God of War II: Divine Retribution
God of War II: Divine Retribution

God of War 2: Divine Retribution, guía completa - El Coloso de Rodas - 3er Asalto

Pon el Olimpo a tus pies.

El Coloso de Rodas - 3º Asalto

Al comienzo, el Coloso lanza varios tipos de ataques en esta ocasión: el ataque más habitual consiste en golpear la plataforma en la que te encuentras con su brazo amputado y crear unas grietas en el suelo de las que sale 'energía' dañina. Es bastante sencillo esquivar este ataque: solo tienes que colocarte entre los surcos para que no te afecte. Además, dado que el ataque tienes forma de cono, al acercarte al coloso, solo te afectará si te colocas justo enfrente de él.

Una vez estés cerca del Coloso, comenzará a 'barrer' con el brazo derecho para golpearte. Si lo hace con la mano abierta, será solo un revés que puedes esquivar pulsando el joystick derecho en el momento justo. Si, por el contrario, tiene la mano cerrada, realizará el barrido dos veces seguidas. La mejor manera de esquivarlo es empujar el joystick derecho hacia el lado contrario en el momento justo de cada ataque. Además, tras los dos barridos, golpeará el suelo con el brazo amputado, lo cual generará una onda expansiva que solo podrás esquivar si saltas en el momento exacto en el que va a alcanzarte.

En el gran balcón está la mano gigante del Coloso. Puedes lanzársela al Coloso en cualquier momento para dejarle atontado en el acto. Sin embargo, dado que vas a tener que atontar al Coloso más de una vez, te recomiendo que la reserves, al menos, para la segunda ocasión. Explicación: cada vez que dejas atontado al Coloso, este deja caer orbes azules que restauran tu magia. Por tanto, si utilizas en primer lugar la Furia de Poseidón para atontar al Coloso, esto será mucho más provechoso. Luego, solo tienes que lanzarle su propia mano para dejarle atontado por segunda vez.

Aprovecha los momentos en los que está atontado para intentar sacar la Espada del Olimpo. Notarás que esto drenará tu poder: en primer lugar, te dejará sin orbes rojos, luego te arrebatará toda tu magia y, por último, dejara tu barra de salud a la mitad. Cada una de estas cosas te ocurrirá en tres momentos diferentes. Es decir: tendrás que atontar al Coloso tres veces, y tres serán los intentos para poder sacar la espada.

Una vez tengas la Espada del Olimpo, el Coloso apoyará el antebrazo en el suelo. Atácalo, apartándote cada vez que acerque la otra mano, que lanza un chorro de energía que te dañará y te empujara hacia atrás. No tardará demasiado entre un ataque y otro, así que no seas muy ambicioso: golpéale 3 o 4 veces como mucho y apártate, usando también el joystick derecho, para moverte más rápido.

Cuando por fin aparezca un Círculo sobre la cabeza del Coloso, pulsa dicho botón para que Kratos se meta en el interior de su cuerpo.

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...