Max Payne 2 - Capítulo VI

Tras su primera aventura, Max Payne dejó la DEA y volvió al departamento de policía de Nueva York como detective de homicidios.Una noche, mientras patrulla, capta un aviso sobre un tiroteo en un almacén, un almacén que sabe que pertenece a Vladimir Lem, el traficante de armas que conoció hace poco. Como no podía ser de otra manera, Max va hacia allí y...

Bravura no estaba contento conmigo. Era normal, después de todo lo que había pasado últimamente, y tampoco era la persona adecuada a la que pedirle muestras de afecto y comprensión.

Guía Max Payne 2

Sin embargo, charlar con Mona seguramente me aliviaría y hasta podría atar cabos escuchando lo que tenía que contarme cuando la interrumpieron en mi piso. Tenía su número. La llamé y me dio la dirección de su casa, una especie de pasaje del terror ya abandonado.

El camino hasta el piso de Mona era fácil, simplemente había que seguir en línea recta todo el recorrido, no tenía pérdida. Finalmente pude llegar a una zona detrás de bastidores y a unas escaleras que conducían a una pasarela en el piso superior.

Guía Max Payne 2

La puerta de Mona estaba cerrada, así que entré por la otra, que llevaba a un patio interior. Sin embargo, a la derecha estaba su ventana, abierta, y solo tuve que saltar por ella para acceder al piso de Mona.

La oí cantar en el cuarto de baño y fui hacia allí sin pensármelo, no sin antes tomarle prestados sus analgésicos y subfusiles que tenía por allí desperdigados. Cuando entré ella no parecía sorprendida de verme ni mostraba ningún tipo de emoción que no fuese la indiferencia.

Yo, en cambio y aunque no lo mostrara, me alegraba de verla, aunque también tenía una pistola...