Resident Evil Village
Resident Evil Village

Fábrica de Resident Evil 8 Village al 100%; todos los coleccionables y secretos

Tras completar el Fuerte, seguimos en la Fábrica de Resident Evil 8 Village. Karl Heisenberg nos invita a su casa, y no vamos a rechazar su hospitalidad.

Seguimos con nuestra guía de la historia de Resident Evil 8 Village para PC, PS4, PS5, Xbox One y Xbox Series X|S. En la sección anterior habíamos completado el Fuerte. En esta nueva parte de nuestra guía completa de Resident Evil 8 Village explicamos cómo superar todos los desafíos de la Fábrica, incluido el espectacular combate contra el jefe final Heisenberg.

Guía Resident Evil 8 Village – Fábrica

Comenzamos junto al Duque y cruzamos la puerta doble. Avanzamos por el único camino posible y vemos una puerta con una bombilla roja: le disparamos para desbloquear el cierre y derrotamos a un par de enemigos. Bajamos por la escalera y llegamos a una sala en la que nos espera una forja con la que todavía no podemos hacer nada. La única salida es el pasillo junto a la forja y nos lleva a una sala con varios enemigos y una taquilla que podemos abrir si tenemos una ganzúa.

En la habitación de la derecha, pasamos al enemigo que duerme y recogemos el molde para relieves. Al salir, el enemigo despertará. No es especialmente peligroso, pero debemos ser precisos para dispararle en la bombilla roja de su pecho. Una vez de vuelta a la sala de la forja, si usamos el molde conseguiremos el emblema de caballo que podemos usar en la pared de la derecha para abrir un nuevo camino. No podemos abrir esa extraña puerta, pero sí girar a la izquierda y bajar unas escaleras.

En esta enorme sala hay varios brazos mecánicos que nos dificultan el paso: debemos disparar a todas las bombillas rojas para que se detengan. Además, también hay varios enemigos simples por que conviene matar antes de que se acumulen. Continuamos hacia la escalera de mano situada al fondo y retiramos una rejilla para colarnos por un conducto. No podemos ir por la derecha, pero a la izquierda tenemos un atajo hacia la forja. Lo desbloqueamos y continuamos en línea recta.

Llegaremos a unas escaleras y veremos una pared con una grieta: podemos destruirla con una granada y encontrar un tesoro. Seguimos hacia una habitación oscura con un mecanismo que todavía no podemos accionar, así que buscamos la puerta con una luz verde al fondo. Subimos unas escaleras y vemos otra puerta con bombillas rojas que debemos destruir para pasar. Recogemos el molde de engranajes del maletín y volvemos a la forja para usarlo y crear el engranaje. Volvemos a la habitación del mecanismo y lo introducimos para dar corriente y abrir una verja al fondo.

Nuestro siguiente objetivo es una nueva puerta con cinco bombillas rojas que debemos destruir. Por el camino atravesaremos varias habitaciones que, a pesar de parecer laberínticas, son completamente lineales (eso sí, hay algunos enemigos). Una vez cruzada dicha puerta estaremos en la zona inicial, esa en la que no podíamos accionar una palanca. Como ahora sí hay corriente, ya podemos utilizarla para elevar un puente y seguir por ese camino.

¡Otra puerta con bombillas rojas! Para colmo, al pasar por ella aparecerá otra vez ese enemigo que nos persigue con una especie de ventilador. Lo único que debemos hacer es girar a la izquierda y agacharnos para pasar por el hueco. Estaremos a salvo y llegaremos a una enorme zona, en la que si accionamos la palanca de la izquierda llamaremos al ascensor que alberga la sala del Duque y la máquina de guardado. Podemos comprar algo y guardar partida, pero nuestro camino se encuentra volviendo sobre nuestros pasos y subiendo por la escalera de mano.

Desde esta posición podemos desbloquear el trofeo "Defecto de fábrica" si apuntamos a los cuerpos que cuelgan de la cadena de montaje al fondo y disparamos a uno. Seguimos por la pasarela, descendemos por unos escombros y nos colamos por un enorme conducto. Estamos en una especie de mina: a la derecha encontramos varios recursos, a la izquierda, una sala con enemigos y un conducto por el que debemos reptar.

Llegaremos a un desnivel por el que debemos bajar, y antes de nada nos damos la vuelta para identificar un nuevo muro en ruinas que podemos destruir para encontrar un par de tesoros. Volvemos al camino principal y avanzamos en línea recta hasta llegar a una zona circular con escaleras y puentes que suben en espiral. Antes de nada, si miramos hacia arriba veremos que el enorme ventilador tiene varias bombillas rojas repartida por su estructura: conforme subimos debemos destruirlas todas.

Una vez arriba (por el camino aparecen un par de enemigos voladores a los que podemos matar igual que a otros que también tienen bombillas rojas en sus cuerpos), veremos una sala en la que tenemos un documento junto a varios recursos. Acto seguido, subimos por las escaleras para ver una breve escena que dará paso a un momento crítico: debemos disparar rápidamente a la bombilla roja para salvar nuestra vida. Al recuperar el control, giramos sobre nosotros mismos y nos asomamos al balcón situado en el extremo del mapa para encontrar una cabra protectora.

Ya a salvo, continuamos por el camino lineal hasta encontrar un maletín con el molde de llaves. Un poco más adelante llegaremos de nuevo a la zona central en la que podemos llamar al ascensor con el Duque y la máquina de guardado. Dentro de ella, si echamos un vistazo al panel de control veremos que estamos en la planta B1, así que vamos a pulsar el botón B4 para volver una vez más a la forja (aparece marcada en el mapa) y usar el molde para crear la llave de Heisenberg. Vamos a hacer una cosa: hay una cabra protectora sobre una de las vigas en el hueco del ascensor, así que vamos a ir de la primera a la última planta tantas veces como sea necesario hasta acertarle un disparo. Es la cabra más complicada del juego, y en el siguiente enlace tienes toda la información.

Anteriormente dejamos pasar una puerta que no podíamos abrir; vamos a por ella ahora mismo. Desde la forja, subimos por las escaleras de la derecha y al frente podremos abrirla para acceder a un taller secreto. En su interior hay un buen puñado de recursos, un par de valiosos tesoros y sí, media docena de enemigos, aunque son muy débiles. Hecho esto, volvemos sobre nuestros pasos para llevarnos una sorpresa: se llama Soldat Panzer y su armadura le hace invulnerable… salvo que le disparemos con algo explosivo y se vuelva frágil como la seda. Al matarlo aparecerá otro; ya sabemos lo que hay que hacer.

Ahora debemos volver al ascensor y pulsar de nuevo el botón B1 para salir a la zona central y ver una puerta que también se abre con nuestra nueva llave. Aparecerá de nuevo el enemigo del ventilador, pero esta vez se acabó la broma: vamos a acabar con él. No debemos asustarnos por que la habitación sea estrecha, ya que es tan sencillo como dejar que nos embista, esquivarlo y disparar a la bombilla roja de su espalda mientras se queda bloqueado con la pared.

¿Ya está muerto? Entonces seguimos por el camino disponible hasta encontrar una sala con un documento y varios recursos. Antes de nada, al fondo de esta sala hay un pequeño conducto por el que podemos colarnos para recoger la penúltima cabra protectora del juego, además de algunos medicamentos y municiones. Volvemos y cruzamos la puerta de la izquierda para dejarnos caer, cruzar una grúa y activar el elevador para subir hasta una habitación en la que veremos una escena.

Al recuperar el control, estaremos en una zona oscura. Retiramos la reja y nos colamos por el conducto de la pared izquierda. Unos segundos después veremos un par de escenas muy interesantes, y cuando acabe podremos coger un documento y guardar partida. En esta habitación hay una especie de ¿moto de nieve? ¿vehículo de guerra? No sabemos cómo llamarla, pero en cuanto nos montemos no habrá marcha atrás: nos toca enfrentarnos a Heisenberg.

Jefe Final – Heisenberg

Antes de ver el nuevo aspecto de Heisnberg debemos familiarizarnos con los controles del vehículo. El gatillo L2 (PS5 y PS4) y LT (Xbox) sirve para disparar el cañón pesado, que requiere varios segundos de recarga entre un disparo y otro. El botón L1 (PS5 y PS4) y LB (Xbox) nos permite bloquear ataques cuerpo a cuerpo. Por último, el gatillo R2 (PS5 y PS4) y RT (Xbox) corresponde a la ametralladora, cuya munición es ilimitada. Cuando estemos listos, usamos el cañón pesado para destruir la puerta del ascensor y entrar directamente en la batalla.

Esta versión de Heisenberg asusta más que la humana, y lo cierto es que es realmente feroz en combate. En la primera fase del combate lo único que tenemos que hacer es combinar ambas armas y bloquear sus embestidas. Cuando le hayamos hecho suficiente daño, dejará visible varias bombillas rojas situadas sobre su espalda y hombro; usamos el cañón pesado con ellas.

Cuando las hayamos destruido, crecerá un gigantesco brazo mecánico de su cuerpo a modo de grúa. Por supuesto, no dudará en cogernos y elevarnos varios metros sobre el suelo. Realmente es un proceso casi automático, ya que si acertamos un solo disparo del cañón pesado en su cuerpo, nos soltará y caeremos de nuevo a tierra firme. Eso sí, ya no contaremos con el vehículo.

No debería ser necesario, pero si no tenemos recursos suficientes hay algunos a nuestro alrededor, cerca de unos escombros que podemos usar como cobertura. Aunque asusta, esta fase del combate es muy sencilla, ya que basta con mantener la distancia y dispararle con las armas más potentes que tengamos hasta que Heisenberg se canse y desate un tornado de chatarra.

¡Ya estamos a punto de acabar con él! De hecho, la fase final del combate no durará más de cinco segundos. El tornado nos engullirá, pero casualmente acabaremos a bordo de nuestro vehículo y apuntando el cañón a su cabeza de manera automática. Disparamos y ponemos punto y final a los extraños planes de Heisenberg. Cada vez estamos más cerca de descubrir la verdad; continuamos nuestra guía en el final.