Final Fantasy VIII
Final Fantasy VIII
Carátula de Final Fantasy VIII

¡Larga vida al Rey!.

J.M. Luque

Hasta hace poco existían siete grandes obras de arquitectura o estatuaria que por su grandiosidad y belleza se denominaban "Maravillas del Mundo", en el momento en que Square finalizó el último capítulo de su saga Final Fantasy, aun sin ser arquitectura o monumento, estas maravillas pasaron a ser 8.

"Yo estaré aquí... ¿Por qué?... Te estaré esperando... aquí. ¿Por qué?... Te estaré esperando. Si tu vienes... Te encontraré... Te lo prometo." Estas son las frases que nos introducen, junto a la gran presentación, al universo de Final Fantasy 8. Entramos en una

Final Fantasy VIII (PlayStation)

épica historia de amor, odio, guerra y paz en un mundo basto y extenso donde se desarrollará nuestra aventura. Squall será nuestro protagonista, miembro de un cuerpo de élite del ejercito, llamados Seeds. Estos fueron creados para luchar contra la amenaza de las Brujas y hordas de monstruos en la tierra. Los Seeds son entrenados en los Jardines, allí numeros estudiantes intentan alcanzar este rango solo al alcance de unos privilegiados.

Nada más empezar el juego es inevitable la comparación con el capítulo anterior de la saga. Muchos jugones esperabamos una continuación de aquél, referente a historia y personajes y nos equivocamos. FF8 es una evolución pero en matería de tecnología y juego, es una historia totalmente independiente al séptimo capítulo. Si en FF7 el aspecto gráfico y visual era uno de lo más cuidados, en esta entrega Square va mucho más allá. Empezando por los personajes, los cuales son más humanos, más reales, se deja atrás la apariencia de "muñecos", la definición poligonal que poseen es asombrosa. Los escenarios del juego es hoy por hoy lo mejor visto en Psx, escenarios prerenderizados con todo lujo de detalles, variedad total desde el primer al último CD.

En ellos encontramos pequeñas animaciones y guiños con los que apreciamos el mimo y cariño con que Square ha cuidado el aspecto visual. Si la calidad de las escenas renderizadas en FF7 era soberbia, decir que en esta entrega han sido superadas de largo, la

Final Fantasy VIII (PlayStation)

calidad visual y espectacularidad que encontramos en ellas hacen que disfrutemos como nunca frente a nuestra TV. La escena de la introducción, la persecución del cangrejo mecánico a Squall, el baile de graduación, el desfile de Edea en Delling, el asalto de Galbadia al Jardín... y para redondear el impresionante final, todas ellas pasarán a la historia del videojuego como momentos inolvidables y siempre perdudarán en nuestras retinas.

Otra evolucion respecto a la séptima entrega de Final Fantasy es el cambio de las Invocaciones por los Guardians Forces. Los personajes de inicio no poseen ningún poder mágico, necesitan de enlazarse con algún Guardian Force para utilizar magias, extraerlas de nuestros enemigos, poseer habilidades extraordinarias, usar objetos o solicitar la devastadora ayuda de estos. Por tanto, los Guardian Forces(G.F.) son elemento clave en la aventura. A medida que ganamos batallas obtenemos puntos de experiencia para el personaje asi como para los G.F., los cuáles irán aprendiendo habilidades nuevas que resultarán imprescindibles para llevar a buen puerto nuestra aventura. Las animaciones que se producen al llamar a los G. F. es de una impresionante espectacularidad. Ifrit, Quetzal, Shiva, Diablo... así hasta llegar al número de dieciseis, más otros seis invocados por items o no controlables.

Final Fantasy VIII (PlayStation)

El antiguo sistema de materias ha cambiado, en FF8 una vez enlazado algún G.F. al personaje dispondremos de las habilidades clásicas(fuerza, vitalidad, rapidez, etc.) que disponga ese G.F. Estas podrán ser potenciadas uniendo las magias extraidas a nuestros enemigos. La primera impresión de este nuevo sistema es que es más complicado, este pensamiento se diluirá a los 15 minutos de juego, gracias entre otras cosas a los innumerables tutoriales que Square nos proporciona a lo largo de la aventura.

Las magias de las que dispondremos, una vez extraidas, son similares al anterior capítulo con alguna pequeña novedad y con la misma vistosidad, en menor medida, que los G.F. al

Final Fantasy VIII (PlayStation)

ser utilizadas.

La jugabilidad y adicción del juego es sorprendente. Es fundamental para esto la increible historia que nos propone el octavo capítulo de la saga Final Fantasy y la cual nos tiene enganchados desde el inicio. Y para seguir a la perfección el hilo argumental del juego Square nos trae su FF8 con una perfecta traducción al castellano, los que jugasteis al FF7 os acordareis de ciertos gazapos y malas traducciones, olvidaros de aquello. En este episodio la localización a nuestro idioma es muy buena, sin fallo alguno, esto tiene gran merito pues hay que tener en cuenta la gran cantidad de diálogos que posee el juego.

Imaginad si habrá diálogos en las 60-90 horas que puede durar, ¡si!, habeis leido bien, casi 100 horas de juego nos va a proporcionar FF8. Algo nunca visto en PlayStation. Tantas horas de juego son debidas en gran parte a la historia en si, pero los mini-juegos, secretos, juego de cartas tienen gran culpa de ello tambien. El juego de cartas llega a ser complementario al principal, con unas reglas básicas y muy parecido al famoso "Magic", el deseo por conseguir

Final Fantasy VIII (PlayStation)

las 110 cartas hará que estemos continuamente desafiando a los habitantes de FF8.

No pocas horas habrá que invertir también en conseguir los dieciseis G.F. que nos brinda este capítulo, dieciseis que podremos utilizar e invocar a nuestro antojo más otros seis que no controlaremos o que saldrán mediante items.

Otro pequeño mini-juego es el examen de Seed, al ir aprobando los 30 rangos que existen nuestra "minuta" subirá. Si te resultan dificil, aquí tienes las respuestas. Porque la única posibilidad de comprar objetos o pociones en el juego es pagando religiosamente con el dinero ganado por ser Seed.

Estos y muchos más secretos e historias paralelas las encontraremos en FF8, por supuesto sin olvidar a nuestros queridos chocobos que al igual que Cid hacen acto de presencia en este capítulo.

Final Fantasy VIII (PlayStation)

Las agradables melodias no se separaran de nuestro lado en toda la aventura, mil y una composiciones de excelente nivel sonarán en nuestra Psx amenizando cada paso que demos con Squall, Rinoa y compañía. Este es otro aspecto que se ha mejorado del capítulo anterior, la música está situada al mismo nivel que gráficos, historia y jugabilidad. Al igual que sucede con las secuencias en fmv la composición de la intro y la canción Eyes on Me se quedarán en nuestra mente para siempre.

El apartado del sonido fx es el único al que se le puede sacar algún pequeño "pero", el motivo no es otro que el no encontrarnos con los diálogos hablados. Después de jugar con MGS o Soul Reaver con un perfecto doblaje al castellano se hace raro no encontrar en esta super-producción de Square algo similar, quizás el aumento en número de CD'S o un posible retraso en el juego decidiera a Square por no introducirlo. Pero en el aspecto global, el sonido fx en FF8 es de sobresaliente, con una amplísima variedad de efectos sonoros: pasos, explosiones, cantar de pájaros, ruidos ambientales, etc y con un sistema desarrollado por Square en el que la tridimensionalidad de estos nos envuelven en todo momento.

Podríamos definir a FF8 el mejor juego del sistema PlayStation por varios motivos: historia,

Final Fantasy VIII (PlayStation)

durabilidad del juego (entorno a 60-90 horas de juego), gráficos, músicas, sonidos y a su increible jugabilidad. En verdad, lo tiene todo. Con FF8 Square ha logrado enganchar al que era reacio del séptimo capítulo y mantiene a los millones de jugones que nos encandilamos con aquel o con algún otro capítulo anterior. Esperando el dia en que podamos prenseciar el siguiente episodio de la saga, solo podemos decir: ¡Larga vida al Rey!.