Supermartes a la vista

La próxima jornada de los Juegos Olímpicos de Tokio es un supermartes para los intereses españoles. Algunos de los frentes ya se habrán sofocado cuando suene el despertador, salvo que se opte por trasnochar o por pegarse un buen madrugón. Las primeras medallas de vela, el deporte olímpico más laureado, se esperaban este lunes en las clases 49er y 49er FX, con grandes opciones para las parejas Botín-López y Echegoyen-Barceló, pero la falta de viento trasladó al día siguiente sus dos Medal Race junto a las de Finn, con Joan Cardona inspirado, y de Nacra, donde el bronce no está descartado para el dúo Pacheco-Trittel. El aplazamiento puede doblar la cosecha un día después. Lo normal, según los precedentes, es que caiga más de una. Irse de vacío sería un naufragio inesperado.

La vela apunta al medallero en una jornada que proyecta sus focos a los torneos por equipos. Por caprichos del calendario, las tres selecciones masculinas más mediáticas coinciden en fecha: fútbol, baloncesto y balonmano. El caso del fútbol es distinto, porque disputa las semifinales, por lo que todavía podría subir al podio aunque perdiera ante la Japón de Kubo. Para el basket y el balonmano es otra película en los fatídicos cuartos, la ronda que detiene o impulsa la aspiración de medalla. Ambas compiten pasadas las seis de la mañana con diferente pálpito. Suecia es un rival duro, pero accesible para unos Hispanos que se han mostrado firmes, con el único tropiezo ante Francia. El baloncesto lo tiene peor, porque el resbalón ante la Eslovenia de Doncic y el posterior sorteo envenenó el cruce con Estados Unidos, que no intimida tanto como otras veces, pero siempre intimida. Para rematar los deportes colectivos, el waterpolo femenino también porfía en los cuartos ante China, con esperanzas de éxito.

La cosa no acaba ahí. El piragüismo compite de madrugada con buenas balas, pero pase lo que pase, hay una mujer que merece ser aupada al altar olímpico: Teresa Portela suma seis Juegos, récord en el deporte femenino español. El boxeador Gabriel Escobar también tiene el podio a una victoria. Hay emociones para todos los gustos. El lunes fue estéril en medallas, aunque la vela se recupera un día después. El cuarto puesto de Eusebio Cáceres no es una derrota, aunque sepa mal quedarse tan cerca. Peor, mucho peor, fue la lesión de Orlando Ortega, ese podio no volverá. Y la eliminación de las Guerreras y de las Redsticks. El supermartes es otra historia, porque aquí sí que España se juega gran parte de su futuro en el medallero.