Cómic

Peter Parker, el espectacular Spiderman. Un experimento exitoso

Panini recupera en un solo volumen los veinticuatro primeros números que en 1976 empezaba a editar Marvel como nueva serie regular de Spiderman.

A mediados de los 70 Spiderman era el principal icono de Marvel, el único personaje capaz de aguantar el pulso de ventas a los cómics de Superman y Batman y uno de los pocos que mantenía varias colecciones abiertas, junto a Hulk y Capitán América,

Las andanzas del trepamuros habían comenzado en 1962 en el #15 de Amazing Fantasy de la mano de Stan Lee y Steve Ditko, curiosamente la serie cerró con este número. El personaje causó gran impacto y en mazo de 1963 tenía su propia serie regular, The Amazing Spider-Man, con la misma pareja creativa. Era un héroe atípico en el panorama de la época: adolescente, divertido, con problemas para compaginar su vida personal y 'profesional' y que destacaba por un gran sentido del humor.

Spiderman y amigos

En 1972 se ponía en marcha Marvel Team-Up, en cada una de sus historias Spiderman formaba equipo con otro gran personaje de Marvel en una aventura casual que en su gran mayoría duraban un número. La primera entrega tuvo como protagonista invitado a la Antorcha Humana y como creadores a Roy Thomas y Ross Andru. Dos años más tarde se unía a la oferta Giant Size, una publicación trimestral complementaria. Y si eso aún no fuera suficiente también se editaba Marvel Tales, en cuyas páginas se recuperaban las primeras historias del Spiderman de Stan Lee.

Un viejo sueño

Aún así en la planta noble de Marvel se veía hueco para otra serie regular más. En 1976 recuperaban un proyecto fallido de 1968, Peter Parker, El Espectacular Spiderman. Si entonces era el propio dueño de la editorial, Martin Goodman, quien saboteó el proyecto, en esta ocasión la empresa viene empujada por Stan Lee, quien confiaba ciegamente en esta fórmula, y por Gerry Conway, que acaba de terminar su etapa como director de Marvel. Era costumbre por entonces que al dejar el cargo el antiguo ejecutivo se hiciera cargo de una colección de relieve en la casa. Comway tenía en mente la colección de regular de Spiderman, en manos de Len Wein, pero se llegó al acuerdo de crear un colección a medida que también tenía a Peter Parker como protagonista.

De secundarios a estrellas

La filosofía de la nueva serie tenía como objetivo potenciar los personajes secundarios de la colección regular, dando foco a villanos en su mayoría de segunda fila, y centrarse en los problemas que tenía Peter Parker para conciliar su vida personal, estudiantil y laboral con su faceta de superhéroe. Gerry Conway, que había firmado una de las mejores etapas de Spiderman y que tuvo su punto álgido con la muerte de Gwen Stacy, abandonó el barco al segundo número, dejando la tarea al entonces director editorial, Archie Goodwin.

Varios autores de primer nivel se encargan de sus guiones en sus primeros 15 números, Jim Shooter, Chris Claremont y Bill Mantio, siendo este último quien de verdad le coge el pulso a la colección. La elaboración de las historias es compleja porque se tienen que complementar con la principal sin presentar inconsistencias que echen por tierra el trabajo de ambas.

Un dibujante solvente

Si en los guiones hubo al principio un importante baile de artistas, en el caso de los lápices es Sal Buscema el encargado de poner la calidad en la mayoría de sus números, con un paréntesis en el #11 de un jovencísimo George Pérez. Sal había dado sus primeros pasos en Marvel entintando los dibujos (Silver Surfer), de su hermano John, el gran dibujante de Conan. En seguida se consolidó como uno de los grandes talentos de la editorial, aunque no haya recibido todo el reconocimiento que merece, y una gran mayoría de los iconos de Marvel han pasado por sus manos: Capitán América, Hulk, Los Defensores, Thor, Vengadores, Daredevil. Los Cuatro Fantásticos, Iron Man, Ghost Rider, Namor, X-Men...

Su estilo es muy académico con una arquitectura de viñeta muy limpia que consigue a través de líneas finas y fondos poco recargados. Otro de sus sellos personales es intercalar entre varias escenas de acción, rostros de sus personajes dotados de una enorme expresividad gracias a sus bocas y ojos exageradamente abiertos. En los años 80 se alejo de la ortodoxia para buscar un dibujo mas experimental, influenciado por Bill Sienkiewicz, y demostrar así el enorme talento que poseía.

Conclusión

Peter Parker, el espectacular Spiderman es un cómic que en muchos de sus aspectos se adelanta más de una década a su tiempo, la elaboración de los personajes secundarios, la mezcla de tramas y la presencia de cierta crítica social lo colocan más cercano a lo que se haría en los 80. Tiene el gran acierto de poner luz a los personajes secundarios de Spiderman y transformar en estrellas de primera fila a enemigos secundarios.

La fórmula con algunos retoques perdudarái en el tiempo y la colección permaneció abierta hasta 1987. En 1988 Espactacular Spider-Man le tomaba el relevo.

También te puede interesar:

Ficha

Guion: Gerry Conway, varios

Dibujo: Sal Buscema

Fecha: 29-9-2022

Páginas: 440 color

Tamaño: 17x26

Formato: Tapa dura

Contiene: Peter Parker, The Spectacular Spider-Man 1-24.

ISBN: 9788411018715

Precio: 44, 95 euros

Editorial: Panini