Guía Sekiro - Trucos, consejos y estrategias

Os contamos los secretos de Sekiro: Shadows Die Twice para PC, PS4 y Xbox One en nuestra guía. Domina el juego con nuestros trucos, consejos y estrategias.

sekiro shadows die twice guia completa pc ps4 xbox one trucos consejos estrategias
Trucos, consejos y estrategias de Sekiro

Sekiro: Shadows Die Twice es un título de acción y aventura desarrollado por From Software y disponible en PC, PS4 y Xbox One. En este videojuego encarnamos al shinobi Sekiro, y nos enfrentaremos a todo tipo de peligros. En esta sección de nuestra guía completa tenéis todo lo que debéis saber antes de empezar con el juego propiamente dicho, además de varios trucos, consejos y estrategias básicas para que no estéis muriendo constantemente.

Trucos, consejos y estrategias de Sekiro: Shadows Die Twice

Vamos a intentar tocar todos los aspectos elementales de Sekiro: Shadows Die Twice en esta sección de nuestra guía. De modo que vamos por orden:

Antes de empezar Sekiro: Shadows Die Twice

Tened en cuenta que estamos ante un videojuego de From Software que bebe bastante de la fórmula de los Souls en cuanto a desarrollo, aunque no en lo que al combate respecta. Es muy importante que olvidéis todo lo que habéis aprendido en este sentido; el combate de Sekiro requiere mucha más habilidad y precisión que en títulos de la saga Souls porque influye más nuestra pericia a los mandos que simplemente equipar según qué piezas de armadura o mejorar nuestros atributos. Si en los Souls estábais acostumbrados a jugar de ciertas formas como lanzando magias a distancia, o aguantando golpes enemigos teniendo grandes cantidades de salud y defensa, lo vais a pasar muy mal; debéis cambiar el chip.

El combate en Sekiro: Shadows Die Twice

Irremediablemente tendremos que luchar contra todo tipo de enemigos en Sekiro: Shadows Die Twice. El combate es una parte básica y fundamental de este videojuego. Aquí tenéis todo lo que debéis saber a este respecto:

  • Todos los personajes del juego, incluyendo a Sekiro, tienen dos barras: una de vitalidad, y otra de postura. El combate de Sekiro se enfoca bastante en romper la postura del enemigo —cansarlo— para poder eliminarlo de un único y potente ataque llamado golpe mortal, más que en quitar salud propiamente dicha al enemigo.
  • La postura se regenerará de forma más lenta cuanta menos vida tengamos. Lo mismo se aplica a los enemigos. De este modo, vitalidad y postura se complementan; es más sencillo cansar a los enemigos para que bajen la guardia cuanta menos vida tengan, de modo que quedarán abiertos y vulnerables a un golpe mortal.
  • Desviar a la perfección ataques enemigos rompe su postura de forma drástica. Cuando simplemente bloquean nuestros ataques, su postura también se merma, pero a un ritmo mucho menor. Alternar entre atacar y bloquear o desviar ataques es una de las claves del éxito. Presionar a los enemigos constantemente es una estrategia ganadora en Sekiro; olvidad el juego más pausado típico de los Souls.
  • Adquirir nuevas habilidades y nuevas herramientas shinobi mejorará drásticamente lo letales que somos. El comienzo del juego puede ser muy duro porque nuestro set de movimientos está muy limitado. A medida que avancemos y consigamos habilidades y herramientas, haremos que el juego no sea un paseo, pero sí algo más llevadero. La curva de dificultad se estabiliza a medida que avanzamos.
  • Matar a todos los minijefes no es obligatorio, pero sí recomendable. De este modo no solo refinaremos nuestra técnica de combate —recordad que los minijefes son menos duros que los jefes finales, a los cuales sí debemos vencer de forma obligatoria—, sino que además conseguiremos objetos clave que harán que los atributos de Sekiro mejoren, otorgándonos más salud, o nuevas habilidades.

El sigilo en Sekiro: Shadows Die Twice

El sigilo en Sekiro: Shadows Die Twice es una parte muy importante del juego, si bien no es vital. Nos facilitará mucho las cosas, aunque si no somos especialmente silenciosos, siempre podemos recurrir al combate directo.

  • Podemos ejecutar golpes mortales a prácticamente cualquier tipo de enemigo mientras que permanezcamos en un estado de sigilo. Esto viene muy bien para limpiar zonas de enemigos menores, y poder explorar libremente estas áreas para recoger los objetos que pueda haber.
  • Es posible realizar golpes mortales a minijefes, y hacer esto es más que recomendable, ya que convierte ciertos combates en algo bastante trivial. Iniciar los combates contra los enemigos más duros de esta forma es algo prácticamente obligatorio si no queremos que nos destruyan sin compasión.
  • Los enemigos dejan de buscarnos tras un rato sin vernos. Si volvemos a escondernos tras haber sido vistos, todos los enemigos volverán a sus posiciones iniciales. Esto es útil para limpiar zonas densamente pobladas sin mucha complicación, sobre todo si el combate no se nos da demasiado bien. Eso sí, esta estrategia no funciona con los minijefes en el sentido de que sí, volverán a sus posiciones iniciales, pero con su vida al completo, incluyendo las barras que les pudiésemos haber quitado.
  • Estando escondidos podemos espiar a ciertos personajes. Esto sirve para obtener ciertas pistas con respecto a qué nos espera a continuación, o a algún punto débil de ciertos enemigos duros y jefes finales.

El mundo y el desarrollo del juego en Sekiro: Shadows Die Twice

El desarrollo de Sekiro: Shadows Die Twice es idéntico al de otros títulos de la saga Souls. A continuación veréis los motivos:

  • Los puntos de control son ídolos que están repartidos por todas las zonas del juego. Cada vez que muramos, volveremos a uno de ellos. Estos ídolos nos permiten el viaje rápido mediante teletransporte entre ellos.
  • Avanzamos en Sekiro llegando de un ídolo al siguiente, estableciendo nuevas zonas seguras, y adentrándonos cada vez más en el mundo del juego.
  • Los ídolos son el único lugar en el que podemos mejorar nuestros atributos. Para ello, necesitamos los objetos necesarios, como cuentas de oración —que obtendremos por derrotar a minijefes, o como objetos bien escondidos en cofres—, o recuerdos de combate obtenidos por derrotar a jefes finales.
  • Si alguna situación comprometida se os atraganta —un jefe al que no sepáis vencer, por ejemplo—, intentad ir por otro lado, y mejorar o adquirir nuevas habilidades shinobi. El juego está pensado en este sentido para que demos muchas vueltas. No os desaniméis si no sois capaces de ir por un camino concreto; tened siempre en cuenta todas vuestras opciones, e intentad algo diferente.