Final Fantasy VII Remake
Final Fantasy VII Remake

Eligor, cómo derrotar en Final Fantasy VII Remake; trucos y consejos

Os ofrecemos una serie de trucos y consejos para vencer a Eligor en el capítulo 11 de Final Fantasy VII Remake, ya disponible en PlayStation 4.

Eligor es el jefe final del capítulo 11, al que nos encontraremos tras haber superado toda la zona del cementerio de trenes. Llevaremos a Cloud, Tifa y Aeris, por lo que la batalla no debería ser muy complicada si contamos con una estrategia bien diseñada y diversos ataques poderosos a nuestro favor. Os contamos diversos consejos y trucos para vencerlo de forma sencilla como parte de esta guía completa de Final Fantasy VII Remake .

Eligor: trucos y consejos para derrotarlo

  • Ataques principales: Láser de largo alcance, Tormenta de jabalinas, Espejo, Ciclón apocalíptico
  • Debilidades: Hielo
  • Fortalezas: Inmune a la magia de cambios de estado

Se trata de un espectro vengativo cuyas debilidades estados perjudiciales son los hechizos de hielo. Cuando esté levitando los ataques mágicos del elemento viento (magia Aero) llenarán rápidamente su barra de vulnerabilidad, por lo que debemos usarlos de forma constante para poder debilitarlo de forma más fácil. En cuanto los ataques con salto, sirven para anular su levitación, algo ideal para evitar que se mantenga mucho tiempo flotando y tenga una ventaja sobre nosotros, para lanzarnos jabalinas desde las alturas.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que podemos concentrar nuestros ataques en sus ruedas para poder debilitarlo “por partes” y así hacer más sencilla la tarea de llenar su barra de vulnerabilidades. Podemos usar a Shiva como invocación ideal en cuanto su barra se cargue, ya que el hielo será nuestro mejor aliado en este combate. Recordad usar las habilidades de la invocación en cuanto ésta esté preparada para realizarlas. No es demasiado difícil acabar con Eligor si nos concentramos en atacar de forma casi constante, cambiar entre nuestros tres personajes y en esquivar en los momentos en los que cargue contra nosotros dando rodeos por la zona sin parar de movernos.