Splinter Cell - El Servidor

Tras pasar una serie de pruebas físicas (del todo innecesarias, estás en muy buena forma), los mandamases han quedado convencidos al 100% de que Sam Fisher es el hombre indicado para hacer frente a la peligrosa operación que están a punto de organizar. Enhorabuena, vuelves al servicio activo en defensa de la seguridad mundial. Tu primer ?encargo? no parece, de entrada, demasiado complicado: localizar a unos agentes de la CIA en Georgia, desaparecidos en cumplimiento de una peligrosa misión.


EL SERVIDOR

Nos encontramos en un corredor en forma de T a la derecha, un despacho, a la izquierda, una sala con fotocopiadoras. Un tipo saldrá del despacho y se dirigirá a la otra habitación, el momento ideal para entrar ahí y recuperar el código de la sala del servidor desde el terminal. Más adelante, al final del pasillo, veremos un cartel que nos indica a la izquierda la estación de seguridad A, y a la derecha el servidor y la sala de seguridad del servidor.

Splinter Cell (PlayStation 2)

Un guardia patrulla ese pasillo: o lo esquivas, o lo noqueas. Pero cuidado, que no te conviene ir dejando atrás demasiados cuerpos. Tarde o temprano alguien puede descubrirlos y dar la alarma, con lo que aumentará el nivel de seguridad; además, tres alarmas y la misión habrá fracasado. Ir a la izquierda tiene la ventaja de que, si podemos poner fuera de combate a los vigilantes sin ser descubiertos, podremos acceder a un cuartillo donde nos están esperando un equipo médico y dos disipadores.

Si nos decantamos hacia la acción directa (derecha) tendremos que sortear la presencia de un empleado de mantenimiento además de los agentes de guardia, dirigirnos hacia la primera habitación de la izquierda -pasada la ventanilla del puesto de vigilancia-, obtener allí el código de la sala de técnicos, recuperar la ganzúa desechable de la habitación de al lado (opcional), cruzar el pasillo hacia el teclado numérico de la cerradura electrónica de la sala de técnicos (junto a las máquinas de bebidas), y allí lidiar con un técnico y un agente.

Cruzando esa habitación llegaremos junto a un ordenador, que nos facilitará el código del generador auxiliar (justo al lado de donde nos encontramos) y donde podremos hacernos con un botiquín. Tras la puerta, bajo las escaleras, te esperan dos técnicos y un agente: no será fácil pasar sin ser descubierto, pero si lo consigues llegarás a un corredor y unas escaleras hacia arriba, hasta un pequeño almacén en donde podrás recoger tu querido fusil SC-20K, un disipador, una cámara de seguimiento y balas de fragmentación.

Sal del almacén, dirígete a la izquierda, hacia el final del pasillo, esquiva al guardia y recoge del área de descanso un equipo médico; continúa pasillo adelante, y llegarás a una zona de oficinas, justo delante de las dependencias del servidor central de la agencia, que está tras unas puertas bien iluminadas a tu izquierda.

Puedes aprovechar las sombras para atravesar las puertas de cristal sin ser visto, e introducir el código de seguridad en el teclado de la derecha. Desciende por las escaleras metálicas, líbrate de los dos técnicos de abajo, y ya tienes acceso al ordenador central de la CIA.