Splinter Cell - Cuentos Chinos

Tras pasar una serie de pruebas físicas (del todo innecesarias, estás en muy buena forma), los mandamases han quedado convencidos al 100% de que Sam Fisher es el hombre indicado para hacer frente a la peligrosa operación que están a punto de organizar. Enhorabuena, vuelves al servicio activo en defensa de la seguridad mundial. Tu primer ?encargo? no parece, de entrada, demasiado complicado: localizar a unos agentes de la CIA en Georgia, desaparecidos en cumplimiento de una peligrosa misión.


CUENTOS CHINOS

Nikoladze ha huido a la embajada china en Myanmar, y donde esté Nikoladze, ahí estarás tú. Desde el punto de inserción, y tras haber conversado con tu nueva compañera, date la vuelta y dirígete por el callejón a tu derecha. Trepa por el muro y verás dos soldados patrullando al otro lado. Líbrate de ellos como quieras, pero recuerda que en esta misión no puedes ocasionar ninguna baja ni hacer que suene ninguna alarma. En este caso, una buena idea es utilizar los contenedores de basura como escondite.

Splinter Cell (PlayStation 2)

Al final de la calle, a la izquierda, verás un bidón en llamas. Allí encontrarás una escalera metálica, y arriba deberás avanzar hasta unos andamios. Sube hasta el andamio superior por la escalerilla y, al final, verás una cuerda que cruza la calle. Una vez en el otro lado, recoge a tu derecha un equipo médico y ve hacia la izquierda, por la cornisa de la pared. Cuando llegues a la esquina, toma impulso y salta al siguiente tejado, por el que podrás avanzar hasta el final de la calle. Allí salta abajo rápidamente o te localizarán.

Cuando pasen los dos soldados, corre hacia el otro lado de la calle, hacia la zona en obras, y baja por el agujero de las alcantarillas a tu izquierda. Puedes hacer esto de un tirón sin que te vean. Una vez abajo, ve a la derecha, y luego a la izquierda, siguiendo a un grupo de 3 soldados de patrulla. Tuerce a la derecha y avanza por el largo túnel. No te dejes un equipo médico que encontrarás a medio conducto, en una habitación abierta a la izquierda.

Sigue a la patrulla a una distancia prudencial y, tras la conversación que oirás al doblar un recodo, sube por la primera escalerilla hacia arriba que encuentres. No te apresures a salir a la calle, ya que arriba hay dos soldados, uno de ellos patrullando.

Trepa por el andamio, cuélgate del tubo y cruza hacia la derecha. Entra por la ventana abierta, trepa por la cañería hacia arriba y, tras el gran cartel luminoso, encontrarás a tu contacto, que te pondrá al corriente de los siguientes pasos a seguir. Antes de descolgarte por el muro gracias a la chimenea, recoge el equipo médico de ese tejado.