E3 2021

Los desaparecidos

Las grandes ausencias del E3 2021

Repasamos los juegos más importantes desaparecidos en combate, los grandes nombres que han optado por guardar silencio en un E3 2021 marcado por las ausencias.

Ha sido mejor que la diáspora de eventos individuales y desperdigados en el tiempo que tuvimos el año pasado, pero este E3 2021 ha sido bastante descafeinado. Ha habido grandísimos juegos (aquí repasábamos los mejores), pero los efectos del Covid siguen dejándose notar en temas de producción y desarrollo. Las cosas van despacio... y eso si van. Al margen de la conferencia de Xbox y Bethesda, o del nuevo Nintendo Direct, e incluso contando ambos eventos, esta edición ha estado marcada por las ausencias. Y eso dándole el beneficio de la duda a Electronic Arts, cuya presentación tendrá lugar el próximo 22 de julio en un nuevo EA Play Live. En cualquier caso, han sido tantos y tan llamativos los desaparecidos en combate que en MeriStation nos hemos animado a reunir las grandes ausencias del E3 2021, las más llamativas, las más sonoras... y las más dolorosas.

Bayonetta 3

Metroid Prime 4 y Bayonetta 3 se anunciaron en 2017. Sí, sí, habéis leído bien. 2017. Por eso es imposible no acordarse de ellos durante estas fechas, aunque ya no tanto por temas de hype, sino porque se han convertido en una broma y un meme recurrente. Este año, Metroid Prime 4 se va a librar de la quema porque Nintendo se ha dignado a mencionarlo y ha asegurado que Retro Studios sigue trabajando en el juego. Además nos ha ofrecido Metroid Dread (aka Metroid 5) como ofrenda de reconciliación. ¿Era el 35 aniversario de la saga el momento perfecto para lanzar Metroid Prime 4? Puede, pero menos da una piedra. Ahora bien, con Bayonetta 3 no hay nada a lo que aferrarse. Ser fans de Cereza es una eterna penitencia, una travesía por el desierto, y este E3 2021 hemos sufrido otro desengaño, otro déjà vu. El tema da más pereza que los debates sobre la estética del juego. Es difícil saber qué demonios está pasando en Platinum Games, pero no es fácil ser optimistas tras lo sucedido con Babylon's Fall. A estas alturas nos conformaríamos con una actualización del logo que nos demuestre que el proyecto sigue en pie.

Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo Remake

A mediados de septiembre del año pasado, durante el UbiForward de 2020, Ubisoft confirmó que Farah, el Visir y el Príncipe de Persia estaban de vuelta. La compañía trabajaba en un remake de Las Arenas del Tiempo y a decir verdad parecía tenerlo muy avanzado. Tanto que hasta anunció su fecha de lanzamiento para apenas unos meses después: el 21 de enero de 2021. Desde entonces ha sido como ver caer una bola de nieve por una ladera. Primero se retrasó a marzo de este mismo año, más tarde volvió a retrasarse de forma indefinida, y a menos de una semana del UbiForward 2021, sus creadores dejaron caer que no estarían en el evento. ¿Qué ha sucedido? Es cierto que estaba en manos de dos equipos de reciente creación y sin experiencia previa, Ubisoft Mumbai y Ubisoft Pune, y también es cierto que no parecían tener demasiado presupuesto (iba a salir a precio reducido y había muchos debates sobre si su aspecto —gráfico y artístico— estaba a la altura de lo que merecía la franquicia), pero aún así, ¿tanto se ha tambaleado su desarrollo como para no poder mostrar ni un mísero tráiler en el E3 2021? ¿No estaba ya prácticamente acabado? ¿Tantos complejos y miedos se han creado sobre su aspecto? Lo que parecía una oportunidad perfecta para resucitar la saga, perdida durante más de diez años en el baúl de los recuerdos, se ha transformado en un dolor de cabeza para Ubisoft y un nuevo pozo de sinsabores y decepciones para los fans de la serie. Una serie que lo mismo después de esto vuelve al hoyo. ¡¡Kakolookiyam!! Ojalá tener una daga del tiempo y dar marcha atrás.

Beyond Good and Evil 2

Todos los seguidores de este mundillo tenemos varios cadáveres en el armario, ausencias recurrentes con las que ya nos hemos acostumbrado a convivir. Por ejemplo, con el mítico WiLD, anunciado en 2014, nos gusta cerrar los ojos e imaginar que ya dejó de sufrir, que pasó a mejor vida y se reencarnó en Ancestors: The Humankind Odyssey. Y con Skull & Bones, presentado en 2017, pues bueno, es Skull & Bones. Pero hay un caso con el que nunca terminaremos de acostumbrarnos a tratar: Beyond Good and Evil 2. Es un fantasma del pasado que aparece cada cierto tiempo (2008, 2009, 2017...) y cuando aparece, el proceso siempre es el mismo. Se presenta envuelto en nostalgia, recordándonos al Beyond Good and Evil original, y juega con nuestros sentimientos un rato. Después hace un par de promesas (las últimas son un modo multijugador y exploración interplanetaria) y más tarde se desvanece como si nunca hubiera existido y nos deja con el corazón partío. Lo mostrado en 2019 era tan tan prometedor que su ausencia duele especialmente. Dos años sin un sólo detalle, sin una miguita de información que llevarse a la boca, hacen que la fe de cualquiera empiece a tambalearse. Y los que quedan.

Senua's Saga: Hellblade 2

Son muchos los proyectos de Xbox Game Studios presentados con una cinemática y a años vista. Avowed (Obsidian Entertainment), Everwild (Rare), Fable (Playground Games), Forza Motorsport (Turn 10), Perfect Dark (The Initiative), State of Decay 3 (Undead Labs)... etcétera, etcétera. Nos hubiera encantado saber de ellos y cualquier podría haber formado parte de esta lista. Sin embargo, también podría argumentarse que no hicieron falta para asistir a una gran conferencia de Xbox en este E3 2021, e incluso podría decirse que estábamos sobre aviso, pues Microsoft dijo desde el primer momento que iban para largo. Así que ni lo uno ni lo otro. Hemos elegido un único título que los represente a todos. El juego con el que precisamente se anunció Xbox Series X. El que más tiempo lleva en desarrollo y el que sirvió como un primer adelanto del potencial técnico de esta generación. Hablamos de Senua's Saga: Hellblade 2, uno de los dos proyectos en los que anda inmersa Ninja Theory (también a cargo del esperado —y terrorífico— Project: Mara). Aunque tras aquel primer y espectacular tráiler hemos ido teniendo actualizaciones y diarios entre bastidores de forma regular, y de hecho se espera otro vídeo doc en las próximas horas, seguimos notando la falta de algo más tangible que unas cuantas imágenes de las nubes, o de las sesiones de captura de movimientos. Porque un nuevo teaser o incluso un primer gameplay hubieran supuesto un buen golpe de efecto durante este E3 2021, o al menos uno mayor que el que suponer cerrar tu streaming mediante otro anuncio-CGI (en este caso, Redfall, de Arkane Studios). A lo mejor, quién sabe, más que Hellblade 2, lo que se ha notado es la ausencia de lo que representa. Es decir, una prueba de que los proyectos que Xbox ha anunciado estos dos últimos años, aunque sea con cinemáticas, están cobrando forma poco a poco. Una demostración de que los tiempos de Crackdown 3 han quedado atrás, de que los nuevos estudios first party de la compañía han pegado un salto importante en personal, recursos y calidad, tal y como se les presupone al haber sido adquiridos por "la nueva" Microsoft.

Hogwarts Legacy

Vale que Back 4 Blood (accio Left 4 Dead 3) tiene muy buena pinta, y vale también que posiblemente vayamos a ver más de Gotham Knights y Suicide Squad: Kill the Justice League en la DC FanDome 2021 de mediados de octubre, pero una presentación de Warner Bros. Games basada única y exclusivamente en el juego de zombies resulta... dejémoslo en demasiado. Que nos deja petrificus totalus, vaya. Podría haberse aderezado con LEGO Star Wars: The Skywalker Saga, o con alguna sorpresa en forma de juego de lucha (ejem, Ed Boon, ejem), pero nos hubiéramos conformado con que en ella estuviera, aunque fuera de pasada, el otro gran lanzamiento que prepara la compañía: Hogwarts Legacy. Sobre todo tras saber que se ha retrasado a 2022. Hubiera ayudado a paliar la espera. Aunque los polémicos comentarios tránsfobos de J.K. Rowling (expelliarmus para ella) han salpicado a todo lo que tenga que ver con su obra, cualquiera que haya crecido entre pociones multijugos, hipogrifos y horrocruxes debió pensar que levitaba (wingardium leviosá) tras ver el espectacular tráiler de presentación del año pasado. Pasar de ser uno de los protagonistas del E3 2020, la estrella de los focos (lumos), a guardar silencio durante este año lo ha convertido en una de las ausencias más notorias del E3 2021. Otra presentación para olvidar (obliviate).

Call of Duty

Los partidos de España en la Eurocopa los suelen ver hasta los menos afines al fútbol, y algo parecido sucede con los duelos entre Battlefield y Call of Duty. Puede que el género first person shooter no sea tu predilecto, o que no te interesen los juegos bélicos, o incluso es posible que, por pesados, les tengas algo de inquina, bien a Battlefield, bien a Call of Duty. Pero cuando ambas franquicias se enfrentan, el morbo está servido. Ambas sagas dan lo mejor de sí cuando se baten en duelo. Es como si se retroalimentaran, como si se animaran a mejorar. En su día, DICE presionaba a Activision para que mejorara el apartado gráfico de sus juegos y las dimensiones y posibilidades de los mismos. Por su parte, Call of Duty respondía a EA obligándoles a hacer un modo campaña a la altura y marcándoles el paso en personalización, sistema de progresión y modos. Tras varios años en los que se había perdido la emoción de dichos cara a cara, este parecía el idóneo para recuperarla. Battlefield 2042 ha hecho los deberes y se ha convertido en uno de los mejores juegos del E3 2021, pero Call of Duty no ha recogido el guante. Sabemos que está siendo desarrollado por Sledgehammer Games (Advanced Warfare, WW2) y conocemos también que su nombre en clave (y puede que hasta nombre final) es Call of Duty: Vanguard. Al parecer nos devolverá a la Segunda Guerra Mundial, se presentará pronto y saldrá a finales de 2021. Todo eso está claro y nos parece estupendo, pero aún así nos hubiera gustado verlo en la feria. Sus gameplays en las conferencias de Microsoft o de Sony (algún año hasta han tenido evento propio) eran un clásico, una apuesta segura, y su ausencia nos ha privado, no sólo de las comparaciones de turno con Batlefield 2042, sino de un poco de espectáculo y pirotécnica, que no le hubieran venido mal a este E3 tan descafeinado. Incluso hubiera servido para apagar los rumores sobre un desarrollo algo turbulento. En fin, parece que las tradiciones ya no son lo que eran.

Sony

Sabíamos que no iba a estar, pero es imposible no echarla de menos. La ruptura entre el E3 y Sony es como el divorcio de tus padres. Sigues viéndolos por separado... pero no es lo mismo. Has olvidado por qué rompieron y aunque ambos se muestran felices con su nueva situación, tú sabes que a uno le va mejor que al otro. Empiezas a recordar con una enfermiza añoranza esos días en los que te desvelabas hasta las dos y media de la madrugada por culpa de los gritos... del público en su conferencia. Fuera bromas, siempre se echará de menos a Sony en un E3. Aunque dentro de unos días, semanas o meses nos sorprenda con un nuevo State of Play, nos hubiera encantado que éste hubiera tenido lugar, por ejemplo, en esa jornada libre que quedó entre la conferencia de Xbox y el Nintendo Direct. Ya era tradición. Además, Sony mueve mucho más que sus desarrollos first party (lo que no quita para que se nos haga la boca agua imaginando a Horizon Forbbiden West y God of War Ragnarok con una puesta en escena como la de The Last of Us antaño). Si la compañía nipona pospone sus anuncios, pospone casi que por arrastre los de muchas más empresas que hacen las veces de second party. Es el caso de Bethesda con Deathloop y Ghostwire Tokyo, exclusivos de PS5 de los que no hemos tenido novedades, o de Final Fantasy XVI y Forspoken, cuya ausencia dejó desangelada la conferencia de Square Enix. Lo mismo pasó en la de Capcom, donde Pragmata hubiera animado el cotarro. Por no hablar de las sorpresas que seguramente guarde bajo la manga (¿Silent Hill?), o de los indies que abraza bajo su protección (Five Night's at Freddy: Security Breach, Kena: Bridge of Spirits y Little Devil Inside, entre otros). Demasiados nombres y demasiado importantes para no echarlos de menos. 

Nintendo Switch Pro

Era un secreto a voces. Los rumores aparecían desde tantos frentes y con tantas pruebas y detalles que era muy difícil no darles crédito. Y al final... nada. Al menos por ahora. Porque todo el mundo parece seguir dando por hecho que Nintendo ya está trabajando (que digo trabajando, ¡produciendo!) un nuevo modelo de Nintendo Switch que sustituirá al actual y que en principio llegará este mismo año. Pero ya sabemos cómo es Nintendo. A veces prefiere hacer estos anuncios un sábado cualquiera a las 17:42 de la tarde que en un Nintendo Direct al que apunten los focos del E3. (También hay que reconocer que no les va mal con esa estrategia, así que poco podemos objetar). Que si tendrá pantalla OLED, que si consumirá menos y alcanzará una resolución 4K... Algunos se atreven hasta con el precio (329 euros) y la fecha de lanzamientos (septiembre / octubre). Y también los hay que insinúan que algunos de los nuevos exclusivos anunciados durante la feria, como es el caso de Mario + Rabbids: Sparks of Hope, se han mostrado con imágenes que parecían proceder de una Switch un poco subida de vueltas. Demonios, si hasta se han establecido paralelismos entre el catálogo del primer año de Nintendo Switch (The Legend of Zelda: Breath of the Wild, Splatoon 2, Mario + Rabbids: Kingdom Battle...) y el que le quedará en 2022 al nuevo modelo (Breath of the Wild 2, Splatoon 3, nuevo Mario + Rabbids...). La existencia de Nintendo Switch Pro, Switch 2, Super Nintendo Switch, o como quiera que se llame, parece tan próxima y tan cantada que aún cuesta creer que no haya tenido lugar en el E3 2021. Ha sido la estocada final.

Bayonetta 3

Bayonetta 3, desarrollado por Platinum Games y editado por Sega para Nintendo Switch, es la tercera entrega de la popular saga de acción beat'em up protagonizada por la bruja frente a malvados ángeles.

Bayonetta 3