Rage, guía completa - El precio del poder (Redstone, principal)

Sobrevive en el decadente universo de id Software con nuestra ayuda.

EL PRECIO DEL PODER (Redstone, principal)

REDSTONE DICE: "[...] O intentas timarme, o alguien me ha mentido. Por lo tanto, este problema es tu problema. Si los Técnicos sospechan que te he enviado, cortarán la electricidad. Es hora de una solución permanente. Necesito que te infiltres en su central y que desvíes el cableado hacia aquí. Una vez que el lugar esté asegurado, mis muchachos lo ocuparán y problema resuelto. Hazme este favor y tendrás carta blanca para dedicarte a tus asuntos".

OBJETIVO: Infíltrate en la central eléctrica de los Técnicos y redirige la electricidad a Ciudad Subterránea.


El subidón de adrenalina continúa, y es que esta misión comparte enfoque con la anterior: avanzar sin dejar de disparar. Para más inri, los acorazados vuelven y más agresivos que antes. Usa escopetas, ametralladoras y lanzacohetes si es necesario. Los wingsticks también ayudarán, recurre a ellos antes que a las granadas, pues son más precisos.

Avanza sin detenerte y teniendo todas las armas cargadas por completo hasta que llegues, tras una larga odisea de angostos pasillos y oxidadas paredes, a la cámara del panel de control. ¡Sorpresa! Un acorazado con lanzagranadas te espera, el más agresivo de todos. Dispara sin cesar, espétale wingsticks en la cabeza para aturdirlo y ve bajando las escaleras conforme vaya echándose encima. Cuando bajes las escaleras, aprovecha tu situación para meterle unos buenos disparos casi a quemarropa y ten a mano las vendas, necesitarás unas cuantas.

Cuando modifiques el curso de la electricidad, acaba con el bandido que se echará encima (date media vuelta mejor...) y sigue hacia la salida al Yermo. Desde aquí, vuelve al coche y regresa a Ciudad Subterránea.

The Boys, la serie y el cómic

Al contrario de lo habitual, comencé The Boys por la serie de Amazon y creo que ha sido una suerte porque la he disfrutado muchísimo. Me ha gustado tanto que después me he lanzado a por el cómic y en una semana he leído más de cincu...