empezar es colocarnos en el “cuello de botella” que se genera en el pasillo izquierdo que lleva hasta la zona inicial en la que aparecemos y derrotar por ahí a todos los enemigos posibles que vayan viniendo. Por otro lado, en el flanco derecho encontramos a una bestia demoníaca, por lo que debemos vigilar que no nos acorrale a un solo personaje y éste no se pueda defender.

A medida que avancemos y acabemos con los enemigos menores debemos irnos curando con tal de llegar ante la boss con la mayor vida posible. Cuando llegue el momento, recomendamos situar a su alrededor diversas unidades fuertes y otras un tanto alejadas que puedan atacarle a distancia. Así, debilitamos uno de sus huecos de armadura para poder hacerle más daño desde ahí al concentrar nuestros ataques. Si lo hacemos bien podremos terminar con su vida y podremos disfrutar de unas últimas escenas del juego antes de que los créditos empiecen a rodar.