Call of Cthulhu: Dark Corners of Earth
Call of Cthulhu: Dark Corners of Earth

Call of Cthulhu: Dark Corners of Earth - Refinería Cuatro. Proceso de oro

Descubre el misterio que se esconde en Innsmouth.

Refinería Cuatro. Proceso de oro.

Tras salir del ascensor me dirigí hacia la izquierda, subiendo unas escaleras y entrando en la zona de Proceso del oro. Seguí ascendiendo por la izquierda y luego giré a la derecha hasta el final, cruzando la puerta que iba a las zonas de Purificación y Selección de oro. Allí dentro hacía muchísimo calor…. Giré a la derecha y bajé por las escalerillas. Atravesé la pasarela y entré por la puerta a tiempo de ver cómo Marsh activaba un elevador para hundirlo en el oro fundido…¡¡con Hoover dentro!!

Corrí hacia la escalerilla del final de la sala esquivando los disparos y, antes de subir, apunté y herí al psicópata, que logró escapar de nuevo. Rápidamente subí y presioné los controles del elevador para salvar a Hoover de una muerte terrible. El agente me lo agradeció a su modo y cambió las instrucciones. Después de tantos federales muertos, y de que estuviera a punto de matarle a él mismo, ya no hacía falta coger vivo a Marsh. Hoover se quedó con el maletín que había olvidado el criminal y yo bajé por donde había subido, entrando en la puerta de Selección de oro. Allí tuve un ligero mareo producto de tantísimo calor. Seguí hasta el acceso a la Zona de Fundición (SMELTING ACCES), bajando por las escaleras y entrando al almacén químico. Allí ignoré las escaleras a mi izquierda y continué recto hasta la puerta de Mantenimiento de Electrolisis.

Sentía que alguna cosa me estaba siguiendo… Al final de las escaleras crucé una puerta y…¡mierda! El cabrón de Marsh me disparó algún tipo de tranquilizante que me hizo perder la conciencia unos minutos… No hacía más que desmayarme en aquella asquerosa zona del mundo…

Al recobrarme escuché una especie de invocación y contemplé cómo 'algo' ascendía del suelo. ¿Qué demonios, en nombre de Dios, era esa cosa viscosa, enorme y llena de tentáculos? Más adelante descubriría que su nombre era Shaggoth….

Esa cosa repugnante e imposible invadía la pasarela por donde tendría que continuar mi camino. Corrí hacia la derecha dos veces y me oculté tras unas cajas para que no me viera. En cuanto lo creí oportuno salí y bajé rápidamente las escaleras, bajando en seguida otras escalerillas. Continué hasta unas terceras escaleras por las que accedí a una consola de control. ¡¡Cuidado!! El monstruo intentó alcanzarme al acercarme a la consola y tuve que tener más cuidado. Al final logré activar el botón de la bomba del tanque (VAT PUMP) y contemplé como 'eso' desaparecía hacia el fondo con un desagradable sonido.Descubrí que lo había filtrado a un segundo tanque y me moví por la ahora despejada pasarela hasta bajar por más escaleras. Al final de la nueva pasarela subí y bajé más escalerillas en dirección a una oficina y estuve a punto de volver a ser alcanzado por uno de esos tentáculos mutantes. En la oficina encontré un fusible y un botiquín que me vino de maravilla.

Con el fusible regresé al principio del todo y lo puse en la caja de fusibles. Ahora la máquina tendría que funcionar. Pulsé el botón de Electrolisis y creo que le hice bastante daño a ese moco viscoso.Ahora podía regresar por la pasarela y dirigirme por el camino de la derecha que Shaggoth había estado ocupando hasta un nuevo símbolo en la pared. Allí era donde Marsh me había disparado el dardo.

Mis sorpresas del día no acababan allí, y descubrí que el monstruo estaba bastante cabreado conmigo. Tomando aire comencé a correr en cuanto atravesé las puertas dobles y subí las escaleras. Desbloqueé la puerta de incendios y entré hasta una segunda que también desbloqueé y atravesé girando a la derecha. Volví a subir escaleras casi sin aliento, giré a la izquierda y ascendí una vez más. Me dirigí por el camino de la izquierda para meterme agachado por un conducto abierto de aire. Allí dentro, como siempre, me sentí un poco más seguro… o eso creía yo. La criatura no se daba por vencida y mi nivel de ansiedad y estrés se había disparado.

Al final del conducto caí sobre unas cuantas cajasy corrí hacia la izquierda para atravesar una puerta desbloqueada. Ascendí y volví a meterme por otro conducto de aire que, una vez más, me llevó sobre unas cajas. Sin perder ni un segundo buscando ayuda me metí dentro del ascensor y apreté el botón. La cabina empezó a moverse pero de repente se paró en seco y me quedé atrapado. No quería convertirme en una lata de comida para el Shaggoth, me siguiera persiguiendo o no, así que presioné con fuerza el botó de emergencia. Las puertas se abrieron y pude escapar de un salto antes de que fura demasiado tarde... eso había vuelto a estar demasiado cerca para mi gusto….

Hoover hizo su aparición y esta vez creedme que el tipo me cayó mejor. Al verme desarmado se encargó de solventar el problema. Aún teníamos trabajo que hacer, incluyendo salir vivos de la refinería. Fui hasta el otro lado del almacén y subí por las escaleras de la derecha. Por la izquierda encontré unos transformadores verdes, disparé contra el cerrojo y apreté el botón en la pared para acceder agachado a la zona de mantenimiento. Siguiendo el cable del ascensor llegué hasta el nivel inferior. Hoover me dio nuevas instrucciones y continué descendiendo por el interior del túnel.

Para conseguir la mayor reputación, no hice caso a ningún símbolo pintado.

¿Recomendáis Horizon Zero Dawn y su expansión?

Está tirado ahora mismo en su edición completa, tanto en la Store (15 euros), como en Amazon en físico (18 euros).   Tengo que decir que el último juego de mundo abierto que he jugado ha sido RDR2 y por momentos se me ha hecho pesado, siempre me ha gustado este género y he disfrutado mucho...