Jessica y Julia, de niña a mujer

Jessica Vall reveló su secreto: “Soy una mujer de 30 años que disfruta como una niña”. Los 30 años los cumplirá realmente el 22 de noviembre, pero la frase sirve igual para describir a esta deportista de ebullición tardía. A su edad, otros nadadores andan ya retirados o al borde de la jubilación. Jessica, no. Ella se dedicó primero a estudiar Biomedicina y luego ya se volcó en la natación. En los Europeos de 2014 se subió a su primer podio internacional y desde entonces no se ha bajado. Y no sólo en Europa, porque también tiene un bronce en los Mundiales de 2015. Este martes consiguió la plata en los 200 braza, sólo detrás de la inalcanzable Efimova, después de haber sido cuarta en los 100. En un evento sin Mireia Belmonte, como ya hiciera el pasado diciembre en piscina corta y hace tres años en Kazán, Jessica tira del carro.

En esta jornada, pero en los Europeos de atletismo, otra mujer conquistó el bronce en los 50 kilómetros marcha: Julia Takacs. Su caso es el contrario, el de una prometedora atleta, oro continental sub-23, que no ha sido capaz de dar el salto hasta los 29 años, con la ayuda de un mito: Chuso García Bragado. Jessica y Julia prolongan un verano de éxitos femeninos, el mismo día que Carolina Marín recibía honores en Madrid por su tercer oro mundial. También hay logros masculinos, claro. David Valero se colgó el bronce en mountain bike. Ya había sido octavo en los Juegos de Río, así que apunten su nombre como sucesor de Hermida y Coloma. El presidente de Natación, Fernando Carpena, suele bromear con que habría que hacer un programa para los hombres, del estilo del patrocinio de Iberdrola. Yo no diría tanto. De momento.