Max Payne 2 - Capítulo IV

Tras su primera aventura, Max Payne dejó la DEA y volvió al departamento de policía de Nueva York como detective de homicidios.Una noche, mientras patrulla, capta un aviso sobre un tiroteo en un almacén, un almacén que sabe que pertenece a Vladimir Lem, el traficante de armas que conoció hace poco. Como no podía ser de otra manera, Max va hacia allí y...

En ese justo instante, los comandos asaltaron la zona. Usaron granadas de humo y entraron en el edificio. Eliminé a todos cubriéndome tras las mesas y cuando el area estaba despejada, Gognitti empezó a andar. Se tuvo que detener junto a otro escritorio, ya que otro comando disparaba desde el otro lado de la calle.

Max Payne II

Le eliminé y me dispuse a aniquilar a todos los enemigos que iban subiendo por el muro. Eran muchos, pero usando la mirilla del MP5 y un poco de concentración las cosas eran mucho más fáciles. Acto seguido pudimos pasar por la puerta hacia la otra estancia, en la que nos vimos atacados de nuevo por 2 comandos más.

Ahora solo teníamos que salir por la puerta verde, pero el cabezón de Gognitti no cabía por ella, así que tuvimos que dirigirnos a su apartamento. Antes de poder hacer nada aparecieron más comandos en la estancia, 2 por la puerta y otros 2 por la ventana. Ahora sí pudimos ir al apartamento de Vinnie.

Él subió corriendo en el montacargas mientras me decía que yo me ocupase del resto de secuaces de Vlad que se aproximaban por la puerta doble, y también por la pequeña por la que habíamos entrado. Era el mismo gallina de siempre...

Hecho esto subí al piso superior, pero antes de entrar en casa de Gognitti esperé en la escalera para abatir a los comandos que se dirigían hacia nuestra posición. Luego pude entrar en el piso de Vinnie, que más bien parecía una habitación de niño con todas esas basuras del Captain BaseballBat-Boy.

Escuché sus mensajes en el contestador y recogí munición y analgésicos en los armarios. Luego salí al balcón, donde unos comandos intentaban sacar un panel metálico para asaltar la vivienda, pero no vivieron mucho para contarlo, así como los otros comandos que esperaban abajo.

Max Payne II

Por allí podríamos bajar al parking tranquilamente. Un furgón de Squeaky entró en la zona, aunque nada más abrir las puertas traseras una ráfaga de M4 acabó con las vidas de todos sus ocupantes. Más adelante una furgoneta con varios comandos esperaba.

Tuve que usar mucha puntería y concentrarme mucho para poder eliminarlos a todos a la vez que cubría las espaldas de Gognitti. Una vez muertos, entré al garaje y subí a Vinnie con el elevador, Justo en ese momento una furgoneta irrumpía en el local.

Eliminé a todos sus ocupantes y luego seguí al cabezudo por el pasillo y las escaleras. Su coche estaba allí. Antes tuve que deshacerme de un último grupo que nos seguía, pero ya éramos libres. Gognitti subió a la parte trasera del vehículo y yo al asiento del conductor. Aceleré a toda prisa y por fin pudimos librarnos de la amenaza de los comandos.