RACING

El Racing se adelanta al Recre y cierra la delantera con Cedric

Royal Excel Mouscron

El jugador nigeriano estaba a punto de ser cedido al decano, pero los cántabros negociaron un traspaso con el Mouscron belga y se hicieron con la pieza

Las últimas jornadas del mercado de fichajes son pródigas en emociones fuertes en los despachos de los diferentes equipos. Se pasa de la euforia a la desesperación a golpe de teléfóno y del abatimiento a la celebración con un correo electrónico. Ese carrusel de emociones es lo que se vivió el jueves en la comisión técnica del Racing. El arranque del día les bajó la moral cuando el agente del que era central de la Ponferradina Pablo Trigueros, Eduardo Llanos, les llamó para decirles que, a última hora, había aparecido una oferta del Mirandés y que el jugador había elegido jugar en LaLiga Smartbanki y no en Segunda B. Sin embargo, poco después, el valenciano Diego López, director deportivo del Royal Excel Mouscron, les produjo un subidón de adrenalina al confirmar que su club rompía las negociaciones para ceder al Cedric Omoigui al Recre y aceptaba la oferta de compra del Racing. Cosas del mercado. El bajonazo lo encajaron entonces los del decano.

El único problema era que, tal y como proclamaban los ejecutivos del Recre, Cedric ya había firmado hace una semana con los del Colombino, pero una vez que los abogados del Racing y el Mouscron llegaron a la conclusión de que esa firma era inútil sin el acuerdo entre clubes, a media mañana de hoy se cerró el traspaso de Cedric al Racing. El futbolista, íntimo amigo de Álvaro Bustos desde que coincidieron en la cantera del Mallorca, no ha tenido ningún problema en firmar con el Racing para las dos próximas temporadas.

Cedric Omoigui, nacido en Nigeria hace 25 años, llegó a España con 15 años, estuvo probando suerte en varios clubes de Madrid y finalmente se incorporó a la cantera del Mallorca, equipo con el que llegó a debutar en Segunda, luego pasó cedido por el filial del Valencia y el Fuenlabrada. Fue en el equipo madrileño en el que firmó los mejores números de su carrera, con 11 goles en 25 partidos.

A Cedric le ha cortado su proyección futbolística dos graves lesiones que sufrió en su rodilla izquierda, una rotura de cruzado que sufrió con el Mestalla en 2015 y otra del tendón caudricipital en 2019 con el Fuenlabrada. El jugador ha aclarado en las redes sociales su historial en este aspecto y el Racing se ha dado por satisfecho con el reconocimiento médico al que le ha sometido. Se espera que mañana esté en El Sardinero viendo el partido de sus nuevos compañeros frente al Alavés B.