Resident Evil Village
Resident Evil Village

Prólogo de Resident Evil 8 Village al 100%; todos los coleccionables y secretos

Completamos el prólogo de Resident Evil 8 Village. Mía y Ethan se preparan para cenar tranquilamente, aunque no imaginan lo que está a punto de suceder.

Comenzamos nuestra guía de la historia de Resident Evil 8 Village para PC, PS4, PS5, Xbox One y Xbox Series X|S. Lo primero que vemos es a Mía y Ethan en su propia casa, acompañados de su hija Rose. En esta sección de nuestra guía completa te contamos cómo avanzar desde el primer instante del juego, hasta que finaliza su prólogo y podemos decir que empieza lo bueno.

Guía Resident Evil 8 Village - Prólogo

En estos primeros compases de la aventura no hay mucho que destacar, ya que se trata de una breve sección que hace las veces de prólogo. En cuanto tengamos el control del protagonista, lo único que tenemos que hacer es subir al segundo piso y entrar en el cuarto de Rose para dejarla durmiendo en su cuna.

Sin embargo, podemos dedicar unos segundos a explorar todas las habitaciones e interactuar con algunos objetos decorativos. Ninguno de ellos es especialmente relevante, y tampoco hay objetos que recoger en esta zona, pero puede ser interesante escuchar algunos comentarios por parte de Ethan al inspeccionarlos.

Además, en esta breve sección hay un trofeo que solo se puede conseguir aquí: consiste en hacer de futbolista y llevar la pelota verde que hay en la habitación de Rose hasta el estudio de Ethan, situado a la derecha de la cuna de Rose. Lo único que debemos hacer es tratar de empujar la pelota, pero debemos tener mucho cuidado, ya que si la conducimos demasiado pegados a la pared u otros obstáculos es posible que se quede atascada entre alguna estructura.

Antes de continuar con la historia, hay cuatro documentos que podemos recoger en esta zona: uno en la puerta de la nevera, otro sobre un pequeño mueble en la habitación de Mía y Ethan y dos en el estudio (uno es el propio ordenador portátl y el otro está dentro de un cajón a su lado).

Una vez indagado todo y con Rose descansando en su habitación, lo único que debemos hacer es volver escaleras abajo y acercanos a Mía, que se encuentra preparando la cena en la cocina. A partir de ese momento, todo lo que resta de prólogo tendrá lugar mediante escenas de vídeo. Prestad atención y agarraos, porque vienen curvas. Continuamos con la guía en el camino hacia la aldea.