EUROPEOS 2018 | NATACIÓN

Plata para Jessica Vall en la carrera que había soñado

Plata para Jessica Vall en la carrera que había soñado

OLI SCARFF

AFP

La nadadora del CN Sant Andreu salió valiente y aguantó en los últimos metros (2:23.02). El oro fue para Efimova y el cuarto puesto para una excepcional Marina García.

Jessica Vall tenía la carrera en su privilegiada cabeza. Además, le puso el ímpetu necesario y el corazón cuando en los últimos metros apenas le quedaban fuerzas. Apostó por mantener la técnica y pensar en los duros esfuerzos que había hecho en Sierra Nevada. Sus 2:23.02 le valieron para ganar una plata, otra medalla en su palmarés, en unos emocionantes 200 braza, coronados por la rusa incalificable Yuliya Efimova (2:21.31) y aliñados también por el excepcional papel de Marina García, que se quedó a dos décimas del bronce (2:23.43), obtenido por la británica Molly Renshaw (2:23.23).

Las pruebas de 200 metros son las reinas de la estrategia. Cada nadador escoge un camino diferente para alcanzar un final, y el juego de desgaste psicológico tiene también un papel importante. Vall decidió salir valiente para marcar territorio y Marina se centró en su calle, codeándose con Efimova y la danesa Rikke Pedersen, la plusmarquista mundial. En el primer 50, Vall pasó tercera (32.98). Después del viraje, la nadadora del CN Sant Andreu aceleró y, con un parcial de 1:09.10, pasó primera por el ecuador. Marina no le perdió la compostura a la batalla, y pasó segunda. Demostró una solidez en su nado que, a sus 24 años, le augura un gran futuro con vistas a Tokio 2020. La opción de contar con dos españolas en el podio cobró más sentido que nunca.

En el tercer largo, Efimova tomó posiciones. Se situó directa al oro, que ya ganó en el 100 braza con récord de los Campeonatos. Sus 1:45.00 dejó a sus perseguidores a más de ocho décimas. A su izquierda, Marina, Pedersen y Vall peleaban por las medallas, y a su izquierda la británica Renshaw era la única que aguantaba el pulso. Tras el viraje, Vall aceleró hasta la plata. No dio tregua. No perdió la longitud de la brazada y aumentó la frecuencia, puso corazón y mantuvo la cabeza fría, y tocó segunda. Marina peleó por el bronce, ganó a Pedersen pero solamente Renshaw, animada por el público de Tollcross International, le superó en el últimos instante.

Con esta medalla, Vall conquista su tercera medalla en esta prueba de forma seguida. En Berlín 2014 logró el bronce, y en las dos últimas ediciones ha sumado una plata. Camino de cumplir 30 años, la Benjamín Button española sigue ampliando su palmarés.

0 Comentarios

Normas Mostrar