The Legend of Zelda: Link's Awakening
The Legend of Zelda: Link's Awakening

Guía de la mazmorra de Fauces del Siluro en Link’s Awakening

Exploramos la mazmorra de Fauces del Siluro en Link’s Awakening de GBC ante su llegada a Nintendo Switch a modo de remake, en nuestra guía completa.

Una vez hayamos entrado en la mazmorra siguiendo las indicaciones anteriores de nuestra guía completa, empezamos la marcha yendo por la sala de la izquierda y allí acabamos con los enemigos. Seguimos a la siguiente sala para encontrar la Brújula en un cofre y bajar las escaleras. Proseguimos en el escenario vertical saltando con los pesos para llegar al otro lado y salir de la zona. Allí, en la sala con los bloques móviles, colocamos los dos superiores encima de los inferiores para formar un cuadrado y que con ello caiga una llave pequeña. Al tenerla regresamos atrás hasta la sala con la cerradura y usamos allí la llave.

Fauces del Siluro

Avanzamos hasta cruzar a la sala de la izquierda, cuya entrada está flanqueada por unas cuchillas, y dentro acabamos con los enemigos para poder recoger un pico dorado de un cofre. Tras ello regresamos dos salas a la derecha y seguimos por el norte. Allí nos encontraremos con un esqueleto armado al que tenemos que golpear primero con la espada y luego poner una bomba en sus huesos cuando se quede quieto. Tras ello seguimos por la parte derecha y luego arriba para encontrar una intersección. Tendremos que pulsar el botón del suelo para que se abra la puerta de la derecha y pasar por ella. Para conseguirlo, nos dirigimos primero a la izquierda y luego regresamos para poder mover los bloques de nuevo desde el principio, avanzar hacia la parte de arriba y hacer lo mismo para llegar finalmente a la derecha.

En esa sala nos encontraremos de nuevo con el esqueleto y tendremos que seguir la misma táctica que antes. Tras ello regresamos atrás y tomamos el camino norte ya continuación seguimos adelante y a la izquierda. Al despejar la sala de enemigos allí (acercándonos a la barrera para llegar hasta una bolita verde del otro lado) se abrirá la puerta norte y nos encontraremos con el esqueleto una vez más. En la sala de la izquierda hallaremos el mapa en un cofre. Tras ello, y para encontrarnos con la versión final del esqueleto, tenemos que regresar a la “mazmorra vertical subterránea” con los contrapesos para cruzarla y avanzar hacia el oeste. Al vencerlo de una vez por todas nos dará el Lanzagarfios, imprescindible para superar esta mazmorra. Volvemos atrás hasta la sala con los huecos en el suelo y las cuchillas y usamos el garfio para engancharnos al bloque del otro lado y pasar sin problemas.

En la nueva sala hallaremos una llave en un cofre y recordamos que podremos quitarles la máscara a aquellos enemigos que hasta ahora sólo podíamos derrotar por las espaldas. Regresamos entonces a dos salas anteriores para usar el garfio y desplegar una escalera. Con ella, seguimos hasta llegar a una sala en la que nos esperan dos arañas enemigas. Acabaremos con ellas si usamos el gancho cuando abren el gran ojo que tienen y esquivamos sus arremetidas.

Tras ello regresamos a la sala con la intersección de caminos y tomamos el de la izquierda para proseguir hasta encontrar una zona de agua. Allí nos sumergimos y cruzamos al otro lado hasta poder alcanzar un cofre que contiene la llave maestra. Volvemos al camino de la intersección y nos dirigimos arriba para engancharnos a un cofre con 50 rupias y, en la sala derecha, uno con una llave pequeña. Tras ello regresamos hasta la sala en la que apareció el portal y giramos a la derecha (parte superior de la sala) para descender por las escaleras.

Cruzamos el camino y podremos llegar a la parte superior si nos enganchamos con el garfio en la estatua de Bowser (o algo parecido). Llegaremos a la sala del enemigo final, una especie de gusano, y para vencerlo tendremos que usar el garfio para sacarlo del agujero y golpearlo repetidamente con la espada en el fragmento en el que tiene un corazón, además de esquivar los ataques de su cola. Al conseguirlo obtendremos otro corazón y el Marimbal de Viento y continuaremos el camino hacia el Templo del Rostro.