Dark Souls II, guía completa - Santuario del Invierno

¿Cansado de morir una y otra vez? Si estás perdido y abrumado, y no sabes cómo seguir tu aventura, no desesperes valiente guerrero. En nuestra guía de Dark Souls II encontrarás toda la ayuda que necesitas para sobrevivir a la oscuridad.

SANTUARIO DEL INVIERNO

Abrir la puerta del Santuario del Invierno

Anque esta zona no cuenta con ninguna hoguera, el Santuario del Invierno es el camino que has de seguir para llegar al Castillo de Drangleic. Sus puertas sólo se abrirán si has conseguido las 4 grandes almas (Freja, Podrido, Viejo Rey de Hierro y la Pecadora). Las puertas también se abrirán si cuentas con 1 millón de almas (en la primera partida).

Para llegar al Santuario, viaja a la bifurcación en Ruinas y desde ahí, toma el camino de la izquierda. Sigue el único camino hasta llegar al Centinela Flexible. Acaba con él y luego busca un pequeño sendero que se interna en la montaña a la izquierda. Al final del camino está la puerta del Santuario del Invierno. Si tienes las almas adecuadas se abrirán ante ti.

Ahora sólo tienes que seguir el camino (cuidado con la emboscada que acecha cuando el camino gira a la derecha), finalmente, la silueta del Castillo de Drangleic aparecerá ante ti, recortada en las sombras de la noche.

Entrar en el Castillo de Drangleic

El heraldo te estará esperando al pie de las escaleras. Habla con él y luego emprende el camino ascendente por las escaleras. Este tramo es realmente complicado, quizá te interese buscar ayuda de algún compañero. En ese caso, puedes poner la señal justo en el comienzo de las escaleras.

Asciende la escalera hasta llegar a las dos estatuas gigantes que hay a medio camino. Pueden causarte serios problemas si no tienes el equipo adecuado (un hechizo de área como Retazos de Alma puede acabar con ellos en seguida). Vete retrociendo mientras te siguen y acaba con las dos antes de subir.

Con el camino despejado, tendrás que superar el verdadero reto. Primero corre y mata a los dos ballesteros. Para abrir la puerta del castillo debes sacrificar un alma junto a las dos estatuas que hay a ambos lados de la entrada. Los enemigos no cesarán de salir hasta que consigas abrir la puerta. Trata de atraer a un solo enemigo junto a la estatua y mátalo. Si lo has hecho en las dos estatuas, las puertas se abrirán ante ti.

Una vez dentro, verás unas escaleras y dos caminos a cada lado. Si has conseguido llegar hasta aquí, seguramente estés casi agotadoy apenas te queden recursos después del largo viaje. La hoguera no está lejos, siguiendo el camino de la derecha. Tendrás que pasar un par de caballeros bien protegidos. Mantén la calma y acaba con ellos uno por uno.

El camino de la izquierda de las escaleras te enfrenta a más enemigos, si buscas llegar pronto a la hoguera, toma el que va abajo por la derecha de las escaleras. Cruza un pequeño pasillo y verás una puerta a la derecha. Al otro lado hay dos soldados esperándote, así que mucho ojo al entrar (es preferible luchar contra ellos fuera).

Con la zona despejada, baja las escaleras y sigue sin miedo el pasillo entre las estatuas arrodilladas y verás la deseada hoguera en frente.