Ghost of Tsushima
Ghost of Tsushima

Relatos de la región de Kamiagata (Acto 3) en Ghost of Tsushima; cómo completarlos

Os detallamos cómo superar todas las misiones y relatos de la tercera región de Ghost of Tsushima, Kamiagata, del Acto 3 de la historia principal.

Una vez que hayamos completado el Acto 2 de Ghost of Tsushima empezaremos con este tercero y último. La historia de Jin Sakai se acerca a su conclusión y el enfrentamiento contra el kan mongol está cada vez más cerca. Por ello, os ayudaremos a completar estos Relatos que quedan, de cara a convertiros en un Samurái digno o en un Fantasma habilidoso. Todo esto y más como parte de nuestra guía completa del juego en la que también encontraréis el desenlace de los Relatos de personajes como Norio, la señora Masako o senséi Ishikawa.

Honor y cenizas

Tras haber escapado de la prisión al inicio del capítulo, nos encontraremos solos y sin armas en un campo de cenizas. Para avanzar, tenemos que ir en sigilo y sin que nos detecten (por la hierba alta y detrás de coberturas) para reunirnos con Yuna de cara a recuperar nuestro equipo y poder hacer frente a los mongoles que han huido hacia el norte junto a su kan. Para avanzar por una ruta segura, en nuestro caso nos funcionó bien ir por la izquierda y entrar en la casa que allí se encuentra. Una vez nos aseguramos de que la zona está despejada, salimos por la abertura de la puerta y subimos al tronco caído para llegar hasta el árbol de destino.

Investigamos la sangre y rastro hasta ver una escena automática y despertarnos junto a Yuna. Seguimos sus indicaciones hasta llegar al campo de pesca helado, donde oteamos la zona antes de adentrarnos en ella en modo sigilo para poder salvar a los prisioneros. Tras ello, oteamos el templo cercano y atraemos a los enemigos usando los cañones indicados para a continuación hacerlos caer al hielo cuando pasen cerca de los explosivos. Al llegar al Templo de Jogaku será fácil vencer a los adversarios del lugar, ya que simplemente tendremos que usar nuestras habilidades de combate sin restricción de ser detectados o no. Como recompensa recibimos el Talismán de las Hojas ocultas (lanza 2 kunais más).

Lobos a las puertas

Cuando volvamos a hablar con Yuna nos pedirá que nos reunamos con un arquero aliado y sus hombres al sur de nuestra posición, en un campamento de la prefactura de Sago. Al llegar hasta ahí debemos buscar en el centro del círculo de búsqueda para dar con el lugar indicado y hablar con el líder con tal de que nos indique cómo abrirnos camino por las sendas hacia el Fuerte Kaminodake. Una vez a sus puertas, nos subimos en el techo de la caseta para poder usar el gancho y trepar la pared de roca. Desde lo alto seremos capaces de otear la fortaleza para descubrir sus puntos débiles y poder atacar. Una vez entremos, todo irá como la seda y deberemos ejecutar la danza que mejor se le da a Sakai: la de una katana mortífera que no cesa en su empeño de quitarle la vida a los mongoles. Al reunirnos con nuestros aliados la misión finalizará y podremos continuar con la siguiente.

Una tormenta en ciernes

Cuando queramos proseguir con la misión principal debemos regresar al Templo de Jogaku y hablar con Yuna para que nos acompañe al faro cercano al puerto en el que se encuentran en kan y su ejército. Nos abrimos paso hasta el lugar haciendo uso de las técnicas del Fantasma para evitar que nos detecten hasta llegar finalmente al faro y examinar los barrieles. Subimos a la torre y oteamos el campamento para finalizar la misión y estar listos para el ataque. 

El corazón del Jito

Ya estamos cerca del golpe final y para ello debemos coordinarnos con nuestros aliados. Para ello, será necesario ponernos en contacto con nuestro tío, algo que podremos hacer al viajar hasta su fortaleza y colarnos en ella con tal de dejarle un mensaje. Ya que tenemos que entrar desde la parte norte, lo suyo es hacer viaje rápido al Cruce de Kubara para llegar allí de forma más fácil. Una vez dentro, debemos avanzar sin que nos detecten y sin matar a nadie. Hay varias formas de hacerlo: una de ellas es colarnos en un carro que entra al castillo y la otra pasar por el río para llegar a la parte baja del puente y progresar por ahí. Tras ello, el camino es bastante fácil de seguir, ya que tan solo tenemos que fijarnos en los guardias para pasar por sus espaldas y subir por las escaleras indicadas hasta llegar a los aposentos del señor Shimura.

Eterno cielo azul

Volvemos a hablar con Yuna y el resto de aliados para prepararnos de cara al ataque final. Para empezar, tan solo tenemos que abrirnos paso a través de Puerto Izumi con tal de llegar a una atalaya desde la cual atisbar la posición del kan. Una vez que lo veamos, nos aproximamos y luchamos contra él. Ya que porta una lanza, la postura más adecuada es la del viento. Tras esta primera fase de pelea llega una segunda en la que debemos avanzar hasta su barco y acabar con todos los mongoles que encontremos por el camino. El propio Kan está entre ellos, por lo que podremos volver a luchar contra él hasta romperle la lanza y que saque su escudo. Ahí debemos usar la postura del agua, con tal de romper sus defensas y poder poner fin a su vida de una vez por todas. A cambio, recibiremos el Talismán de la incineración (los alcanzados por bombas de pólvora negra arden e inflingen daño por quemadura a enemigos cercanos).

El relato del señor Shimura

Ya estamos listos para reunirnos con nuestro tío. Para ello, debemos viajar al Lago Omi, en nuestro hogar, y esperar a que llegue. Tras un paseo en caballo, llegará el momento de enfrentarnos a nuestro tío en la batalla decisiva del juego. Al terminar podremos decidir si perdonarle la vida y dejarle ir o bien si terminar con él tal y como nos lo ha pedido. Una vez tomada la decisión, Ghost of Tsushima terminará.