Rage, guía completa - Mejora de desfibrilador (Doctor Kvasir, principal)

Sobrevive en el decadente universo de id Software con nuestra ayuda.

MEJORA DE DESFIBRILADOR (Doctor Kvasir, principal)

KVASIR DICE: "[...] Como verás, el nombre de Ciudad Muerta es apropiado. En el centro hay un hospital, en el que me enorgullecía trabajar hasta que la investigación dio un giro siniestro. No vi todo lo que se hacía, pero oí los rumores y luego construyeron la muralla. Solo se puede entrar en la ciudad a través de las cloacas del exterior de la muralla. La mejora del desfibrilador estará en el hospital. Si vuelves de una pieza, te instalaré la mejora del desfibrilador".

OBJETIVO: Consigue la mejora del desfibrilador en Ciudad Muerta.


La misión más complicada hasta ahora por la ingente cantidad de enemigos que encontrarás, por lo larga de la misión y por la falta descarada de cualquier recurso que te ayude a hacer de esta misión algo... más ameno.

Antes de seguir, recordarte que los de idSoftware no pagan comisión por que lo repitamos, pero este es otro punto en el que agradecerás (o agradecerías) haberte hecho con la Anarchy Edition... Bendita escopeta y benditos puños de acero, te serán más útiles de lo que habías imaginado hasta ahora...

Bien, avanza por la explanada hasta encontrar los primeros enemigos. Pronto conocerás a los babosos (VER SECCIÓN "Enemigos"), seres letales de una agilidad inusitada. No malgastes munición disparando a ciegas y da un golpe de efecto en toda su cara si es necesario, pero no te precipites. Son enemigos que requieren de una estrategia consolidada dependiendo de su actitud y el escenario (estrategia que, por supuesto, tendrás que consolidar en pocos segundos...).

Tu objetivo final en esta misión será llegar al hospital en el que encontrarás la mejora de desfibrilador. Pero hasta llegar al hospital en sí, te tocará pasar por varios edificios antes. La misión en sí es un contínuo tiroteo, con pocos descansos. Y los descansos son para acongojarte con la presencia de un titán por la ciudad, así que por si no querías lentejas, dos platos.

Es posible que pronto se te haga pesada la misión; a decir verdad, no es larga en sí, sino que los contínuos tiroteos hacen que el ritmo geográfico se ralentice, en pos de un aumento del ritmo cardíaco... Ritmo que, por cierto, pronto aumentará porque en la entrada de lo que, parece, era un centro comercial, aparecerán hordas y hordas de pringosos. Suelta granadas a tutiplén (sin pisarlas, claro...), lanza wingsticks sin discriminación y recurre a todo lo que tengas en el inventario, estás en Ciudad Muerta y están dándote la bienvenida como mejor saben, respóndeles tú también como mejor sabes...

Llega al hospital después de mucho cabilar... y el titán hará acto de presencia. Encontrarás un lanzacohetes al lado (una casualidad tremenda, de esas que no te dejan dormir por las noches...) y un dispensador de munición exclusiva para tu nueva chuchería (muy oportuno también). Ataca con un par de pepinazos al titán y pronto se le hará una brecha en el pecho. Ahí tendrás que atacarle, pero deberá ser... después de la publicidad (a algo de humor en una situación así no le harás ascos, pero centrémonos). El titán cogerá pedazos del edificio de enfrente para tirártelos. Justo cuando levante los brazos tendrás que atacarle con el lanzacohetes. Repite esta mecánica hasta que se le abra una brecha en la cabeza. Ahora, el titán intentará atacarte con su manaza, a ciegas. Se quedará unos segundos quieto, aprovecha para atacarle en la cabeza con los misiles.

Deberás repetir la mecánica tres veces para derrotarlo, por fin. Sin embargo, tu odisea por Ciudad Muerta no ha acabado, ni mucho menos. Ve a la planta baja por los asqueados y sangrientos pasillos a causa de la muerte del titán, y repele el ataque de los bandidos y demás escoria para llegar al lateral superior derecho y recoger, ahora sí, la mejora de desfibrilador.

Tan sólo te queda desprenderte de algún bandido rezagado y volver al laboratorio del Dr. Kvasir para que te diga más cosas de la feltrita refinada y te instale la (puñetera) mejora de desfibrilador.