Final Fantasy XIII
Final Fantasy XIII

Final Fantasy XIII, guía completa - Consideraciones previas

Te ayudamos a descubrir la aventura de los Elegidos.

Consideraciones previas

Puede que sea innecesario comentar aquellos puntos que han sido más criticados del juego, pero qué duda cabe que también son los que determinan qué haremos con la aventura desde el momento en el que comenzamos a jugar en adelante. No es especialmente difícil entender que Final Fantasy XIII es un título altamente lineal en lo que se refiere a las acciones de juego que podemos realizar durante la aventura, lo cual quiere decir que salvo algún que otro tesoro y la posibilidad de enfrentarnos o no contra determinados enemigos, poco más podemos hacer para cambiar el camino que debemos recorrer sí o sí. Teniendo esto en cuenta, no es de extrañar que esta guía sea relativamente más sencilla de comprender/leer/entender que las que habitualmente nos obliga a realizar un título de esta franquicia. No hay movimientos alternativos, aunque sí diversas estrategias que corresponde a cada jugador explotar en su justa medida. Aquí ofreceremos comentarios y consejos que harían bien en tener en cuenta.

Del mismo modo, tanto las armas como los accesorios que portamos durante la aventura son en su gran mayoría obtenibles en las esferas de tesoros, mientras que otros se pueden adquirir en la tienda de las Terminales de Acceso. El juego tarda en arrancar varios capítulos que sirven a modo de introducción para que los jugadores se hagan una idea del mecanismo de juego, así como de la historia que están a punto de comenzar a vivir cuando llevamos apenas unos minutos con el juego. Es aconsejable tomar buena cuenta de la cámara (que podemos ajustar a nuestro antojo en la primera toma de contacto) para dominarla como mejor nos apetezca, así como también echar un ojo a la Base de Datos que se actualiza constantemente con material que se encarga de ampliar la información que ofrece el juego.

El líder de la partida cambia constantemente. Si pierde la vida, no nos quedará más remedio que comenzar justo antes de la batalla en la que hemos muerto, una posibilidad que gustará a los jugadores noveles que encuentren dificultades con el exigente BTC, Batalla en Tiempo Continuo que sirve como piedra angular durante los combates.Prestar atención al tutorial es fundamental para aprender a dominar todas las novedades que a nivel jugable incluye esta edición de la franquicia, por lo que recomendamos fehacientemente que no se pase por alto para evitar tener problemas a la larga.

Es, además, el complemento perfecto para no aburrirnos durante las fases de exploración, que comienzan como tal en el Capítulo 11. Sólo en Gran Paals tendremos ocasión de caminar a nuestras anchas; mientras, no queda otro remedio que ceñirnos al camino previamente meditado por Square Enix, tanto si nos gusta como si no. Sólo en ese momento tendremos ocasión de caminar a nuestras anchas por las llanuras repletas de enemigos que ofrece el juego. Es un punto irrelevante para muchos pero que a buen seguro restará dudas a los que pasen horas esperando a que termine la introducción al título. Lo mismo sucede con la aparición de los Eidolones, que se hacen esperar (y cuyo uso parece reservado para los últimos compases de juego) o con el control total de los personajes y formaciones que manejamos.

Varios puntos estos que hemos citados que harán de Final Fantasy XIII una experiencia más placentera y nada atropellada si es la primera vez que tomamos parte en un FF. Siempre hay que aprovechar para guardar la partida, a poder ser en cuantas más casillas mejor (para recuperar la partida en un punto previo si nos arrepentimos de lo que hemos hecho con el Cristarium), así como tener un Sanador como mínimo en nuestro equipo para soportar la ingente cantidad de combates que hemos de disputar de principio a fin de la aventura.

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...