Splinter Cell - El Ministerio de Defensa

Tras pasar una serie de pruebas físicas (del todo innecesarias, estás en muy buena forma), los mandamases han quedado convencidos al 100% de que Sam Fisher es el hombre indicado para hacer frente a la peligrosa operación que están a punto de organizar. Enhorabuena, vuelves al servicio activo en defensa de la seguridad mundial. Tu primer ?encargo? no parece, de entrada, demasiado complicado: localizar a unos agentes de la CIA en Georgia, desaparecidos en cumplimiento de una peligrosa misión.


EL MINISTERIO DE DEFENSA

Nuestra misión ahora está clara: debemos descubrir qué oscuro secreto oculta el presidente georgiano Nikoladze. Debe ser muy oscuro y muy secreto si dos valiosos agentes como Blaustein y Madison tuvieron que morir por él, y mucho más oscuro y secreto si, como parece, el mercenario ruso Vyacheslav Grinko está mezclado en el asunto.

Splinter Cell (PlayStation 2)

En cualquier caso, Grinko y Nikoladze han concertado una reunión en el Ministerio de Defensa, y casualmente el lugar nos pilla de camino en nuestra misión de recuperar los microchips subcutáneos de los agentes asesinados.

Primer objetivo, el ala este del Ministerio: Nuestro punto de inserción es el tejado del ala este del Ministerio. La idea es interrogar al chofer de Grinko, que espera en el parking subterráneo del edificio, acerca de los retorcidos planes de su jefe. A nuestra izquierda veremos una chimenea, que utilizaremos para atar una cuerda y descolgarnos por la pared hasta una ventana abierta un poco más abajo. Pero cuidado, dentro nos esperan un guardia y una cámara de seguridad sobre la puerta.

El ordenador de esta estancia guarda una pista acerca de la red de sensores láser que protege el patio central del Ministerio. Sal por la puerta, ocúltate en las sombras, y noquea a los dos guardias del pasillo; no debería serte difícil. En medio del pasillo, a mano izquierda, verás una puerta. Si la atraviesas entrarás en las escaleras que rodean el hueco de un ascensor. Escaleras arriba encontraremos un equipo médico. Escaleras abajo, un inconfundible ruido mecánico nos alertará de la presencia de dos cámaras de seguridad, que deberemos anular con la mayor velocidad.

Antes de entrar en el parking, usa tu cable óptico y controla los movimientos de la cámara de seguridad del otro lado. Calcula tus movimientos antes de entrar, y apunta bien para evitar que salte la alarma. Junto al coche de Grinko, que espera con las luces encendidas, el chofer y una cámara de seguridad. Si disparas sobre la cámara distraerás lo suficiente al individuo como para inmovilizarlo e interrogarlo.

Según parece, Grinko y un tal Philip Masse -informático canadiense- van a reunirse en el ascensor de cristal junto al patio, en el ala norte de las instalaciones. Deja al pobre diablo fuera de combate, y vuelve sobre tus pasos al pasillo superior en donde dejaste tumbados a los dos guardias.

Allí, hacia la izquierda y al final del pasillo, verás una puerta a la derecha. Atraviésala, pero cuidado, porque al otro lado, sobre la puerta, te espera una cámara. En este despacho hay dos ordenadores; en el primero descubrirás la forma de desactivar los sensores láser del patio, y del segundo podrás extraer más información sobre Grinko y Masse. Nuestro camino está claro: el balcón de esta habitación nos ofrece una oportunidad inmejorable de penetrar en el ala sur.

Nada más salir al exterior escucharemos una conversación acerca de coroneles y escáneres de retina, de la cual tomaremos la debida nota mental. Además, veremos como el cocinero abre la ventana de la cocina, a la que casualmente es bastante fácil acceder colgándonos de la canaleta del desagüe que rodea la pared desde donde estamos.

¿Está relanzando Switch Lite la Nintendo Switch?

Al salir la versión Lite de Switch pensé muy rápidamente que Nintendo la había cagado otra vez. Digo "otra vez" porque no creo que haga falta recordar episodios pasados como el de la Virtual Boy; o aquel aferramiento demencial al formato ...