Final Fantasy VII Remake
Final Fantasy VII Remake

Capítulo 11: Malos presagios, Final Fantasy VII Remake

Os ofrecemos un completo recorrido por la historia de Final Fantasy VII Remake además de consejos para vencer a los jefes y la localización de sus secretos.

Tras haber completado el capítulo anterior continuamos con este, en el que nuestros protagonistas se tendrán que enfrentar a una tragedia incipiente. Os contamos cómo superar cada obstáculo del nivel y dónde se esconden los ítems interesantes y los coleccionables en esta guía completa de Final Fantasy VII remake.

Capítulo 11: Malos presagios

Una vez que estamos en el cementerio de trenes avanzamos por el único camino posible y a continuación subimos al vagón que hay enfrente para salir a una zona en cuyo rincón se encuentra un cofre morado con un bastón de mitrilio para Aeris en su interior. Tras superar la zona en la que aparecen pintadas de fantasmas en el suelo, giramos por el camino de la izquierda (entre trenes) para encontrar una materia morada vigorizante. Seguimos avanzando hasta entrar en la cochera y allí nos enfrentaremos a un grupo de fantasmas. Estos seres reaccionan a los ataques físicos con Escudo y a los mágicos con Espejo. Por ello, nos debemos fijar en la habilidad que está usando para atacar de una forma u otra.

Al subir al piso superior (podemos entrar por la puerta del tren de más al inicio de la zona si esperamos a que una voz termine de hablar) veremos que la grúa no tiene corriente, así que nuestro siguiente objetivo es la sala de control. Nos abrimos paso hasta ahí y en uno de los laterales exteriores de la sala encontraremos la canción 6. Let the Battles Begin! Al interactuar con el monitor de la sala aparecerá un enemigo poderoso: Aparición suprema. Se trata de una amalgama de seres fantasmagóricos débiles a la magia de fuego: Piro. Como en los otros fantasmas, debemos fijarnos en si está en su forma corpórea o incorpórea para atacar con magia o ataques directos o con magia respectivamente.

Cuando lo venzamos volvemos a la grúa para bajar un tren y poder salir al exterior. Sin embargo, todavía no estamos en nuestro objetivo. Debemos seguir avanzando por el único camino posible, accionando palancas para mover trenes y despejar el camino, hasta encontrar un área de descanso. Tras una escena cinemática, nos enfrentaremos al boss de la zona.

Jefe: Eligor

Se trata de un espectro vengativo cuyas debilidades estados perjudiciales son los hechizos de hielo. Cuando esté levitando los ataques mágicos del elemento viento llenarán rápidamente su barra de vulnerabilidad. En cuanto los ataques con salto, sirven para anular su levitación. Podemos usar a Shiva como invocación ideal en cuanto su barra se cargue. No es demasiado difícil acabar con él si nos concentramos en atacar de forma casi constante, cambiar entre nuestros tres personajes y en esquivar en los momentos en los que cargue contra nosotros dando rodeos por la zona.

Al terminar la batalla el capítulo terminará y podremos continuar hacia el siguiente.