The Legend of Zelda: Spirit Tracks
The Legend of Zelda: Spirit Tracks

The Legend of Zelda: Spirit Tracks, guía completa - Mundo de las Tinieblas

Saca el hyliano que llevas dentro para rescatar a Zelda y poner fin al malvado Mallard.

Mundo de las Tinieblas

Vas directo al final del juego, una serie de combates contra el enemigo final. No hay más mazmorras, así que haz acopio de todas las pociones, bombas y objetos que puedas acumular. Cuando estés totalmente equipado, súbete al tren y vete a la ruta que se te ha abierto en la parte inferior izquierda del mapeado. El viaje por las vías será además diferente: evita los nuevos trenes fantasma (más inteligentes de lo habitual), recoge las lágrimas de luz para ser temporalmente invencible, etcétera. Recogiendo las lágrimas podrás usar el silbato para ir más rápido.
Tu objetivo es destruir los seis trenes enemigos. Hazlo (chocando contra ellos) y comenzará el primer combate: Tren Diabólico.

:: Jefe: Tren Diabólico ::

Para este primer enfrentamiento estarás subido al tren y tendrá que moverte en cuatro vías paralelas. Fíjate en el mapa para ver cómo se mueve el rival y evita circular por la misma que él para evitar daños, eso sí, acércate a él en una de las vías paralelas, usa la caja de cambios y evitarás ser arrollado. Lo primero que debes hacer es destruir el último vagón, formado por cinco módulos: dispara los barriles que dejará caer eventualmente y lo conseguirás.

El siguiente vagón es más complejo. Ataca a los disparadores de rayos de los módulos cuando estén abiertos.
Por último, esquiva los rayos azules. Ponte detrás del vagón para que no te dañen y desde ahí, dispara a los cristales. Cuando los destruyas todos, tu enemigo se quedará atrás y podrás acelerar, ponerte en cabeza y dispararle en la cara de la locomotora. Repite esto hasta acabar con él.

Guarda la partida después de vencerle y, cuando acabe la secuencia, te enfrentarás a tu próximo rival: Mallard.

:: Jefe: Mallard, el Maligno ::

Mallard no está solo, sino que le acompaña su "perro" Makiavelo. Este será tu primer objetivo, dado que eventualmente lanzará una especie de ratas espectrales. Acaba con ellas a espadazos antes de que toquen a Zelda. De lo contrario Makiavelo pasará a controlar a Zelda con unas cuerdas. Si se da este caso, lanza el búmeran para cortarlas y reestablecerla a la normalidad.

Ten controlado a Makiavelo y, cuando tengas un respiro, verás que Mallard lanzará un rayo. Ponte tras Zelda, acércate poco a poco a Mallard y, cuando ambos estén volando, saca el Arco de la luz y lánzale flechazos al villano.

Mallard abandonará así el cuerpo de la princesa y comenzará el último combate, ya contra la forma original de la criatura.

:: Jefe: Mallard, Forma Final ::

Protege a la princesa de las bolas de fuego mientras ella acumula energía sagrada. Ponte frente a ella y dale espadazos a las bolas para acabar con ellas. Si vienen varias a la vez, usa el ataque circular.

Cuando Zelda reúna toda la energía, te dirá que toques una melodía junto a ella. Sopla los tubos rojo, morado, amarillo, azul y rojo. Si lo haces bien aprenderás la Melodía de Zelda, aparecerán los parientes de Radiel y empezará a brillar un símbolo en la espada del villano. Atácale con el arco de la luz en ese punto. La forma de lograrlo es girando sobre él para confundirle, luego espera a que salga el icono de aviso.

Después de darle tres flechazos, Mallard quedará tendido en el suelo. Acércate y dale espadazos en la gema roja de la frente. Repite la técnica para romperle uno de los cuernos. Repite la misma técnica para romperle el otro cuerpo.

Ahora estará cabreado, lanzará bolas de fuego sin descanso. Sigue usando la técnica hasta que caiga al suelo, dale en la gema continuamente y podrás clavarle la espada mientras frotas la pantalla con el lápiz táctil.

Si mantienes la espada el tiempo suficiente, derrotarás a Mallard. Felicidades héroe hyliano, disfruta del final del juego.

The Boys, la serie y el cómic

Al contrario de lo habitual, comencé The Boys por la serie de Amazon y creo que ha sido una suerte porque la he disfrutado muchísimo. Me ha gustado tanto que después me he lanzado a por el cómic y en una semana he leído más de cincu...