Max Payne 2 - Capítulo IV

Tras su primera aventura, Max Payne dejó la DEA y volvió al departamento de policía de Nueva York como detective de homicidios.Una noche, mientras patrulla, capta un aviso sobre un tiroteo en un almacén, un almacén que sabe que pertenece a Vladimir Lem, el traficante de armas que conoció hace poco. Como no podía ser de otra manera, Max va hacia allí y...

Mona, por su parte, había venido a la zona para ayudarme, pero se infiltró por otro lado intentando llegar al tejado. Armada con su Dragunov, subió por la rampa de la izquierda y entró por la puerta del primer piso.

Max Payne II

Luego llegó a otras escaleras y subió hasta ver un elevador, con el que pudo descender al nivel inferior, donde había un botiquín en el suelo.

Abrió la puerta negra y prosiguió por una zona llena de enemigos hasta llegar a una escalera, en la que esperaban más limpiadores. Subió hasta el último nivel y salió a otra zona en construcción llena de enemigos que esperaban escondidos en casi cada esquina.

Max Payne II

Lo mejor era usar armas automáticas contra ellos y cubrirse todo lo posible con las cajas sin descuidar la espalda, ya que podrían salir de cualquier parte. Lo mismo pasó en la habitación siguiente.

Un poco más adelante se encontró a otro grupo ensayando su espectáculo drag queen, o algo así, que corrieron la misma suerte que sus otros compañeros. Desde allí solo había que seguir un poco más adelante y dejarse caer por un hueco. El camino había sido muy fácil de encontrar, pero realmente estaba muy bien defendido. ¿Por qué sería?