Max Payne 2 - Capítulo II

Tras su primera aventura, Max Payne dejó la DEA y volvió al departamento de policía de Nueva York como detective de homicidios.Una noche, mientras patrulla, capta un aviso sobre un tiroteo en un almacén, un almacén que sabe que pertenece a Vladimir Lem, el traficante de armas que conoció hace poco. Como no podía ser de otra manera, Max va hacia allí y...

En cuanto me di cuenta de dónde estábamos, llamé por radio a Mona para comunicarle mi situación y que se pusiese en marcha hasta allí. El vehículo se detuvo, al fin, y el conductor de la furgoneta cayó nada más abrir la puerta trasera.

Max Payne II

Recogí las armas que habían dentro y me dirigí a la salida del aparcamiento. Otros 2 hombres bajaban por las escaleras preguntándose qué carga debería llevar su ahora difunto compañero.

Mis balas les dieron la respuesta, y yo seguí hasta el siguiente piso. Habían cajas rojas repletas de explosivos, y parecía que no eran las únicas que me iba a encontrar en todo el edificio. Debía tener cuidado.

Atravesé la puerta que quedaba a mano izquierda y continué hasta el fondo de la estancia, despachando a los limpiadores que encontré saliendo por la pasarela del piso superior.

Subí por las escaleras y entré por la puerta de la que ellos habían salido. Más explosivos allí dentro, pero esta vez me podrían ser útiles. Disparé a uno de ellos y se desencadenó una serie de explosiones que me dejaron vía libre para proseguir.

Bajé por el hueco del ascensor y desde allí abajo pude salir a una zona extrerior. Tras despejar el patio de enemigos, me introduje en la caseta para recoger nuevas armas, munición y analgésicos.

Luego atravesé la puerta de la que habían salido aquellos 2 limpiadores y seguí todo recto hasta llegar a una puerta doble. Oí voces al otro lado y esperé a que saliesen para tenderles una emboscada. Luego seguí por el pasillo de la izquierda.

Habían varios enemigos allí. Una vez neutralizados me dispuse a examinar las habitaciones en busca de cualquier cosa que me sirviese, como los preciados analgésicos (esa migraña me estaba matando).

Salí por la puerta doble del otro extremo y subí más escaleras. Nada en el primer piso. Seguí subiendo y en el segundo ya había alguien esperándome. Fui a la caza de los limpiadores por el lado izquierdo. Al llegar al agujero pasé al lado derecho a través de la habitación y pude llegar al otro extremo, a otra puerta doble, que también estaba bien vigilada y cerrada.

Por las voces que oí al otro lado deduje que me querían tender una emboscada. Cargué mis armas y di un rodeo por la puerta de la izquierda. Me concentré y abrí la puerta disparando a todo el que veía. Lancé granadas para despejar la zona e intentar hacer detonar los explosivos que había dentro.

Cuando todo había acabado tuve que aguantar bien el equilibrio por el suelo medio derruido para poder pasar por la puerta y subir más escaleras. Llegué a un depósito de armas suficiente como para armas un ejército. Tomé algunas MP5 prestadas y salí de allí por las escaleras ascendentes. Salí a otra pasarela y corrí entre las balas al otro extremo.

La puerta del ascensor estaba abierta y había una pila de cajas allí que usé para subir al piso superior. Y cuál fue mi sorpresa al ver salir del otro extremo a 3 tipos bien armados y con chalecos antibalas.

Max Payne II

En el tiroteo resultante una bala perdida impactó en los explosivos, así que tuve que saltar a la plataforma de mi izquierda para poder llegar sano y salvo al otro lado. Más escaleras. Vi uniformes de Squeaky tirados por el suelo.

Así que esos comandos eran los mismos limpiadores... Subiendo encontré más resistencia. Finalmente pude ver que el hedor que cada vez se hacía más intenso provenía de una sala repleta de cadáveres metidos en bolsas y desparramados por toda la sala.