Max Payne 2 - Capítulo VII

Tras su primera aventura, Max Payne dejó la DEA y volvió al departamento de policía de Nueva York como detective de homicidios.Una noche, mientras patrulla, capta un aviso sobre un tiroteo en un almacén, un almacén que sabe que pertenece a Vladimir Lem, el traficante de armas que conoció hace poco. Como no podía ser de otra manera, Max va hacia allí y...

A pesar de la negativa de Mona respecto a que fuese con ella, ambos nos dirigimos a la mansión de Alfred Woden. Al llegar, los comandos ya estaban allí esperando. Mona se quedó arriba cubriéndome mientras yo eliminaba a los comandos desde abajo.

Max Payne II

Cuando ella entró, más comandos aparecieron por arriba y desde la puerta principal. Entré en el interior del edificio y avancé hasta la puerta, pero salí de allí corriendo hacia una esquina cuando oí al otro lado que iban a hacer estallar una bomba.

Me cubrí como pude quedándome pegado a la puerta principal, ahora cerrada. Pasada la detonación se abrió la puerta y pude pasar. Dentro esperaban otros dos comandos, y en el patio al que se accedía por la puerta de cristal otros tantos.

Afortunadamente allí conté con el apoyo de Mona. Le dije que se quedase arriba y que yo iría por abajo. Las persianas se abrieron y más comandos se nos echaron encima.

Entré por una de las ventanas y un poco más adelante conseguí acceder a la biblioteca. Eliminé a los comandos de abajo y luego a los que iban apareciendo por arriba para matar a Mona. Mientras ella prosiguió su búsqueda por el piso de arriba, más comandos entraron por la otra puerta de la biblioteca.

Tras ser eliminados, pasé, recogí analgésicos de los armarios y continué por la única puerta abierta. Pero no entré. Lancé una granada y esperé a oír la detonación. Luego Mona me cubrió desde arriba y entre los 2 pudimos despejar esa sala llena de enemigos.

Subí por las escaleras que venían a continuación, después de despejar a los guardias, y llegué a una sala de vigilancia, Desde el panel pude ver como Vlad hablaba con los guardaespaldas de Woden. Le habían traicionado y se habían unido a Vlad... Sin embargo, Woden seguía en su habitación del pánico, que estaba al otro lado de la csa. Aún teníamos tiempo.

Max Payne II

Salí de allí y bajé las escaleras hasta el patio. Una vez neutralizados todos los enemigos subí de nuevo y pude abrir la puerta, antes cerrada, para encontrarme con que Mona estaba al otro lado. Avanzamos juntos por el piso superior hasta llegar a otro patio.

La puerta estaba cerrada, pero Mona me sorprendió al saber cómo abrirla. Solo había una explicación para todo: ella estaba trabajando para Woden.

Nada más traspasar la puerta me obligó a tirar mis armas. Quiso matarme, pero no pudo. El amor que había entre nosotros era demasiado fuerte, a pesar de nuestras diferencias. Pero no hay finales felices. Vlad apareció por su espalda y le disparó. Cayó en mis brazos a la vez que Woden salía de su habitación del pánico.