Fantasía inmortal

Top 10: los mejores juegos de la saga Final Fantasy

Al calor del lanzamiento de Final Fantasy VII Remake, repasamos los títulos más destacados de la franquicia en función de los análisis de MeriStation.

La espera ha concluido. Final Fantasy VII Remake ya está en la tiendas. La versión reimaginada del clásico de Squaresoft regresa con una actualización que va más allá del remozado gráfico. Square Enix ha construido un proyecto ambicioso que expande la historia y modifica las mecánicas jugables. El estudio ha prescindido de los combates por turnos, lo que no significa que el factor estratégico haya desaparecido por completo. Ya lo decía Tetsuya Nomura, codirector y diseñador de personajes, en uno de los episodios de Inside Final Fantasy VII Remake. A pesar del cambio de enfoque en el sistema de combate, el creativo tenía claro que debía mantener los valores numéricos, pues considera que son la escencia de la saga.

Todos los Final Fantasy comparten puntos comunes, elementos que están en cada uno de los videojuegos de la serie. Sin embargo, de la misma manera que existe un engarce común, la jugabilidad siempre ha ofrecido sistemas nuevos e historias inéditas. De hecho, hasta la llegada de Final Fantasy X-2, no hubo secuelas oficiales. Mientras tanto, en los últimos años, la saga ha tenido dificultades para encontrar la fórmula. Hajime Tabata recogió el guante de Tetsuya Nomura en Final Fantasy XV, pero en el producto final se percibían los años de vicisitudes que había vivido su desarrollo.

Final Fantasy no se ha ganado su reputación por casualidad. El título creado por Hironobu Sakaguchi en los años ochenta salvó a Squaresoft de la quiebra y se convirtió en un claro competidor de Dragon Quest, aunque el destino y las circunstancias han querido que ambas sagas se guarezcan bajo el mismo paraguas tras la fusión de Square y Enix. Tras más de treinta años, decenas de videojuegos en el mercado y muchas historias narradas, aprovechamos el estreno de Final Fantasy VII Remake para clasificar los juegos en función de las notas que dimos en MeriStation. No se tienen en cuenta los spin-offs ni las expansiones en los juegos online.

1. Final Fantasy VII, el debut de la saga en Europa

Análisis MeriStation (10)

Las compañías no creían que los JRPG fueran a tener éxito fuera de las fronteras japonesas. Por eso, Final Fantasy no se publicó en Europa hasta la séptima entrega. Sin embargo, el clásico de Squaresoft para PlayStation dejó su impronta y se convirtió en uno de los juegos más laureados de la historia, incluso en Occidente. Esta entrega marcó el final de una fructífera relación entre Nintendo y Squaresoft. Los desarrolladores se decantaron por la plataforma de Sony, principalmente porque el formato cartucho de Nintendo 64 dificultaba la introducción de escenas cinemáticas debido a las limitaciones de memoria. La cuestionable localización en inglés y español por fin se ha resuelto, aunque fuera en el remake.

Cloud Strife es un mercenario, un antiguo miembro del cuerpo de élite Soldado. Cansado de trabajar para Shinra, firma un contrato con el grupo ecoterrorista AVALANCHA, cuyo objetivo es destruir los reactores Mako, gestionados por Shinra. La empresa está utilizando esa fuente de energía para alimentar la tecnología, algo que está minando la savia vital del planeta. Cloud se reencontrará con Tifa, pero conocerá a otros personajes como Barret, Aeris, Red XIII, Caith Sith y demás protagonistas. Los combates ATB destacan por su sistema de materias, que se ha adaptado también en el remake.

Top 10 Final Fantasy
La imagen pertenece a ports actuales de Final Fantasy VII.

2. Final Fantasy VI, la ópera magna de Terra

Análisis MeriStation (10)

Como todos los juegos previos al séptimo capítulo, la versión original de Final Fantasy VI no se comercializó en Europa hasta que lanzaron el port de PSX. Los norteamericanos, en cambio, sí gozaron de la obra, aunque fue conocida como Final Fantasy III, un lío de números que se llevó a cabo para ser consecuentes con los lanzamientos anteriores en ese territorio. Más adelante, cuando todos los clásicos inéditos se adaptaron a nuevos sistemas, los títulos retomaron el orden correcto en Estados Unidos. Final Fantasy VI supuso la despedida de las dos dimensiones dentro de la saga principal.

Terra Branford es la primera protagonista femenina de Final Fantasy. Desde entonces, solo Lightning, de Final Fantasy XIII, ha tenido ese rol en la saga principal, aunque alguna secuela sí ha contado con mujeres protagonistas. La historia de este capítulo comienza tras la Guerra de los Magi, una cruenta batalla que enfrentó a humanos y espers. Más de un milenio después, el poderoso imperio intenta someter a todos los pueblos bajo su bota. Es entonces cuando Terra, que vivía controlada por el imperio, conoce a Locke y se une a la resistencia.

3. Final Fantasy IX, magia y brujería medieval

Análisis MeriStation (9.4)

PlayStation 2 estaba a punto de lanzarse cuando Final Fantasy IX salió al mercado. PSX cerró una trilogía dorada con uno de los títulos más queridos de toda la saga. Si Final Fantasy VIII se decantaba por el estilo realista, la novena entrega prefirió volver a los modelos superdeformed, con personajes cabezones. El tono medieval se mezclaba con la tecnología en una obra que destacaba por muchos motivos, entre los que se encontraba la magnífica banda sonora de Nobuo Uematsu, el compositor de cabecera de la saga. La dirección pasó de Yoshinori Kitase a Hiroyuki Ito, director de Final Fantasy IV, VI y XII.

Yitán es un joven ladruenzuelo que forma parte de la banda de teatro Tántalus. La narración arranca con el secuestro de la princesa Garnet von Alexandros, de la ciudad de Alexandría. Sorprendentemente, Garnet desea abandonar su hogar a toda costa, así que acompaña de buena gana a la banda de bandidos. Las cosas no van bien en el reino desde hace tiempo, pues fuerzas oscuras se han infiltrado en el corazón de Alexandría. Final Fantasy IX toma al pie de la letra el título que da nombre a la saga y brinda una aventura llena de fantasía, aventura y magia.

4. Final Fantasy X, el deber de la invocadora

Análisis MeriStation (9)

Algunos consideran que es el principio del fin de la saga tal y como se la conocía hasta entonces. Los mapamundis habían sido un elemento intocable en la serie, algo que desapareció en Final Fantasy X. Que fuera más lineal no significa que no hubiera cosas por hacer, ya que Squaresoft respetó la exploración y añadió tareas y desafíos adicionales. Además, su sistema de combate, también por turnos, implementaba elementos inéditos, como la posibilidad de sustituir a personajes en mitad de la batalla.

Tidus, estrella del Blitzball, el particular deporte de Zanakard, sufre el ataque de una enorme bestia mientras jugaba uno de sus partidos. El joven no muere a manos de Sinh gracias a la certera y rápida actuación de Auron. Cuando Tidus despierta, se halla en un lugar desconocido. Allí se topará con Rikku y entrará en contacto con un buen número de personajes, entre ellos, la invocadora Yuna. Cada diez años, el poderoso Sinh resucita y el invocador o la invocadora correspondiente deberá sacrificarse y morir para que todo vuelva a la normalidad durante ese lapso de tiempo. El turno le llega a Yuna, que se embarcará en un viaje donde descubrirá el amor y muchas otras cosas. La secuela, Final Fantasy X-2, pierde el tono serio y ofrece una experiencia más desenfadada.

5. Final Fantasy IV, el primero de SNES

Análisis MeriStation (9)

La nueva generación de consolas le sentó bien al género de los JRPG, que por fin pudo lucirse con un apartado gráfico más deslumbrante. En el caso de Final Fantasy IV, la jugabilidad se benefició enormemente, ya que fue el juego que estableció el ATB (Active Time Battle), diseñado por Hiroyuki Ito. Se diferencia del sistema original porque añade una barra que determina cuándo van a poder atacar los compañeros. Desaparece, eso sí, el sistema de trabajos.

Cecil Harvey, Caballero Oscuro, lucha junto al ejército de Baronia como capitán de la flota de las Alas Rojas. A su derecha, uno de los Draconarius y amigo de la infancia, Kaim. Las órdenes del soberano están lejos de la mesura que había demostrado antaño, por lo que muchos empiezan a preguntarse qué es lo que le ha ocurrido. Cecil le transmite al rey las suspicacias y este lo releva del mando y lo envía a una misión en la que por fin abrirá los ojos.

6. Final Fantasy VIII, amor y guerra

Análisis MeriStation (9)

Tras el éxito de la séptima entrega, era complicado ofrecer un producto que entusiasmara a los jugadores de la misma manera que la entrega anterior. Final Fantasy VIII fue el segundo juego de la saga para PlayStation, una producción que salió dos años después de Final Fantasy VII. El director Yoshinori Kitase, que también estuvo a cargo de la aventura de Cloud, optó por un sistema de combate basado en los enlaces, que no terminó de cristalizar. A diferencia de otros capítulos, la magia era perecedera, en el sentido de que funcionaba como los objetos. En función de los vínculos, las estadísticas de los personajes y las armas también sufrían cambios.

Squall Leonhart no es lo que se dice el alma de la fiesta. De carácter taciturno y tímido, el joven se prepara para convertirse en Seed, un cuerpo de élite que se dedica a cumplir encargos por contrato, aunque su objetivo final es acabar con las brujas. Las clases en el Jardín de Balamb anteceden al examen final que Squall y otros compañeros deben atender si desean cumplir sus objetivos. Una vez graduados, se embarcarán en una historia épica llena de aventuras y de traiciones, en las que no faltará el amor. Un amor romántico con Rinoa (de ahí el logo de Final Fantasy VIII, que muestra a ambos protagonistas abrazados), sino también el amor entre amigos.

7. Final Fantasy XII, un sistema de batalla diferente

Análisis MeriStation (9)

El contexto histórico de Final Fantasy XII (PlayStation 2) viene precedido por el fracaso en taquilla de Final Fantasy: La Fuerza Interior, una película dirigida por Hironobu Sakaguchi que estuvo a punto de arruinar a Squaresoft, hasta el punto de que tuvo que fusionarse con Enix. La operación se saldó con la salida del propio Sakaguchi y con el adiós de Nobuo Uematsu, que fundó la empresa Smile Please. La relación de este último con Square Enix no se extinguió del todo, puesto que ha participado en otros proyectos. Sea como fuere, la situación de esta duodécima entrega se complicó debido a la enfermedad de su director, Yasumi Matsuno. Ito lo sustituyó cuando no pudo continuar en su labor.

En Final Fantasy XII, los amigos Vaan y Penelo sueñan con un futuro como piratas espaciales. Claro que en ese intento pronto se las verán con problemas de todo tipo. La muerte del emperador da pie a una sucesión complicada y a una actitud beligerante del nuevo emperador. El argumento toma carices más políticos y modifica su sistema de batalla, que no deja de lado los turnos, pero que abandona los combates aleatorios. El jugador ve en todo momento al enemigo en los escenarios, por lo que puede sortearlos si así lo desea. Se implementa además el sistema de Gambits, que automatiza las acciones de los aliados. La secuela, Revenant Wings, es un juego de estrategia para Nintendo DS que continúa la historia del original.

8. Final Fantasy XIV, el ave fénix

Análisis MeriStation (8.5)

El estreno de Final Fantasy XIV Online solo se puede calificar de una forma: desastroso. Su infausto debut coincidió con un momento delicado dentro de Square Enix. Final Fantasy XIII no había convencido y Versus XIII continuaba en el limbo, lo que sembró la preocupación entre los fans de la saga. Pero los japoneses reaccionaron, ¡vaya si lo hicieron! Cambio de director mediante, el estudio trabajó en una versión que salió un año después. Final Fantasy XIV: A Realm Reborn renació, como dice su título, y se ha convertido en uno de los MMORPG mejor valorados de la historia.

Que el título sea online no implica que no posea carga narrativa. La premisa recoge un período constante de guerra entre las naciones de Eorzea, tan empeñados en sus batallas que no alcanzan a ver las acciones de un imperio localizado al este, Garlean, que se acerca para destruir Ala Mhigo. Ante ese enemigo común, deberán unirse y alzar las armas contra el invasor. Cabe destacar que Nobuo Uematsu regresa a la composición de la banda sonora.

9. Final Fantasy V, la consolidación del sistema de trabajos

Análisis MeriStation (8.5)

Puede que Final Fantasy II estableciera las bases del sistema de oficios, pero no fue hasta la tercera entrega cuando esa mecánica se implementó completamente. Final Fantasy IV, el primero de SNES, lo dejó aparcado, pero el quinto capítulo reforzó ese sistema, que desde entonces ha aparecido recurrentemente, incluso en spin-offs como Final Fantasy X-2. En cuanto a Final Fantasy V, nunca ha tenido la trascendencia de IV y VI, muy a pesar de que su calidad es incuestionable.

Los cuatro cristales vuelven a cobrar protagonismo, ya que en la mitología de este título, cuando uno de los cristales es destruido, desaparece el elemento correspondiente. De suceder, un espíritu maligno regresará de entre los muertos y sembrará el caos en el mundo. El argumento nos pone en la piel de Bartz, un personaje que viaja con su chocobo justo en el preciso momento en que un meteorito cae sobre la tierra. El joven se acerca a investigar el cráter y descubre a una muchacha, a la que deberá ayudar.

10. Final Fantasy XI, el primer juego online de la saga

Análisis MeriStation (8.5)

En su día fue polémico el hecho de que Square Enix decidiera catalogar a Final Fantasy XI Online como un videojuego de la saga principal. Sin embargo, todos sus elementos esenciales se mantenían, incluyendo la historia, las invocaciones y muchos otros aspectos de los clásicos. El tiempo le ha dado la razón, puesto que desde su lanzamiento en PS2 y PC, el título ha seguido con vida y ha funcionado muy bien en el mercado de los MMORPG, lo que motivó a la empresa a volver a intentarlo con el decimocuarto capítulo.

La narración se sitúa veinte años después de las Guerras del Cristal, que enfrentaron a San d'Oria, Bastok y Windurst contra las huestes de un maligno enemigo. Por supuesto, al tratarse de un proyecto de naturaleza online, recibió numeroso contenido extra que fue expandiendo el juego principal.


 

A continuación, dejamos un breve reseña con el resto de títulos de la saga:

Final Fantasy, el comienzo de todo

Squaresoft se hallaba en serios problemas económicos cuando Hironobu Sakaguchi comenzó a trabajar en un nuevo RPG, un concepto de juego novedoso que también exploró Dragon Quest. Ambas sagas entablaron una especie de competición, pero se diferenciaban lo suficiente como para que cada una mantuviera su propia identidad. Desarrollado por un equipo de apenas siete personas, el títulos consiguió salvar al estudio de la quiebra total.

Los conceptos básicos que aparecen en Final Fantasy empiezan a trazar algunas de las líneas maestras que continúan en la saga hasta la fecha. Hablamos, por ejemplo, de los cristales de poder o de la construcción de los protagonistas, a menudo predestinados a convertirse en héroes.

Final Fantasy II, más y mejor

Análisis MeriStation (7)

Si en 1987 se puso a la venta el juego original, el equipo de Hironobu Sakaguchi no tardaría demasiado en repetir. Final Fantasy II vio la luz en exclusiva para el mercado japonés, allá por diciembre de 1988. Las líneas maestras seguían siendo las mismas, aunque en esta ocasión se permite el guardado de hasta cuatro partidas distintas. Destacaba ademas el embrión del sistema de trabajos, puesto que los personajes podían portar libremente las armas o magias que el jugador desee y entrenar al protagonista para reforzar un tipo de trabajo determinado.

Firion, María, Guy y León son cuatro jovenes del reino de Fynn que tienen un pasado común: sus padres fueron asesinados por el imperio de Palmecia, que se valió de monstruos infernales en su intento de dominación mundial. El emperador dio por muertos a los muchachos, pero estos sobrevivieron gracias a los cuidados de personajes como Hylda o Minu, pese a que León permanecía desaparecido. Todos se unirán a la causa para desterrar a las fuerzas de la noche.

Final Fantasy III, un paso hacia adelante

Análisis MeriStation (8)

El 21 de noviembre de 1990, Nintendo comercializó Super Nintendo, su nueva plataforma de videojuegos de 16 bits. Ese mismo año, Final Fantasy III hizo acto de presencia, pero no como un producto para SNES. La 8 bits de los de Kioto todavía tenía vida por delante, de modo que Squaresoft preparó una última entrega para ese sistema. En términos jugables, se recogieron muchas de las mecánicas de los anteriores, aunque la obra se reforzó con novedades que continuarían en capítulos posteriores, como por ejemplo, la posibilidad de atacar a miembros de tu propio equipo.

A nivel argumental, se narra la clásica historia del bien y del mal. El equilibrio entre las dos fuerzas se quiebra y los cuatro guerreros de la luz aparecen con el objetivo de volver a reestablecerlo. Los luchachores se embarcarán en una misión en la que descubrirán su propio papel en la historia.

Final Fantasy XIII, una entrega polémica

Análisis MeriStation (8)

Desde Final Fantasy VII, la saga había estado ligada a consolas PlayStation, algo que volvió a cambiar con PlayStation 3. Square Enix decidió que Final Fantasy XIII también gozaría de una versión para Xbox 360. Dirigido por Motomu Toriyama, el juego volvió a redefinir la jugabilidad, esta vez en una dirección que no agradó a muchos jugadores. Su estructura lineal seguía más los preceptos de los dungeon crawler que de los JRPG de toda la vida. En cambio, sus secuelas —Final Fantasy XIII-2 y Lightning Returns— dieron pie a una exploración más extensa del mundo.

Anima, un Fal'Cie de Paals, amenaza con convertir a todos los habitantes de la zona en Lu'Cie, por lo que Sanctum ordena el exilio de todas las personas en contacto con Anima. Mientras La Purga se sucede, Lightning trata de salvar a su hermana Serah de un terrible destino. Todo se complicará cuando el grupo de resitencia NORA comience una de sus operaciones y la madre de un muchacho, Hope, muera poco después.

Final Fantasy XV, un reino en peligro

Análisis MeriStation (8)

El director Hajime Tabata no lo tuvo fácil con Final Fantasy XV. El título nació como Final Fantasy Versus XIII, un juego que estaba previsto en exclusiva para PlayStation 3, pero cuyo desarrollo se sumió en una espiral de problemas que obligó a Square Enix a cancelar el proyecto. Tetsuya Nomura, hasta entonces director, fue relegado de la dirección, mientras que Tabata se hizo con las riendas del proyecto. En esencia, se rescataron algunos de los personajes principales, así como ciertos aspectos de su mundo y de su guion original, pero se rehizo el resto.

El malvado Imperio de Niflheim invade el Reino de Lucis cuando se disponían a firmar un acuerdo de paz. Es un complot urdido por el emperador para hacerse con el cristal, un artefacto de increíble poder. El gobernante no cuenta con la supervivencia del príncipe Noctis, que se encuentra fuera del reino en el momento de la invasión. Desde el exterior, Noctis escucha las noticias de la muerte de su padre, el rey Regis, por lo que tendrá que emprender un viaje a lo largo y ancho del mundo para recuperar el trono y salvar a su pueblo. El equipo liderado por Hajime Tabata traslada el espírito de las Road Movie en un videojuego no exento de problemas, que se corrigió a posteriori mediante actualizaciones gratuitas.

Final Fantasy VII Remake

Final Fantasy VII Remake es una nueva versión del célebre J-RPG de Square Enix para PlayStation 4 con un apartado técnico de nueva generación para un título que se lanzó por primera vez en 1997 y se considera universalmente como título de referencia del género RPG. A la cabeza del desarrollo estarán los miembros clave del proyecto original: el productor Yoshinori Kitase, el director Tetsuya Nomura y el guionista Kazushige Nojima. El mundo está dominado por la compañía eléctrica Shinra, una siniestra corporación que controla la energía mako, la fuerza vital del planeta. En la enorme ciudad de Midgar, una organización contraria a Shinra llamada Avalancha intensifica su resistencia. Cloud Strife, un antiguo miembro de la unidad de élite Soldado convertido en mercenario, presta su ayuda al grupo sin saber las épicas consecuencias que esto acarreará.

Final Fantasy VII Remake