Resident Evil Village
Resident Evil Village

Castillo Dimitrescu de Resident Evil 8 Village al 100%; todos los coleccionables y secretos

Entramos al Castillo Dimitrescu en Resident Evil 8 Village. Es un lugar precioso, pero muy peligroso. Ha llegado el momento de conocer a Lady Dimitrescu.

Seguimos con nuestra guía de la historia de Resident Evil 8 Village para PC, PS4, PS5, Xbox One y Xbox Series X|S. Después de explorar la aldea, entramos al ostentoso Castillo Dimitrescu. En esta sección de nuestra guía completa de Resident Evil 8 Village cubrimos toda la zona del castillo, exploramos sus confines mientras Lady Dimitrescu y sus hijas nos persiguen y nos enfrentamos al primer jefe final del juego.

Guía Resident Evil 8 Village – Castillo Dimitrescu

En la primera estancia del castillo solo tenemos un documento que inspeccionar, junto a una vitrina y un jarrón que podemos romper. Es conveniente tener esto en cuenta, ya que hay muchos por la zona y suelen contener recursos. Por la derecha no hay nada, así que tomamos el camino de la izquierda hasta llegar al hall principal. Si giramos a la izquierda encontraremos una sala segura en la que podemos guardar partida. No debemos hacerle caso a la maqueta del laberinto, ya volveremos más tarde a por ella.

  • Trofeo perdible: hay un trofeo que se desbloquea rompiendo todas las ventanas frágiles del Castillo. La primera se romperá mediante una secuencia; a partir de ahí serás tú quien debe dispararles a todas. Son un total de 19 y en este enlace tienes la localización de todas.

Salimos de nuevo al hall y vemos que todas las puertas están cerradas. Investigamos la de salida y presenciamos una escena en la que somos capturados. Al recuperar el control, debemos mirar hacia nuestra mano derecha para soltarnos (nos curamos automáticamente). Acto seguido, recogemos una copa de vino (tesoro vendible) y continuamos por el único camino posible a través de la chimenea. Al final del túnel veremos un anillo sobre una estatua; lo recogemos y se abre un nuevo pasadizo.

Tenemos dos caminos: a la derecha desbloqueamos un atajo hacia la sala de la chimenea, aunque no hay nada que hacer allí, así que vamos por la izquierda para volver al hall. Han aparecido cuatro estatuas en las que tenemos que colocar una serie de máscaras que todavía no tenemos. Además, si volvemos a la sala segura habrá aparecido el Duque. Guardamos partida y volvemos al hall.

Subimos la pequeña escalera para llegar al salón. La puerta de la derecha desbloquea un atajo hacia el pasillo por el que llegamos a esta zona nada más entrar al castillo, así que la abrimos pero no vamos por ahí. La puerta del fondo está cerrada, por lo que lo único que podemos hacer es subir al segundo piso. La habitación al frente es la sala de vino, podemos recoger un documento, pero no hay nada que hacer todavía en este lugar.

Nos damos la vuelta y tenemos dos opciones: ir a la derecha donde no hay nada o a la izquierda, donde encontramos una puerta con un rostro grabado. Si nos fijamos, le falta un ojo… y nosotros ya lo tenemos. Está insertado en el anillo que recogimos previamente, así que lo inspeccionamos en el menú para extraerlo y colocarlo en la puerta ¡Cuidado! Aparecerá una de las hijas de Lady Dimitrescu.

Cuando aparecen, Cassandra, Bela y Daniela nos persiguen incansablemente, aunque es fácil escapar de ellas. Aparecen mediante una nube de moscas y basta con dispararle para que desaparezcan durante unos segundos y aprovechar para escapar. En este caso, el objetivo es huir en la misma dirección en la que aparece hasta llegar a una habitación en la que podemos romper unos tablones para colarnos por un pasadizo.

Sufriremos una caída, aunque ya no seremos perseguidos… por ahora. Investigamos un par de documentos y seguimos por el único camino posible hasta arrastrarnos por un pequeño agujero. Veremos a Lady Dimitrescu salir de la habitación y cerrar la puerta, así que no debemos temer nada. Solo hay un camino posible que nos lleva por la derecha hasta alcanzar una zona circular con grabados en la pared. Hay dos faroles que cuelgan junto a una antorcha: le disparamos para que se balancee y sus llamas enciendan los faroles.

Acto seguido estaremos en una especie de prisión. Puede resultar confuso, pero realmente solo hay un camino para avanzar. Si investigamos las celdas es posible encontrar algunos recursos y un par de documentos. Más adelante aparecerán varios enemigos que no son peligrosos, pero hay que tener en cuenta que el lugar está a oscuras y podemos tener dificultades para detectarlos.

Al final de la zona veremos una puerta con una insignia, exactamente igual a la que vimos en la aldea. Es importante recordar su ubicación si queremos obtener un valioso tesoro próximamente (indicaremos el momento exacto más abajo). Nos olvidamos de ella por ahora y avanzamos hasta una especie de laberinto, en el que nos encontraremos de nuevo con una de las hijas de Dimitrescu.

No hay nada que temer: basta con huir de ella por los caminos disponibles hasta llegar a una sala en la que podemos atravesar unos tablones de madera, y en la que veremos una breve escena de vídeo. Ahora sí, ha llegado el momento de matar a la bruja. La primera será muy sencilla, pues el vídeo nos mostrará que son sensibles al frío y la ventana se romperá automáticamente. En este momento es vulnerable a nuestros disparos, así que hacemos lo propio ¡No durará ni cinco segundos!

Tras el combate, a escasos metros hay una despensa con un documento, recursos y un objeto clave dentro de un cubo: la botella de vino “Sangre Virgen. Además, también encontraremos una ganzúa. Sirven para abrir cajones atascados en el castillo (también hay algunos en otros lugares). En estos cajones suele haber recursos y algún que otro tesoro para vender, así que no debemos preocuparnos por abrir uno en lugar de otro, ya que normalmente no tendremos demasiadas ganzúas en nuestro haber.

Anteriormente estuvimos en la sala de vino (segundo piso, nada más subir las escaleras), y ahora podemos usar en ella la botella que acabamos de recoger para abrir un pasadizo y encontrar un cofre que contiene la llave del patio. No hay tiempo que perder: nos encaminamos hasta el comedor que hay bajo las escaleras y usamos la llave para salir al patio. Por el camino aparecerá la segunda hija de Dimitrescu, pero como es sensible al frío, no le hacemos caso y corremos hasta el exterior.

En el patio hay algunos recursos en jarrones, la puerta de la izquierda no es accesible y la de la derecha nos mostrará una breve escena con Lady Dimitrescu nada más entrar por ella. No hay nada de que preocuparnos, ya que por el momento no nos molestará. Avanzamos dejando atrás varias puertas bloqueadas hasta doblar la esquina a la derecha, momento en el que podemos recoger el mapa del castillo mientras oímos gritar a la imponente mujer.

Seguimos y cruzamos la única puerta disponible para encontrar la habitación del puzle de las estatuas del Castillo. Debemos girarlas hasta colocarlas en la posición correcta. Basta con echar un vistazo a la siguiente imagen para tener clara la solución. Una vez hecho, el suelo se abrirá y bajaremos al subterráneo del castillo. Lo primero es ver una cabra protectora en el suelo junto a unas velas, y entonces continuamos. La zona está inundada y aparecerán varios enemigos. Aunque resulte un tanto confuso, solo hay un camino por el que podemos avanzar mientras los derrotamos.

Acabaremos llegando a un ascensor que nos llevará a la terraza del castillo. Nada más salir y girar a la izquierda tenemos una sala en la que podemos guardar partida. Acto seguido, cruzamos gracias a los tablones de madera y presenciamos una nueva escena. Cuando termine veremos un documento, y en el candelabro de una de las paredes de la habitación, la llave de Dimitrescu. Por supuesto, la cogemos y usamos en la puerta que tenemos a escasos metros. Entonces tendrá lugar un intenso vídeo. Tras ella estaremos de nuevo en un subterráneo.

No hay nada que recoger en esta zona, y lo único que debemos hacer es intentar accionar la palanca de la pared. Aquí aparecerá Lady Dimitrescu, y a partir de este momento podrá hacerlo en varias zonas del castillo. En este enlace explicamos cómo escapar de ella y qué podemos hacer para detenerla. En esta ocasión, bastará con dar un rodeo por la zona para dejarla atrás y volver a la palanca que queríamos accionar anteriormente. Avanzamos por el nuevo camino en línea recta hasta llegar a una estatua en la que encontramos una de las máscaras que necesitamos. Acto seguido tendrá lugar una escena y estaremos a salvo.

Estamos de nuevo en el patio y ahora hay varios enemigos que aparecen de vez en cuando en esta zona. Nuestro consejo es no hacerles caso; no merece gastar munición con ellos. Podemos usar la nueva llave en la puerta que nos faltaba por abrir en el patio, y tras ella un documento junto a unas escaleras. Una vez arriba, encontraremos a dos enemigos simples que conviene matar ahora mismo. En la zona izquierda hay una pequeña sala en la que encontramos la bola necesaria para interactuar con la maqueta del laberinto que vimos en la sala de guardado del hall; pronto iremos a por ella.

En la derecha, otras escaleras por las que debemos bajar. Encontraremos una enorme sala con un piano en el que debemos resolver un pequeño puzle. No merece la pena que lo expliquemos, ya que prácticamente se completa de manera automático pulsando las teclas hasta que la marca naranja se sitúe correctamente sobre las notas de la partitura. Se abrirá un compartimento del piano y conseguiremos la llave insignia. Esta llave abre las puertas que hemos dejado atrás, esas que lucen un emblema redondo sobre ellas.

Cuando volvamos arriba aparecerá Lady Dimitrescu, así que nuestro consejo es bajar de nuevo y usar el piano como cobertura para dar un rodeo y escapar subiendo una vez más. Aquí veremos la primera puerta con emblema en la que podemos usar nuestra nueva llave. Dimitrescu nos habrá dejado tranquilos… pero entonces aparecerá la segunda de sus hijas. Por suerte, vamos a borrarla del mapa en cuestión de segundos. El combate tiene lugar en una biblioteca. En el techo hay una enorme ventana, y en una de las columnas en el centro de la sala, una palanca que nos permite abrirla. Tan fácil como hacerlo y dispararle varias veces para acabar con ella.

Por fin estamos a salvo, aunque no por mucho tiempo. Salimos por la única puerta disponible, recogemos otra máscara de la estatua y, antes de nada, abrimos la puerta de la izquierda para desbloquear un atajo hacia el segundo piso del hall principal, así que vamos a aprovechar para bajar y guardar partida. Además, ahora podemos accionar la maqueta usando la bola que recogimos previamente. El juego consiste en girarla parar que la esfera recorra el camino hasta un agujero luminoso. Esto abrirá un compartimento que contiene un valioso tesoro que podemos vender al Duque por una buena cantidad de Lei.

Estamos en la sala segura y nuestro destino se encuentra en el segundo piso. Subimos por las escaleras y giramos a la izquierda, entramos por la puerta y de nuevo a la izquierda. Estaremos en una habitación junto a un enorme retrato de Lady Dimitrescu. Si investigamos el documento junto al cuadro, veremos que debemos hacer algo con unas campanas: en este enlace tenéis la solución completa al puzle de las campanas del castillo.

Tras resolver el acertijo, se abrirá un pasadizo y accederemos al ático. En esta zona tenemos un par de documentos, una cabra protectora, una ganzúa y lo más importante: el rifle de francotirador F2, un arma especialmente poderosa y muy útil para derrotar a ciertos enemigos. Acto seguido saldremos a un balcón en el que vemos a varios enemigos voladores. Si nos acercamos, se lanzarán a por nosotros. Asustan un poco, pero caen como moscas gracias a la escopeta. Además, resulta interesante la idea de estrenar el nuevo rifle para abatir a algunos de ellos desde la distancia, así después no nos molestarán.

Aunque la zona parece extensa, realmente solo hay un camino disponible. No hacemos caso al ascensor y seguimos rodeando las torres del castillo. Acabaremos subiendo a una torre desde la que podemos lanzarnos en tirolina hasta la siguiente, en la que se encuentra una nueva máscara, junto a una escalera de mano por la que podemos bajar. Ahora sí, nos montamos en el ascensor y comprobaremos que nos lleva al punto inicial en el que comenzamos a explorar el castillo. En el siguiente pasillo aparecerá Lady Dimitrescu y apenas tendremos unos segundos para doblar la esquina y escapar de ella. El objetivo es claro: volver al hall y entrar en la sala segura para guardar partida. Todavía necesitamos una última máscara, así que vamos a por ella.

Volvemos al salón, subimos las escaleras y giramos a la derecha. En ese pasillo, al fondo hay una puerta en la que podemos usar la llave Dimitrescu ¡Cuidado! Aquí aparecerá la última de las brujas. Debemos ser rápidos a la hora de entrar en la siguiente habitación, recoger la cuarta y última máscara y colarnos por la chimenea para acceder a la siguiente. Por supuesto, la bruja también aparecerá en este lugar, aunque será el último recuerdo que conserve del castillo.

En esta batalla debemos actuar con rapidez. Lo primero es arrastrar una estantería situada en la izquierda para desvelar una grieta en la pared. Acto seguido, nos damos la vuelta para encontrar varias granadas en la mesa. Debemos usar una (es importante conservar al menos una de ellas) para destruir la pared y que el aire del exterior vuelva vulnerable a la hija de Dimitrescu. A estas alturas resulta evidente lo que debemos hacer con ella. Tras la pelea, podemos recoger un mapa del tesoro, y en una de las paredes, un trofeo de caza que debemos investigar en el inventario para quitarle la base y dejar al descubierto dos muescas.

Volvemos a la habitación anterior y usamos este nuevo objeto en la estatua, pues solo así engañaremos al mecanismo para que se abra la puerta por la que llegamos unos inicialmente a la zona. Nuestro objetivo es llegar a la sala segura del hall principal, pero Lady Dimitrescu estará merodeando por la zona. Estos pasillos son estrechos, así que no es mala idea dispararle para aturdirla unos segundos y esquivarla. Guardamos partida, y aunque ya podemos completar la zona, vamos a hacer una pequeña pausa para resolver el acertijo del mapa del tesoro, con el que conseguiremos una pieza de uno de los tesoros combinables.

La pista que tenemos es algo relacionado con “iluminar”, acompañada de un dibujo que parece señalar la cocina. Si nos encaminamos hacia ella y la cruzamos acabaremos llegando a las mazmorras inferiores. En esta zona dejamos atrás una de esas puertas con emblema que ahora podemos abrir con la llave insignia. Dentro hay un sencillo rompecabezas para el que nos vendrá de perlas esa granada que dijimos que era importante conservar. Volamos la pared en ruinas para dejar al descubierto una antorcha, disparamos a los faroles que cuelgan para que se balanceen sobre ella y recogemos el tesoro del ataúd. Seguro que el Duque estará encantado de ofrecer una buena suma de Lei por él.

Ahora sí, ha llegado el momento de acabar con el último miembro de la familia Dimitrescu. Volvemos al hall, guardamos partida y colocamos las máscaras en cada una de las estatuas. La puerta quedará abierta y podremos salir a un puente que conecta con la capilla del castillo. Dentro no hay de interés, pero en el fondo hay un ataúd sobre el que nos espera una misteriosa daga. Nada más recogerla tendrá lugar una escena y tendrá lugar el combate contra Lady Dimistrescu.

Jefe Final: Lady Dimitrescu

Por fin conocemos el verdadero rostro de Lady Dimitrescu ¡Sabíamos que escondía algo! No debemos asustarnos por su imponente tamaño, pues no es un jefe especialmente difícil. Si miramos a nuestro alrededor vemos varias torres circulares en las que podemos entrar para mantenernos a salvo de sus embestidas. Conviene tenerlo en cuenta para esperar el momento ideal para disparar a su cuerpo. Es probable que nos lance una nube de moscas; no son muy dañinas pero dificultan nuestros movimientos, así que debemos correr hasta que desaparezcan.

Una vez le reducimos un poco la vida, echará a volar, momento en el que podemos usar el rifle de francotirador para acertar algún disparo desde la distancia. Llegado a un punto en el que le quede poca salud, nos lanzará al interior de la torre y lo más recomendable es subir las escaleras hasta la zona superior de la misma, lugar desde el que la veremos volar a nuestro alrededor.

Aprovechamos ese momento para dispararle desde lejos, hasta que decida destruir la estructura y situarse junto a nosotros. Es la fase final del combate, y lo único que debemos hacer es dispararle con todo lo que tengamos (la escopeta es perfecta para esta ocasión). Aunque la situación parece complicada, morirá en cuestión de segundos.

Tras acabar con ella, recogemos la recompensa e interactuamos con el extraño objeto en el fondo de la sala. Vemos una breve escena y salimos al exterior. Solo hay un camino disponible, y nada más entrar en él podemos entrar a una casa en la que hay una máquina para guardar partida. Dejamos atrás el castillo y continuamos con nuestra guía en la aldea (2ª visita).