Resident Evil Village
Resident Evil Village

Camino hacia la aldea de Resident Evil 8 Village al 100%; todos los coleccionables y secretos

Nos dirigimos a la aldea en Resident Evil 8 Village. No sabemos qué sucede, pero si queremos encontrar a Rose debemos adentrarnos en el pueblo maldito.

Seguimos con nuestra guía de la historia de Resident Evil 8 Village para PC, PS4, PS5, Xbox One y Xbox Series X|S. Hemos acabado el prólogo, Mía está muerta y Rose ha desaparecido. Nosotros despertamos en un bosque nevado en mitad de la noche. En esta sección de nuestra guía completa de Resident Evil 8 Village os contamos cómo avanzar desde el lugar del accidente hasta encontrar la aldea sin nombre, y también conocemos a los primeros enemigos del juego.

Guía Resident Evil 8 Village – Camino hacia la aldea

Tras el accidentado viaje, estaremos en una zona nevada en mitad de la noche. Solo hay un camino posible por el que podemos avanzar, no tiene pérdida. Aunque siempre podemos abrir el mapa para visualizar el camino en el caso de que la visibilidad reducida nos impida orientarnos. En cualquier caso, nuestro destino es una casa abandonada que encontraremos después de avanzar unos metros.

En la casa no hay nada que recoger, así que lo único que tenemos que hacer es localizar una escalera que baja hacia el sótano. Allí abajo podemos inspeccionar una foto de Madre Miranda, justo antes de interactuar con un armario bañado en sangre en el que parece haber algo vivo en su interior.

Tras el susto, tenemos que volver arriba para comprobar que alguien —o algo— ha destrozado la casa. Debemos interactuar con un armario que bloquea la puerta para pasar por debajo del mismo y veremos un enorme agujero en la pared. Además, al salir al exterior veremos que ya ha amanecido. Subimos por el único camino posible hasta asomarnos a un precipicio desde el que podemos ver el Castillo Dimitrescu en el horizonte.

  • Trofeo de los retretes: hay un trofeo por abrir todos los retretes de la aldea. Por ahora apenas puedes abrir un par de ellos y tendrás que esperar a poder explorar la zona al completo, pero es importante que lo tengas en cuenta. A partir de ahora, abre todos los que veas. En este enlace tienes su localización.

Hora de bajar: descendemos por varios desniveles hasta llegar a las inmediaciones de la aldea. Veremos un par de casas en ruinas, y si cruzamos una de ellas hasta salir al patio trasero veremos un pequeño establo. Si miramos hacia arriba veremos una jaula para pájaros. Por ahora no podemos dispararle, pero de ahora en adelante será conveniente estar atentos a este tipo de elementos (jaulas, faroles, cuadros…), pues a menudo contienen tesoros que posteriormente podremos vender.

En una de las casas también hay un cajón cerrado que solo puede abrirse mediante una ganzúa. Como por ahora no tenemos ninguna, ya volveremos más tarde, aunque en su interior apenas hay un par de balas. Una vez terminada esta primera exploración, volvemos al sendero principal; a la izquierda hay un callejón sin salida, así que tomamos el camino de la derecha.

Unos metros más adelante veremos una nueva bifurcación, aunque por la derecha no hay nada a lo que podamos acceder en este momento, así que doblamos la esquina hacia la izquierda y continuamos por el único camino posible. Una vez pasado el tractor y esas cabezas de cabra que cuelgan de los árboles, debemos entrar en la casa que tiene un farol encendido sobre su puerta.

Veremos una caja con cinta aislante amarilla. Siempre que veamos un elemento con este color, será indicativo de que podemos interactuar con él de algún modo: las cajas pueden romperse para encontrar recursos, los armarios se pueden empujar para bloquear el avance de los enemigos… Lo dicho: si algo tiene cinta aislante amarilla, significa que podemos hacer algo con ello.

Dentro de esta misma casa, avanzamos hacia la cocina y encontramos una cortina a la derecha de la misma. Si tratamos de correrla veremos una escena en la que recibiremos de manera automática la pistola LEMI, nuestra nueva compañera de aventuras. Después de la escena estaremos en el sótano de la casa, en una situación bastante desagradable. Avanzamos por el único camino posible hasta que aparezca el primer enemigo al que debemos hacer frente.

Este enemigo recibe el nombre de Lycan, y su aparición es perfecta para que podamos estrenar nuestra nueva pistola. No hay mucho que decir sobre él: son peligrosos a distancias cortas pero es muy fácil mantenerlos a raya. Varios disparos a la cabeza y fin de la historia. Nos quedaremos con su cara, pues mataremos a decenas de ellos a lo largo del juego.

Cuando las cosas se hayan calmado, volvemos a entrar en el escondite del hombre que nos regaló la pistola para coger el cortacadenas, un objeto clave que necesitaremos dentro de unos minutos. Salimos al exterior, entramos en la choza de la derecha y recogemos algunos recursos. Entonces nos situamos frente a la verja roja bloqueada por una cadena y usamos el recién adquirido cortacadenas. Veremos una enorme casa y los caminos a ambos lados de la misma no llevan a ningún sitio, así que no queda otra que entrar en ella.

Podemos arrastrar la estantería junto a la puerta para bloquear el acceso a los enemigos que aparecerán poco después, aunque no es necesario, ya que serán pocos y es mejor dejar que entren para matarlos poco a poco. En cualquier caso, harán su incursión justo cuando hayamos subido hasta el segundo piso. No deberían suponer ningún problema, así que una vez estén todos muertos, saldremos de nuevo al exterior.

Veremos que el camino que rodea la casa por la derecha ha sido desbloqueado, así que avanzamos por ahí. A partir de este momento las cosas se pondrán feas: aparecerán numerosos enemigos y el objetivo será sobrevivir. Tenemos varios caminos y casas en las que podemos entrar, así que la mejor idea es correr y tratar de acabar con algunos enemigos que nos bloqueen el camino. No es necesario matarlos a todos, pues pasados unos minutos aparecerá un enemigo gigante, tendrá lugar un escena y todo habrá terminado.

Al recuperar el control, lo primero que vamos a hacer es explorar las casas de la zona en la que ha tenido lugar la batalla. En una de ellas encontraremos la Escopeta M189 sobre una mesa. No tenemos nada más que hacer aquí; si salimos el camino principal, al fondo veremos a una extraña anciana a la que debemos seguir. Por el camino veremos una puerta con un emblema redondo, pero no podemos abrirla por ahora. Nos acercamos a la anciana y presenciamos una escena. Hemos completado esta sección, así que nuestra guía continua en la aldea (1ª visita).