The Witcher 2: Assassins of Kings
The Witcher 2: Assassins of Kings

The Witcher 2: Assassins of Kings, guía completa - La batalla eterna

Atrapa al Asesino de Reyes con nuestra ayuda.

La batalla eterna

El símbolo del odio: Estandarte y espada
Ve a hablar con Cecil Burlon. Cuando termine de explicarte lo que ocurrió el día de la batalla, toma la salida del norte de Aedirn y ve en busca del estandarte. Tienes que cruzar el río y tomar el camino que hay junto al pequeño lago,sube hasta las ruinas donde está el cristal de la misión 'Cazando magia' y déjate caer por un saliente que hay a la derecha.

Sigue avanzando hasta que veas un camino a un lado que baja hasta una puerta derrumbada. En esa zona, verás que justo enfrente de la puerta bloqueada hay otra que da acceso al santuario. Sigue el camino del santuario hasta que llegues a la última sala.

Utiliza la señal Aard para derribar el muro de piedras y al otro lado te encontrarás con el fantasma de un guerrero. Puedes luchar contra él o engañarlo para que te de los símbolos. Si decides engañarlo, te hará cinco preguntas sobre la antigua guerra. Las respuestas son:

1. Te equivocas
2. Menno Coehoorn
3. Coehoorn ha muerto
4. Vandergrift y Seltkirk
5. Bigerhorn me hizo prisionero

Cuando termine, el fantasma quedará satisfecho y te dará permiso para recoger del sarcófago el estandarte y la espada del antiguo caballero Gondor. No podrás seguir completando la misión hasta que Saskia se haya recuperado. Después del ritual, habla con Philippa de nuevo y dile que ya estás preparado para adentrarte en la niebla.

Batalla
Al regresar al campo de batalla, Geralt revivirá distintos sucesos al ser atravesado por las apariciones. Cada uno de ellos contará un momento de la antigua batalla. El último de ellos será el que más problemas te causará. Comienzas manejando al espíritu de Seltkirk.

Al principio te encontrarás con unos cuantos soldados que te bloquean el camino. Cuando consigas llegar al centro de batalla, el fantasma y Geralt se separarán. Ahora empieza el enfrentamiento final. Primero deshazte del caballero abanderado atacándole por la espalda.

Su escudo es muy pesado así que apenas le causarás daño por esa zona. Toma distancia y espera que realice su ataque de carga. Cuando empiece a correr, salta a un lado y dale unos cuantos golpes por detrás. Utiliza la señal Quen para desviar los golpes que caballero.

Cuando consigas derrotarlo verás que eso sólo era un aperitivo. Deberás enfrentarte al draugir, un caballero de dimensiones gigantescas rodeado de fuego y roca. El draugir cuenta con una férrea armadura que le protege por completo la parte delantera.

Puedes destruir su armadura, aunque no es una tarea fácil. El único punto débil que tiene es la espalda pero tampoco te resultará sencillo acercarte a él. Atacando, el draugir es sin duda uno de los rivales más duros a los que has tenido que enfrentarte.

Su ataque con la espada es tremendamente potente, no te quedes mucho tiempo cerca de él o barrerá de lado a lado y te causará bastante daño. El momento ideal para atacarle es cuando realiza el ataque en carrera. Al igual que el abanderado, espera que vaya contra Geralt y échate rápido a un lado para esquivar.

Cuidado con los ataques que ordena desde la distancia. Cuando se cubra con el escudo apuntando hacia el cielo, una lluvia de flechas de fuego caerá sobre la zona. Pero esto no es lo peor, ya que también puede llamar a las catapultas y lanzar varias rocas sobre el terreno.

Por último, ten mucho cuidado cuando se convierta en remolino de aire. A su alrededor, empezarán a girar piedras de gran tamaño y se desplazará de un lado a otro intentando golpearte. Debes moverte rodando y esquivando sin pararte un segundo. La batalla contra el draugir es una de esas batallas que requieren de mucha destreza, paciencia y saber atacar en el momento oportuno.