Dragon's Dogma, guía completa - El azote del grifo

Rebélate contra la tirania del dragón.

16. EL AZOTE DEL GRIFO

Selecciona en tu registro de misiones esta como principal,y te aparecerá señalado en el mapa un grupo de personas con las que tienes que hablar. Cuando hables con Sir George a las afueras de la urbe, tendrás que seguirle hasta que se detenga y te ordene poner un cebo. Usaréis a un duende para tal fin, por lo que deberás encontrarlo por los alrededores y matarlo. Lleva el cadáver del duende muerto hasta la ubicación señalada para llamar la atención del grifo, que no debería tardar mucho en aparecer...

**BOSS: GRIFO**

Es un boss bastante complicado debido a la gran agilidad de la que hace gala. Los ataques por los costados suelen dar buenos resultados, aunque sus embestidas pueden llegar a ser desesperantes.

Como lo más seguro es que repitas el combate varias veces, traza una línea de ruta segura para esquivar sus ataques frontales y poder atacar el costado sin sufrir daños, pues es bastante útil memorizar cómo ataque, con qué y por dónde. De todos modos, con este proceso te costará también pues su comportamiento es impredecible.

No abuses de tus peones, los necesitarás después. El ataque de peón "salto de escudo" es bastante útil: rápido y contundente. Para no sacrificar a tus peones, a la vez que te mueves tú ordénales a ellos que se muevan con la orden de la cruceta "¡por allí!" y no uses "¡ataca!", pues lo que harían tus peones si lo haces es atacar frontalmente y, por consiguiente, morir a las primeras de cambio.

Cuando hayas rebajado su barra de salud hasta la mitad, la criatura huirá.

Tu siguiente objetivo señalado en el mapa es la ubicación a la que ha huído el grifo. Pero para llegar allí tendrás que recorrer un largo camino lleno de peligros. Tras el enfrentamiento con el grifo, guarda la partida porque los enfrentamientos con enemigos de gran envergadura serán constantes hasta llegar al lugar señalado, por lo que toma como una costumbre (y más en esta misión) lo de guardar la partida tras cada enfrentamiento.

Cuando llegues a la torre, observa el vídeo que te llevará al interior. Sube por las escaleras y verás al grifo de nuevo, pero seguirá huyendo. Por lo que ves, hay guerreros que también van en su busca, así que ayúdales en todo lo que sea posible para dar caza a la criatura. Concretamente, en lo que le puedes ayudar es en abrir las puertas que están bloqueadas por una palanca de cierre. El camino no tiene pérdida: cuando veas que los guerreros no puedan pasar, sube por las escalerillas cercanas y activa la palanca para abrir las compuertas.

El grifo volverá a hacer acto de presencia. Comienza a atacarle con la misma estrategia que la de antes, aunque al poco rato volverá a marcharse. Ve a las escaleras para llegar a lo más alto de la torre para, por fin, enfrentarte al grifo en una batalla final. La estrategia sigue siendo la misma, solo que ahora el monstruo no huirá y tendrás la oportunidad de matarlo.