Max Payne 2 - Capítulo I

Tras su primera aventura, Max Payne dejó la DEA y volvió al departamento de policía de Nueva York como detective de homicidios.Una noche, mientras patrulla, capta un aviso sobre un tiroteo en un almacén, un almacén que sabe que pertenece a Vladimir Lem, el traficante de armas que conoció hace poco. Como no podía ser de otra manera, Max va hacia allí y...

Todo comenzó como cualquier otra novela negra, en una fría y lluviosa noche y con lo que parecía un servicio rutinario. Se habían oído disparos en un almacén cercano. Sin embargo, un frío escalofrío recorrió mi espalda cuando descubrí que el almacén del cual provenía el posible tiroteo me resultaba tristemente familiar. Vladimir Lem, el traficante de armas con quien ya traté en el pasado, era el dueño del local.

Guía Max Payne 2

Pero no era el momento de pensar en ello. Todo indicaba que había alguien allí dentro con una rehén, y tras pedir apoyo a la central me dirigí hacia el interior del edificio. Estaba demasiado tenso, tanto que hasta un simple televisor disparó mis niveles de adrenalina. Un poco más adelante se abrió una puerta y un hombre con el uniforme de la compañía de limpieza Squeaky apareció.

Se le veía demasiado jovial para la posible situación con rehenes que se cocía allí arriba, así que le pedí que me llevase hasta allí sin fiarme ni un pelo de él. Cuando me abrió la siguiente puerta y pasé a la siguiente nave del almacén, el limpiador había preparado una emboscada junto a otro compañero suyo.

Guía Max Payne 2

Ambos cayeron bajo el fuego de mi Beretta. Me apresuré a pasar la siguiente puerta. Más disparos, y otros 2 limpiadores más que neutralicé sin problemas. Esto se ponía interesante por momentos...

Proseguí hacia la siguiente puerta y subí por las escaleras. Aquello parecía un depósito de armas, pero estaba vacío. Llegué a una estancia en la que había un teléfono con un mensaje pendiente por escuchar, un mensaje con una voz que me resultó muy familiar...

También pude encontrar algo de munición en los armarios. En la siguiente sala encontré más munición y analgésicos, y parecía que había llegado al origen de los disparos. Dos hombres retenían a una mujer y planeaban ejecutarla. Mis intentos por salvarla fueron en vano. Una vez más, todo comenzaba con el asesinato de una mujer...

Tras liquidar a los 2 asesinos quise salir de allí cuánto antes. Más limpiadores llegaron como refuerzos. Para salir seguí hacia la derecha, por la puerta que antes estaba cerrada. Me abrí paso entre el fuego enemigo hasta llegar a las puertas de un ascensor.

Allí me encontré con la persona que menos esperaba ver: Mona Sax. Aquella mujer a la que creía muerta parecía haber resurgido de la nada, como un fénix, para esfumarse de nuevo tras las puertas del ascensor. Bajé al nivel inferior buscándola mientras sobrevivía a las emboscadas de los limpiadores.

Por suerte, la caballería ya estaba allí fuera. Perseguí a los limpiadores que quedaban, pero unos pocos consiguieron escapar. Winterson llegó en ese mismo instante. Mona se había esfumado por completo.

Streets of Rage 2

 Estoy rejugando la franquicia de Streets of Rage esperando a que salga la cuarta parte. El primero ya lo re-jugué y os dí mis impresiones aquí. Sega sacó dos años después, en 1992 esta segunda parte, para muchos el mejor de la...