Little Big Adventure 2 : Twinsen's Oddysey
Little Big Adventure 2 : Twinsen's Oddysey

Little Big Adventure 2 : Twinsen's Oddysey - La desaparición de los magos

Twinsen era feliz, Tras derrotar al Dr. FunFrock era considerado héroe planetario, además iba a tener un hijo con su querida Zoe. Estaba contemplando el atardecer con su chica cuando una tormenta oscureció el cielo y comenzó a llover. Aqui empieza tu historia.

LA DESAPARICIÓN DE LOS MAGOS

El maestro de magia, en la escuela, le dio el diploma de mago y le concedió un nuevo nivel de magia: bola verde. Le indicó que buscara al vendedor ambulante que iba por los caminos del desierto para que le diera su nuevo traje, y después vinieron las malas noticias: todos los magos habían desaparecido y él debía buscarlos. Este era un problema a la medida del gran Twinsen, lo resolvería antes de volver a su casa a cenar.

Lo primero era lo primero, había luchado mucho y se merecía ese traje de mago, así que fue junto a la hacienda del monte pelado, en el camino que discurría entre ella y el mar esperó al vendedor ambulante. Cuando llegó le mostró su diploma y el tipo le vendió el traje de mago por la nada despreciable cifra de 50 kashes. Por fin era un mago de pleno derecho. Twinsen siempre había querido ser futbolista, pero en algo había que currar. También le dijo que si buscaba bien encontraría un hechizo de protección. Eso tendría que esperar. Volvió a hablar con el vendedor y este le contó que había visto a un mago dirigirse a la hacienda, invitado por los esmeres. Inmediatamente fue allí y, a la entrada del baño masculino, encontró un alien que le invitó a acompañarle. Twinsen sabía que allí estaría la respuesta al misterio de la desaparición de los magos y le siguió sin dudarlo.

Por pasadizos subterráneos llegaron a la nave. Cuando comenzó el viaje, Twinsen cogió del suelo, en la parte de abajo, un traductor que le permitiría entenderse con sus anfitriones. Arriba a la izquierda había una máquina que le contó las maravillas del planeta Esmer. Estaba claro que serían unas buenas vacaciones.

Esperó un poco y llegaron a su destino. Bajo a tierra, fue tras su guía y cuando entró en el puerto espacial vio al duende Joe, que mencionó su nombre. Eso hizo que todos los guardias se lanzaran contra él, al parecer le estaban buscando. Fue noqueado inmediatamente.

Despertó en una celda. En la contigua estaba Joe, que se teleportó a la suya y le contó que todos los magos habían sido secuestrados por los esmeres y que, no contentos con esto, planeaban secuestrar a los niños de Twinsun con algún oscuro propósito. Joe le dijo que robara una nave y escapara de allí. Era fácil decirlo. Probablemente un héroe estelar, como el legendario capitán James T. Kirk habría resuelto la situación en lo que dura un capítulo de Star Trek. Pero él solo era un héroe local, nunca había salido de su planeta y se encontraba sin ideas. Pero debía actuar. Tuvo que imaginar que habría hecho en esa situación el gran Kirk y poner manos a la obra.

Entró un guardia en su celda y lo eliminó a golpes. Vio dos botones rojos que desconectaban los campos de fuerzas de dos salidas. Los pulsó, pero antes de escapar vio a otro prisionero y decidió soltarle. Para ello tuvo que subir por una rampa que había a la izquierda, matar a otro guardia y pulsar un botón azul y blanco que había que en la pared, esto liberó al prisionero, bajó a hablar con él y así se enteró de que se trataba de un disidente del emperador, y que debía salir por la misma puerta que él disidente huía. Por tanto le siguió.

Si esta era la salida buena, como sería la otra. Había un robot patrullando y un muro de energía infranqueable. Destruyó el robot y la explosión abrió una brecha en el muro. Consultó su holomapa y localizó la nave que debía robar. Para ello fue a la derecha, atravesó un campo de entrenamiento de perros alienígenas, siguió recto y cruzó una puerta que llevaba a la sala de espera del espaciopuerto donde había dos turistas, la atravesó corriendo, se tiró por un agujero y siguió hasta la nave, donde descubrió, mirando en una de las máquinas de la derecha que faltaba un disco para poder despegar.

Tuvo que volver a salir e ir a la izquierda hasta una torre. Allí dentro, tras eliminar a un par de guardias, subió y, no sin lucha, consiguió el disco. Volvió a la nave, eliminando a un guardia a su paso y esquivando a los demás. Demasiado tarde descubrió que no sabía pilotar. Al llegar a su planeta se estrelló y destrozó el platillo. Aún tambaleante recibió una llamada de Zoe, instándole a ir a casa inmediatamente porque habían ocurrido cosas muy graves.