007: The World is not enough
007: The World is not enough

The World is not enough

Antes de que la moda por los agentes secretos y los simuladores de espionaje se elevara como la espuma y dejara huella entre los millones de usuarios consoleros, había un hombre solitario enfrentado a toda una corporación de conspiradores, el único que prefería antes una trozo de trapo bañado en éter para adormecer a traición a todos los guardias merodeadores de una zona, que disparar como un descosido ayudado por una AR-90 semiautomática con ráfagas de 15 balas entre descarga.

Me levanté, y solo puede ver como un agente caía desplomando ante mi atónita mirada. En ese momento salí por la puerta marrón de mi derecha, avancé por el pasillo y vi a un hombre que me disparaba justo desde enfrente, y otro más a mis espaldas. Me introduje en otra puerta del mismo color que había cerca del cadáver donde habitaba un civil y otro de mis enemigos. Lo mismo que pasaba en las habitaciones traseras protegidas por entradas blancas y mosaicos aflorados en las cristaleras. Lo malo es que cuando hice la visita a ese banco en el modo más difícil, lo vigilaban hasta 2 guardias en todo ese piso, por lo que tuve que moevrme mucho más rápido si no quería causar bajas inocentes, y si quería dejarlos inconscientes durante algún tiempo, debía usar el reloj laser y mis increíbles puñetazos en sus mentones. Volví a cerca de la estancia donde había fallecido mi contacto en el España, y seguí mi camino hasta un pasillo infestado de balas y ascensores. Habiéndolos eliminados a todos giré a la puerta también de un color oscuro, y me hice paso con la ayuda de la Magnum recién obtenida. En una de estas áreas se escondía la caja fuerte con la Swipe Card, cuya única forma de acceder era usando mi "crackeador" de este tipo de cajones sin utilidad (D). Saliendo de ahí me esperaba un lavabo público y una entrada metálica tan solo accesible mediante una tarjeta de identificación que estrené en ese mismo instante haciéndola pasar por la ranura. Dentro, me encontré con un bonito comité de bienvenida, y a un par de trabajadores asustados por mi conducta asesina de esa misma mañana. Evitando su muerte, me dirigí al rincón de tan mecanizada sala y usando el Data Scrambler borré las evidencias del video (E)

El tema estaba casi resuelto, solo quedaba una cosa: conseguir el dinero. Como antes ya había despejado la zona de esbirros de Renard (menos a los guardias claro) me acercé ávidamente hasta el punto de partida, o casi.

Allí estaba la otra puerta que requiere de identificación, y dentro, un panel de control fácilmente penetrable. Usé el decodificador, cogí la pasta, y me largué antes de que me entrará un ataque de claustrofobia en un recinto tan cerrado (C). Sabía exactamente que me esperaría un montón de gente a mi salida, así que no tuve más remedio que bajar por los ascensores hasta la salida del banco, rápidamente, y aunque fuera reventando los timpanos de la gente que había dentro por lo fuerte que sonó la alarma al detectarme metal en mi ropa... no sé a que debían referirse exactamente... (F)(B).