Valheim
Valheim

Tuétano en Valheim: cómo invocarlo y derrotarlo (tercer boss)

Explicamos cómo prepararnos para luchar contre el tercer jefe de Valheim, Tuétano, cómo evitar el veneno y cómo sobrevivr a esta dura pelea final

Para poder avanzar en el duro mundo de Valheim necesitaremos una buena armadura y un amplio repertorio de armas. Por ello es fundamental la minería: hacernos con los materiales necesarios para acabar con todas las criaturas hostiles que se nos pongan por delante. Pero, para conseguir plata y demás materiales valiosos, antes tendremos que derrotar a Tuétano, el tercer jefe del juego y que nos dará la fúrcula, un aparato esencial para la minería. En este apartado de nuestra guía completa, os detallamos cómo invocarlo y la mejor manera deacabar con él.

Preparativos antes de la batalla

Para sobrevivir a la batalla contra Tuétano necesitaremos tanto una poción de resistencia al veneno como otra de resistencia al frío. Para la primera de ellas necesitaremos cocinar malta de resistencia al veneno con miel, cardo, cola de nixe y carbón, mientras que para la segunda necesitaremos bolsas de sangre (se obtiene matando a las sanguijuelas del pantano) y ojos de enano gris. Una vez tengamos estos dos platos tendremos que dejarlos en la fermentadora durante dos días. Así obtendremos hidromiel de resistencia a la congelación y al veneno.

También necesitaremos una maza de hierro, ya que nuestro próximo enemigo es vulnerable a los golpes contundentes, y haberla subido unos cuantos niveles para que no nos consuma tanta energía. También necesitaremos flechas de hielo, que se fabrican con glándulas congeladas. Para conseguirlas necesitaremos equiparnos a conciencia, coger nuestro hidromiel de resistencia a la congelación y adentrarnos en el peligroso bioma de montaña en busca de dragones. Para vencerlos utilizaremos saetas ígneas. Os aconsejamos conseguir al menos dos staks de estas flechas para ir bien cubierto, por lo que necesitaremos acabar con al menos 20 dragones. Por otro lado, para estas flechas también necesitaremos obsidiana, la cual tendremos que picar en la montaña también.

Dentro de las criptas del pantano encontraremos una piedra rúnica que nos desvelará la ubicación de Tuétano. Una vez lo tengamos localizado, podremos acercarnos a su altar con diez huesos pálidos (que también se consiguen en las criptas) para hacer la ofrenda e invocarlo. No olvidéis ir recién descansados, con al menos tres tipos de comida elaborada en el inventario, pociones de resistencia al veneno, un set de armadura de hierro, flechas de escarcha y madera.

La batalla contra el boss

Si vamos con un grupo de compañeros este combate será considerablemente más fácil, pero también es viable vencerlo en solitario si tenemos paciencia y vamos bien preparados. Tampoco está de más tomarse una poción de resistencia al frío para evitar que el daño de la humedad se sume al del veneno. Si vamos con compañeros podemos turnarnos para pegarles cuerpo a cuerpo y mientras los demás se curan el daño recibido.

Durante el combate es muy aconsejable mantener las distancias y recurrir todo lo posible a las flechas de escarcha. También ir acabando con los súbditos de su alrededor, que también nos atacarán. Y, por supuesto, tener mucho cuidado con las nubes de veneno: aunque tengamos resistencia al mismo gracias a las pociones no somos invulnerables.

Actualmente también hay una versión más fácil para acabar con él, aunque puede que los desarrolladores acaben parcheándolo, ya que rompe la curva de dificultad del juego en este punto. Consiste en colocar escaleras de madera alrededor de un árbol cercano y subir lo suficientemente alto como para romper la inteligencia artificial del enemigo y dispararle desde la seguridad de las alturas.

Si no queréis perderos ningún detalle el juego de supervivencia vikingo os recomendamos visitar nuestros apartados dedicados a comandos y armas.