Little Big Adventure 2 : Twinsen's Oddysey
Little Big Adventure 2 : Twinsen's Oddysey

Little Big Adventure 2 : Twinsen's Oddysey - Los Mosquibitas

Twinsen era feliz, Tras derrotar al Dr. FunFrock era considerado héroe planetario, además iba a tener un hijo con su querida Zoe. Estaba contemplando el atardecer con su chica cuando una tormenta oscureció el cielo y comenzó a llover. Aqui empieza tu historia.

LOS MOSQUIBITAS

Lo primero que hizo al llegar fue recoger todas las gemas que vio por la zona, le harían falta para salir de esa isla. Habló con un mosquibita que volaba por allí y le llevó a presencia de su reina. Esta le pidió una prueba de que venía de parte de los disidentes, la enseñó el anillo y ella dijo que Twinsen tendría que pasar la prueba de la verdad de los mosquibitas.

La prueba consistía en conseguir un arma que había tras una de la tres puertas cerradas. Por allí circulaban unas bolas, que al dispararlas con la cerbatana se convertían en diversos objetos, entre ellos llaves, y con ellas pudo abrir las puertas hasta dar con el arma en cuestión, que era otra cerbatana más potente. Cuando la reina le nombró miembro de la comunidad, que es lo que Twinsen siempre había deseado desde pequeñito (junto con ser futbolista), ser considerado un avispón de cuidado, y estaba a punto de ayudarle a llegar al islote CX, cuando las tropas del emperador atacaron.

La batalla estaba desequilibrada, por cada soldado muerto llegaba otro, por tanto Twinsen decidió largarse. Fue hacia el sudoeste hasta cruzar por una puerta hexagonal, después subió hacia el noroeste hasta un agujero en la pared, que le condujo a una cornisa por la que llegó a un puente, mientras observaba a los estúpidos paracaidistas caer en la lava. Junto al puente cogió una gema, y después entró una sala con una araña, había una alfombra roja, y junto a ella un ascensor que activó para llegar a otra cornisa que rodeaba una plataforma circular a la que subió mediante una escalera.

Había una morsa volante que se lo pasaba de miedo lanzando bolas de fuego. Twinsen le devolvió unas cuantas con el guante macilento hasta que murió y soltó una llave. Bajó de la plataforma, abrió una gran caja y consiguió el fragmento de los mosquibitas, ya solo le falta uno. Un mosquito barbudo le contó que la reina había sido capturada por los malos y la resistencia se ocultaba en la isla del volcán. Tal vez allí encontraría ayuda

Volvió al lugar donde se desarrollaba la batalla y usando una cuerda roja, en el sudoeste, descendió a la playa, cogió un par de gemas, llamó al barquero desde una plataforma cuadrada y navegó a la isla del volcán.