Max Payne 2 - Capítulo VI

Tras su primera aventura, Max Payne dejó la DEA y volvió al departamento de policía de Nueva York como detective de homicidios.Una noche, mientras patrulla, capta un aviso sobre un tiroteo en un almacén, un almacén que sabe que pertenece a Vladimir Lem, el traficante de armas que conoció hace poco. Como no podía ser de otra manera, Max va hacia allí y...

Mona liquidó al limpiador que estaba buscándome por abajo. Vi como su cuerpo caía al vacío como una roca y como Mona ocupaba su antiguo lugar para encargarse de los comandos que tenía abajo y a la izquierda.

Max Payne II

Entonces intenté abrir la primera puerta, pero no hubo suerte. Más comandos salieron de la misma zona, y una vez eliminados me dispuse a abrir la segunda. También estaba cerrada, y para pasar a la tercera Mona tendría que cambiar de posición para cubrirme, así que se dirigió por el único camino que podía tomar, y quizá por eso tan bien vigilado por comandos.

Cuando llegó a una zona en la que podía salir al exterior disparó al francotirador que me acosaba. Una vez me fui de allí, subió por la rampa hasta el nivel superior, no sin antes encargarse de los 2 comandos que la habían activado desde arriba.

Max Payne II

Siguió hasta encontrar otra zona exterior y vio a un comando aproximándose por un puente. Usó su Dragunov para neutralizarlo y rápidamente cambió a su M4 para encargarse de los 3 que habían aparecido a sus espaldas.

Luego abrió la puerta, mató al comando que intentaba subir por el hueco y pasó por el puente. Al otro lado esperaban más comandos y un camino muy bien vigilado de bajada. Sin embargo no supuso ningún problema para ella y pudo llegar al nivel del suelo enseguida.

Allí esperaban otros grupos de comandos tanto en el suelo como en los niveles superiores. Un poco más adelante se oía a otra pareja hablar. Tras neutralizarlos pudo subir por un ascensor que estaba enfrente.

Cuando salió. Winterson ya estaba allí esperando. Demasiada casualidad, y demasiada ira hacia Mona. Temí que fuese a matarla allí mismo, y el intento de Mona por desenfundar su Desert Eagle no arregló mucho las cosas.

Estaba claro que Winterson iba a disparar y la decisión de impedirlo o dejarla hacer tenía que ser tomada en una décima de segundo. Un disparo de mi Beretta impidió que Winterson pudiese apretar el gatillo.

Dije a Mona que se fuese corriendo al oír llegar a la policía. Winterson no tuvo unas últimas palabras para mi. Sin embargo, se guardó sus últimas fuerzas para dispararme 2 veces por la espalda. Herido, caí al vacío y perdí el conocimiento.